MITIN CON SUSANA DÍAZ EN CÁDIZ

Sánchez avisa de que el Gobierno responderá "firme" ante el nuevo "pulso" del Parlament

El presidente incide en que las "provocaciones" del independentismo, como la nueva moción pactada por ERC, JxCAT y la CUP, solo generan dolor y se encontrarán con el Estado de derecho

Foto: Pedro Sánchez se abraza a Susana Díaz, este 22 de octubre, en Cádiz. (EFE)
Pedro Sánchez se abraza a Susana Díaz, este 22 de octubre, en Cádiz. (EFE)

Las "provocaciones" del independentismo no lo llevarán a ningún sitio. Causarán más "dolor" a los ciudadanos y, además, acabarán en la desembocadura conocida: los tribunales. El Estado de derecho.

Es el mensaje que Pedro Sánchez lanzó este martes desde Cádiz, en la segunda jornada en que reanudó su precampaña tras los episodios de violencia extrema en Cataluña. Ahora el fuego se ha apagado en las calles, pero retorna la amenaza de los líderes soberanistas. Junts per Catalunya, ERC y la CUP pactaron una propuesta de resolución en el Parlament que rechaza la sentencia del 'procés' y alude al derecho de autodeterminación. Un desafío al Constitucional, que ya apercibió a la Mesa, a instancias del Gobierno, para que impida o paralice cualquier iniciativa que suponga incumplir las sentencias del tribunal de garantías.

Es cierto que esta vez las formaciones soberanistas han optado por una redacción más matizada que en otras ocasiones para así intentar salvar la acusación por desobediencia. Así, el Parlament, según la propuesta de ERC, JxCAT y la CUP, "recuerda" que la Cámara ha aprobado "decenas de resoluciones políticas sobre el derecho a la autodeterminación desde el año 1989 sin que esto haya sido objeto de persecución y censura por parte de las instituciones del Estado". "Y se compromete a seguir haciéndolo si esta es la voluntad de los diputados y diputadas", remacha el texto.

"El que sobrepase la frontera de la ley va a encontrar la respuesta firme y serena del Estado democrático". Y esa regla "vale para todos", avisa


"La mayoría independentista" en la Cámara, dijo esta tarde Sánchez desde Cádiz, "ha decidido echar un pulso y provocar de nuevo al Tribunal Constitucional". El separatismo, siguió, "sabe por experiencia que las provocaciones, en el mejor de los casos, no sirven para nada, y en el peor, sirven para provocar dolor en el conjunto de la sociedad catalana". Y aquí estaba su aviso: "El que sobrepase la frontera de la ley va a encontrar la respuesta firme y serena del Estado democrático". Y esa regla "vale para todos, sea quien sea y viva donde viva", remató. Recibió enseguida los aplausos del numeroso público movilizado en apenas unas horas (unas 1.200 personas, según Ferraz), como agradeció la secretaria provincial y presidenta de la Diputación, Irene García.

La "lealtad" no duró apenas

Sánchez no quiso adelantar los pasos concretos que dará a partir de ahora. Pero fuentes de la Moncloa sí advertían esta tarde de que si la resolución se vota en el pleno de la Cámara, el Ejecutivo actuará, como ha hecho hasta ahora. El Ejecutivo ya llevó al TC una moción sobre el derecho de autodeterminación refrendada en julio, e impugnó otra más aprobada en septiembre. "El Gobierno actúa cuando hay decisiones tomadas por el pleno, no sobre anuncios, propuestas o declaraciones de intenciones. Recurre hechos verificables. En este caso, resoluciones", indicaban este martes por la tarde desde la Moncloa.

El Gobierno esperará para ir al TC a que el pleno apruebe la nueva moción de los indepedentistas, porque impugna "hechos", no intenciones

El presidente defendió en Cádiz que su Gobierno está haciendo "lo que tiene que hacer". "Y lo estamos haciendo solos", se quejó. Entonces enlazó con el comportamiento de la oposición, que a su juicio no está siendo "leal" ni "corresponsable", como sí lo fue el PSOE con Mariano Rajoy. No está siendo leal, siguió, ni con el Estado ni con la defensa de la integridad territorial, la soberanía nacional y el orden constitucional. Sánchez se retrotrajo a su reunión de la semana pasada con los líderes políticos para abordar con ellos la respuesta del Estado al independentismo. "Todos me dijeron 'vamos a ser leales'. Duró la lealtad lo que tardaron en salir por la puerta de la Moncloa", protestó.

Sánchez avisa de que el Gobierno responderá "firme" ante el nuevo "pulso" del Parlament

El jefe del Ejecutivo pintó a los dirigentes de la derecha como perdidos por la sobreactuación. Santiago Abascal, líder de la formación de ultraderecha Vox, reclama el estado de excepción. "Albert Rivera no sabemos si quiere ser presidente del Gobierno o del Tribunal Supremo. No sabe lo que significa la separación de poderes", criticó. Aludía a unas palabras del presidente de Cs del pasado domingo, cuando aseguró en Barcelona que quiere encabezar el Gobierno para "meter en la cárcel a los que intenten romper este país". Pablo Casado, mientras, "va de moderado pero pacta con la ultraderecha" y compara la legislación penitenciaria española con la propia de "narcoestados y dictaduras". "Si esta es la mano que nos quieren echar, mejor que no nos la echen", criticó Sánchez.

"Templanza" y "firmeza"

Entonces, como hizo por la mañana desde Huelva, donde también estuvo acompañado por la baronesa andaluza, Susana Díaz, vino a concluir que los extremos se necesitan, porque se retroalimentan. "El independentismo querría que gobernara la derecha". Carles Puigdemont y Quim Torra "harían la ola" a un Gobierno de derechas, dijo. "Imaginaos a los tres de la plaza de Colón al frente del Gobierno. Se frotarían las manos Puigdemont y Torra", siguió.

Me gustaría que la oposición estuviera del lado del Gobierno. Pero si tenemos que hacerlo solos, lo haremos solos

El presidente insistió en que no se saldrá de su carril. Aplicará "templanza" y "firmeza" en el abordaje del conflicto secesionista. "Ante cualquier quiebra del orden constitucional, se actuará de forma firme, conforme a la legalidad, de manera proporcional", explicó, y es importante que la ciudadanía "entienda las decisiones" que se toman. El Gobierno ha intentado aguantar el tirón en los últimos días, sin aplicar medidas excepcionales, como le pedía la derecha, porque entendía que el problema que se vivía en Cataluña en los últimos días era de "orden público". Después, lanzó este aviso: "Me gustaría que la oposición estuviera del lado del Gobierno. Pero si tenemos que hacerlo solos, lo haremos solos. Menos mal que estamos nosotros en un momento crítico al frente del Gobierno de España".

Pedro Sánchez, con Susana Díaz, Irene García y Chiqui Jiménez Barrios, exvicepresidente de la Junta de Andalucía, este 22 de octubre en Cádiz. (EFE)
Pedro Sánchez, con Susana Díaz, Irene García y Chiqui Jiménez Barrios, exvicepresidente de la Junta de Andalucía, este 22 de octubre en Cádiz. (EFE)

Sánchez también se dirigió de nuevo a Torra. El presidente considera que el jefe del Govern "vuelve a demostrar que no condena la violencia" cuando insta a abrir una comisión de investigación sobre los protocolos de actuación de los Mossos en los disturbios de Cataluña. "Por eso, como anda llamándome todos los días, le ha dado este atracón, le digo que antes de llamarme haga una llamada a la convivencia, al fin de la violencia" y a "defender" a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. "Antes que hablar", le advirtió, "que escuche", y que "escuche a la mitad de los catalanes que no quiere la independencia".

El presidente insiste en que Torra no condena la violencia cuando pide la creación de una comisión de investigación sobre la actuación de los Mossos

Pablo Iglesias no se libró de las críticas del presidente. Recordó que no habría tenido un Gobierno "coherente" con Unidas Podemos en el Gobierno, y esa división se habría evidenciado con la crisis en Cataluña. También reprochó al líder morado que siga diciendo que el PSOE quiere coaligarse con PP o Cs. "Suena a broma, es el típico trampantojo, espantajo que saca Iglesias antes de las elecciones", porque después de ellas volverá a votar en contra de un Ejecutivo socialista, como ha hecho "cuatro veces". El PSOE, reivindicó, no tiene "nada que ver" con los partidos que "pactan con la ultraderecha" en comunidades como Andalucía, Madrid o Murcia. Sánchez pidió de nuevo una "España movilizada", que los ciudadanos concentren su voto "en el único partido que puede vencer al bloqueo".

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
17 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios