JxCAT mejora resultados

Sánchez volvió a las urnas para librarse de ERC, pero le ha dado las llaves a Junqueras

Tras estos comicios, los republicanos se han impuesto claramente a JxCAT, con una candidata mucho más radical como Laura Borràs. Pero también han superado al PSC

Foto: El cabeza de lista al Congreso por ERC, Gabriel Rufián. (EFE)
El cabeza de lista al Congreso por ERC, Gabriel Rufián. (EFE)

Pedro Sánchez forzó la repetición de elecciones para sacar a ERC de la ecuación de futuras alianzas. Pero los republicanos, con un Gabriel Rufián que ha jugado la carta de la moderación, han aguantado el envite y han sacado 13 diputados. Unos 13 diputados que son clave si el PSOE quiere sumar y formar Gobierno. Así que no solo no ha conseguido expulsar a los republicanos del tablero de los futuros pactos sino que las llaves las tiene ahora Oriol Junqueras desde su celda en la prisión de Lledoners. Sin los 13 escaños de ERC, Pedro Sánchez no podrá ser investido en primera vuelta.

En segunda vuelta, sí, porque podría lograr 172 votos sumando los de las diversas minorías —BNG, Teruel Existe, Coalición Canaria y los regionalistas cántabros—. En todo caso, sería una coalición multicolor que incluiría ámbitos muy diferentes en lo ideológico abarcando un arco muy extenso, de Podemos al PNV. ERC ha perdido dos escaños, pero en clave catalana, ha ganado los comicios.

En clave catalana, ERC no solo ha conseguido ser clave en el Congreso, convirtiéndose en la quinta fuerza política. También ha ganado en Cataluña, tanto en votos como en escaños. Se ha impuesto claramente a JxCAT, con una candidata mucho más radical como Laura Borràs. Pero también ha superado al PSC, cuya mejora no ha sido suficiente para imponerse en clave catalana ni tampoco para compensar la caída del socialismo en el resto de España.

El programa de ERC no permite mucho margen para los acuerdos. Piden la amnistía para los presos condenados por la sentencia del Tribunal Supremo sobre el intento de sedición de 2017. Sin embargo, la palabra 'amnistía' no apareció anoche ni en los parlamentos de Pere Aragonès, que será el futuro candidato a presidir la Generalitat ni en el parlamento de celebración de Gabriel Rufián. "Nuestro compromiso con la política y el diálogo es granítico", apuntó anoche Rufián entrevistado por TV3 y dejando la puerta abierta a volver a sentarse a dialogar con el PSOE.

Por el contrario, Laura Borràs cuando compareció sí que se refirió a los presos. Pero JxCAT anunció que jugaría al bloqueo. Por lo tanto, JxCAT, pese a ganar un escaño y quedar con ocho, quedaría como estaba, al margen de cualquier acuerdo, mientras Carles Puigdemont espera el resultado de la euroorden.

Partidos por el bloqueo

JxCAT no será la única formación que apostará por el bloqueo. Los tres diputados de la CUP también han anunciado que jugarán a la desestabilización en el Congreso de los diputados. Pero los antisistema solo tienen dos escaños. Por lo tanto, de los 23 diputados soberanistas en el Cámara Baja, en la práctica 10 no cuentan. Con este panorama, la mejor noticia para Puigdemont ha sido la subida de Vox. Refuerza su imagen internacional de exiliado que huye de la ultraderecha, aunque esta ultraderecha haya sido en la práctica una profecía autocumplida.

El independentismo ha obtenido 13 diputados en Madrid, pero en la práctica ni los de JxCAT ni los de la CUP jugarán más allá del bloque en las Cortes


Así que, en la práctica, los únicos que harán política en Madrid serán los republicanos. Y sin ellos, Pedro Sánchez no suma. Con Vox pegado al cogote, el PP no tardará en acusarle de estar vendido al independentismo.

Derrumbe en el constitucionalismo

Mientras el PSC repite resultados en escaños pero pierde más de 100.000 votos, el PP gana dos diputados —dobla la cifra obtenida hace seis meses— y Vox logra dos escaños por Barcelona. Un muy buen resultado para los de Santiago Abascal.

Pero el gran cambio es el derrumbe de Cs, un partido nacido en Cataluña y que se está muriendo por Cataluña: un estilo bronco de hacer política, incapaces de llegar a acuerdos con nadie y sin un mínimo gesto de cintura política, les ha acabado costando caro. La sutileza nunca ha sido el territorio de los de Albert Rivera. En las cuatro provincias catalanas, su resultado ha sido desastroso: Cs ha perdido más de 263.000 votos y tres escaños. Sin sus cuarteles de invierno catalanes, el futuro de Cs parece muy, muy dudoso.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios