COMPROMISO A MENOS DE UN MES DE LAS URNAS

Sánchez dará su plan a los partidos a las 48 h del 10-N para tener Gobierno en diciembre

El candidato socialista ofrece además a las fuerzas parlamentarias cuatro pactos de Estado para evitar el bloqueo, entre los que incluye la defensa de la unidad de España

Foto: Pedro Sánchez, durante su mitin este domingo en el teatro Buero Vallejo de Alcorcón. Al fondo, las ministras Reyes Maroto y Teresa Ribera. (EFE)
Pedro Sánchez, durante su mitin este domingo en el teatro Buero Vallejo de Alcorcón. Al fondo, las ministras Reyes Maroto y Teresa Ribera. (EFE)

Pedro Sánchez, si gana las elecciones generales del 10-N, llamará a los partidos y en un plazo de 48 horas les mandará su propuesta para firmar un “Gobierno progresista, unido y coherente en los grandes temas nacionales y que no dependa de los votos independentistas”. Todo ello con el objetivo de formar un nuevo Ejecutivo en diciembre. En el plazo de un mes, antes de fin de año. Además, ofrecerá a las fuerzas parlamentarias con representación en el Congreso, y para evitar el bloqueo, cuatro pactos de Estado.

El presidente en funciones y candidato socialista dice estar determinado a que no se repita la situación de parálisis de los últimos meses, pese a que la oposición le acusa a él de haber manejado así los tiempos y de haber buscado una repetición electoral. Lo cierto es que Sánchez quiere dejar claros, antes de la contienda, sus propósitos. El miércoles pasado, en una entrevista en Telecinco, adelantó que presentaría un plan “para vencer el bloqueo” este mismo domingo. Y así lo hizo. El PSOE remitió hoy un documento con sus compromisos poco antes de que arrancara su mitin en Alcorcón (Madrid), ciudad recuperada por su partido tras los comicios locales de mayo. Allí insistió en la necesidad de "concentrar" el voto en torno a las siglas del puño y la rosa. O sea, un llamamiento claro y rotundo al voto útil.

El documento se compone de cinco páginas, en las que el PSOE plasma cuáles serían los primeros pasos que Sánchez daría si resulta vencedor el 10-N, como señalan todas las encuestas. Pero también fija un calendario, bastante abierto, de algunas de sus medidas más importantes. Una veintena, en total. Así, por ejemplo, en los seis primeros meses promete iniciar el proceso para universalizar la educación infantil de 0 a 3 años, regular la eutanasia o reformar el Código Penal para que todo lo que no sea un sí expreso de la mujer sea considerado delito de agresión sexual. Y en el primer año de legislatura impulsaría medidas como la abolición de la prostitución, planes de lucha contra la precariedad laboral, el combate al fraude fiscal o la lucha “sin cuartel” contra la corrupción.

Pero volvamos al punto de arranque. A lo que ocurra tras abrir las urnas. Los socialistas apuntan que, “inmediatamente después” de las elecciones del 10-N, iniciarán “las conversaciones con todos los partidos para desbloquear España”. En el plazo de 48 horas el PSOE les ofrecerá sus propuestas para montar un Gobierno “progresista, unido y coherente” antes posible, en diciembre. Un Ejecutivo, reitera por escrito, como tantas veces ha venido repitiendo en estos meses, que no dependa de los separatistas. Aquí el PSOE sí explicita que si los españoles le dan una “mayoría sólida” en las generales, se “facilitarían” las negociaciones y “evitaría tentaciones de otras fuerzas de seguir bloqueando”.

Con esta primera afirmación, Sánchez vuelve a descartar de nuevo un modelo de coalición como el que quería Unidas Podemos y que él rechazó de plano. El presidente ha reiterado que Pablo Iglesias buscaba “dos gobiernos en uno”, un Ejecutivo por tanto demasiado débil como para afrontar los desafíos por delante. El candidato ambiciona, pues un Gabinete monocolor. “Abierto”, como él lo define este domingo en una entrevista en ‘El Español’, puesto que seguirá incorporando a independientes, como los que ahora le acompañan en su equipo y de los que está orgulloso.

Los socialistas apuntan que, "inmediatamente después" de las elecciones, hablarán "con todos los partidos para desbloquear España"

También para “evitar el bloqueo”, el candidato ofrecerá a las fuerzas con representación parlamentaria cuatro pactos de Estado. En primer lugar, un “acuerdo de defensa de la democracia española, de la Constitución y de la integridad territorial para asegurar una respuesta unitaria frente a cualquier tentativa unilateral de ruptura del orden constitucional”. Esto es lo que el presidente subraya en sus mítines y entrevistas de precampaña: que si el independentismo catalán vuelve a quebrar la ley a partir de la sentencia del ‘procés’, que se conocerá previsiblemente mañana, actuará con “firmeza democrática” y proporcionalidad y buscando la unidad de los constitucionalistas. El segundo acuerdo concierne las pensiones. Sánchez persigue un nuevo Pacto de Toledo para blindar en la Carta Magna la sostenibilidad y suficiencia del sistema público de pensiones, actualizándolas conforme al IPC real.

Suspensión de las vacaciones parlamentarias

El tercer acuerdo gira en torno a la financiación autonómica y local y de lucha contra la despoblación, que dote de los recursos adecuados y suficientes a las CCAA y los ayuntamientos para la prestación de los servicios públicos.

Y el cuarto es un pacto contra el bloqueo, para que en el futuro quede “garantizada” la investidura de un presidente del Gobierno tras unas elecciones generales. Este es un compromiso que Sánchez venía formulando desde tiempo atrás, pero ahora lo precisa. Se fija en el modelo que rige en País Vasco y Asturias. Se contempla que en primera instancia, y como sucede ahora mismo, gobierne quien obtenga la mayoría de apoyos parlamentarios. Pero si ningún candidato consigue una mayoría suficiente, entonces, y "solo en ese caso", sería investido el aspirante de la fuerza más votada.

El candidato quiere formar un Gobierno "progresista, coherente y unido". No detalla socios, aunque sigue abierto a la abstención de PP y Cs

Para conformar esa mayoría "progresista", el PSOE ofrecerá un "acuerdo programático de gobierno a las fuerzas de la Cámara dispuestas a integrar una mayoría progresista, con el objetivo de conseguir no solo su voto favorable a la investidura de Pedro Sánchez, sino sobre todo fórmulas de apoyo estable durante toda una legislatura de avance social". Ese programa de gobierno, dice el partido, se articulará en torno a "prioridades sociales, económicas y medioambientales" y contendrá las medidas que unen a las formaciones progresistas y a la sociedad civil, para así proporcionar "estabilidad" en toda la legislatura.

Los socialistas defienden que, como las Cortes Generales de la XIV Legislatura se constituirán el 3 de diciembre, sería posible "convocar y celebrar una sesión de investidura en la segunda quincena del mes de diciembre", tras las preceptivas consultas del Rey. El Gobierno "deberá estar constituido antes de concluir el año". Y para ello "se cancelaría la tradicional suspensión navideña del periodo de sesiones del Congreso". Es decir, que no habría vacaciones parlamentarias desde el 24 de diciembre. Tras las generales del 28-A, el candidato socialista esperó a que pasaran las autonómicas, municipales y europeas de mayo para comenzar las negociaciones. Y pasó casi mes y medio desde que recibió la nominación de Felipe VI hasta la sesión de investidura, que resultó fallida (23 y 25 de julio).

Pedro Sánchez, durante su mitin en el centro cultural Buero Vallejo de Alcorcón, en Madrid, este 13 de octubre. (Eva Ercolanese | PSOE)
Pedro Sánchez, durante su mitin en el centro cultural Buero Vallejo de Alcorcón, en Madrid, este 13 de octubre. (Eva Ercolanese | PSOE)

Como ya había adelantado en Telecinco, el candidato se compromete a aprobar el techo de gasto en la segunda quincena de enero y el proyecto de Presupuestos de 2020 estaría presentado para su tramitación parlamentaria "durante el primer trimestre del año".

"De qué vale" que haya más fuerzas

Sánchez quiere convertir el 10-N en un plebiscito entre Gobierno sí, Gobierno no. De ahí que este domingo presentara este plan y también que en su mitin en el teatro Buero Vallejo de Alcorcón, y ante unas 1.500 personas —unos tres centenares no pudieron entrar al patio de butacas porque estaba desbordado—, incidiera en que el "principal problema de España se llama bloqueo". Porque aquellos que consideren que las urgencias son atender el desempleo, la dependencia, las pensiones, la sanidad o el cambio climático, han de saber, dijo, que no pueden responderse si no hay un nuevo Ejecutivo. "Es muy importante que concentremos el voto en la única opción que puede garantizar un Gobierno viable, que se desbloquee la situación, y es el PSOE en Madrid y en el conjunto de España".

Sánchez advierte de que "el multipartidismo no puede confundir a la ciudadanía" y pide "concentrar el voto" en quien asegura un "Gobierno viable"

Como ha venido haciendo en los últimos días, Sánchez remarcó que no pone pegas a que se presenten nuevos partidos —en referencia a Más País, la plataforma de Íñigo Errejón—, pero "de qué vale" que haya hasta "mil" fuerzas políticas si "al día siguiente tenemos un bloqueo y no un Gobierno". "El multipartidismo no puede confundir a la ciudadanía", porque "no hay múltiples elecciones" este 10-N. Se trata de "o bloqueo o avance". Quienes prefieran lo primero, dijo, tienen a su disposición una "sopa de siglas" a izquierda y derecha. Pero si optan por lo segundo, "solo hay un partido" que lo permita, el PSOE, martilleó.

Sánchez dará su plan a los partidos a las 48 h del 10-N para tener Gobierno en diciembre

Además, es necesario que haya un nuevo Ejecutivo pronto y que sea "fuerte" para responder a las diferentes "amenazas" que tiene España por delante, como el enfriamiento económico, el Brexit o "el desafío independentista, que veremos en qué se sustancia". Esa fue su única referencia a Cataluña, la víspera de la fecha previsible de publicación de la sentencia del 'procés'. El presidente no quiso hacer más alusiones, porque será tras la notificación del fallo cuando comparecerá en la Moncloa para capitalizar la respuesta del constitucionalismo y lanzar un mensaje a la sociedad catalana.

Sánchez proclamó el PSOE como la "izquierda de gobierno", la "izquierda moderada", la fuerza autora de las "grandes transformaciones" que ha habido España y la que las seguirá haciendo. La que tiene "ideas", "proyecto" y "equipos". En este punto, mostró su satisfacción no solo con la ministra de Economía, Nadia Calviño, a quien quiere potenciar como valor seguro frente al riesgo de recesión. También sacó pecho de las responsables de Industria y Transición Ecológica, Reyes Maroto —militante, por cierto, de Alcorcón, muy aplaudida por las bases y reivindicada por la alcaldesa socialista, Natalia de Andrés— y Teresa Ribera, presentes ambas en la grada de honor montada tras el atril. Las dos ministras repiten en la lista por Madrid.

Aclamación con Franco

El líder del Ejecutivo pidió a los suyos que miren hacia delante, no hacia atrás, "ni a izquierda ni a derecha". A partir de ahí, lanzó críticas a Unidas Podemos, PP y Ciudadanos. A Pablo Iglesias volvió a recriminarle que agite el "trampantojo" de la gran coalición, que no se va a dar, y que hubiera votado "cuatro veces" contra un Gobierno progresista encabezado por el PSOE. A Pablo Casado le afeó que vaya de "moderado" cuando luego "pacta con la ultraderecha". Y de Albert Rivera le condenó por su desorientación: "No sabemos dónde está. Ha dado tantas vueltas...". El jefe de los naranjas "logró aquello que se propuso no lograr: apuntalar al PP de la Púnica y de la corrupción en Madrid y abrazarse con la ultraderecha". "¡No tenemos nada que ver con esa gente!", despreció.

Sánchez: "Una España movilizada es una España desbloqueada. ¡Cuantos más votos tenga el PSOE menos posibilidades habrá de bloquear España"

Sánchez, como antes que él en la tribuna habían hecho la regidora de Alcorcón y el secretario general de los socialistas madrileños, José Manuel Franco, llamó a la movilización de su electorado. "Una España movilizada es una España desbloqueada. ¡Cuantos más votos tenga el PSOE menos posibilidades habrá de bloquear España", clamó.

Durante el mitin en la localidad madrileña, hubo referencias a Franco, pero al dictador, Francisco Franco, que será exhumado, probablemente, el 21 o 22 de octubre. El presidente negó que actuara con electoralismo, porque si de él hubiera dependido lo habría sacado mucho antes, pero lo ha impedido la catarata de recursos de la familia, insistió. Pero ahora la "victoria" de la "democracia española". "¡Tuya, tuya!", le gritaron desde el público. De Andrés le dio las gracias por "devolver la dignidad" a aquellos que tanto sufrieron con el régimen, momento en que las bases se pusieron en pie para ovacionar al candidato. Y el líder madrileño elogió el "coraje" de Sánchez.

De izquierda a derecha, la presidenta de La Rioja, Concha Andreu, los ministros Teresa Ribera, Pedro Duque y José Luis Ábalos; la número dos del PSOE, Adriana Lastra; la titular de Industria, Reyes Maroto; la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés; el líder del PSOE-M, José Manuel Franco, y los miembros de la dirección federal Mónica Silvana, José Manuel Rodríguez Uribes y Santos Cerdán, este domingo en Alcorcón. (EFE)
De izquierda a derecha, la presidenta de La Rioja, Concha Andreu, los ministros Teresa Ribera, Pedro Duque y José Luis Ábalos; la número dos del PSOE, Adriana Lastra; la titular de Industria, Reyes Maroto; la alcaldesa de Alcorcón, Natalia de Andrés; el líder del PSOE-M, José Manuel Franco, y los miembros de la dirección federal Mónica Silvana, José Manuel Rodríguez Uribes y Santos Cerdán, este domingo en Alcorcón. (EFE)

En la misma línea que Sánchez, De Andrés y Franco también apelaron a la participación masiva. "Tenemos que luchar contra la desmovilización. No puede quedarse ni un voto de los nuestros en las casas. Este es el momento crucial. No podemos desfallecer ni un solo momento. Hay que movilizar al máximo a todo el mundo", urgió la primera edil de Alcorcón. "Vamos a llenar las urnas de votos —siguió el líder madrileño—. Nos toca votar con la fuerza y el orgullo con el que siempre lo hemos hecho". El también diputado en el Congreso puso como mal ejemplo lo que ocurre en la Comunidad de Madrid, donde hay "tres gobiernos en uno": el que preside la popular Isabel Díaz Ayuso, el de Ciudadanos (con el que ella cogobierna) y el que lo "envuelve" todo, Vox, cuyo concurso es necesario. Sánchez prefirió elecciones, explicó, antes del "riesgo" de "dos gobiernos en uno".

El auditorio madrileño, sorprendentemente más animado que en otras ocasiones (esta siempre ha sido una federación mucho más difícil de movilizar que otras), estaba entregado. Este domingo lo encabezaba la plana mayor del partido, además de varios ministros, y una invitada especial, la presidenta de La Rioja, Concha Andreu. Ahora la gran pregunta es si ese mensaje, el de la necesidad de un solo Gobierno "unido y coherente", es entendido o no por los votantes progresistas.

El calendario de las medidas

En el plan redactado por el PSOE, se incluye el compromiso para "impulsar las iniciativas legales de los asuntos prioritarios para España" con una cierta calendarización. En total son 20 medidas

Propuestas para el primer semestre: 

1. Blindaje de la educación pública, dotándola de más recursos, e iniciar el proceso para la universalización de la educación infantil, de 0 a 3 años, a lo larto de este mandato.
2. Aprobación de una ley orgánica de protección integral a la infancia y la adolescencia frente a la violencia.
3. Regulación de la eutanasia.
4. Reforma del Código Penal en materia de delitos sexuales, para que "todo lo que no sea un sí sea un no".
5. Impulso de una Ley de Cambio Climático y Transición Energética.
6. Aprobación de una estrategia de economía circular y el proyecto de ley de plásticos de un solo uso. 

Propuestas para el primer año:

Aquí el PSOE incluye un total de 14 medidas. Las siete primeras son estas: 1) derogación de los aspectos más lesivos de la reforma laboral del PP e impulso de un nuevo Estatuto de los Trabajadores; 2) abolición de la prostitución; 3) una Ley de Vivienda que facilite el acceso a una vivienda digna y adecuada y actuación frente a los precios abusivos del alquiler; 4) impulso a la formación profesional; 5) potenciación del sistema universitario y refuerzo del sistema de becas y ayudas al estudio; 6) ley de 'startups'; 7) nueva ley de protección del cliente financiero. 

A ellas se suman estas otras siete: 8) mayor combate del fraude fiscal; 9) sustitución de la actual 'ley mordaza'; 10) ley integral de lucha contra la corrupción, que proteja a los informadores y denunciantes ('whistle blowers'); 11) ley de movilidad sostenible; 12) ley contra la discriminación de las personas LGTBI que prohíba las llamadas 'terapias de reversión'; 13) reconocimiento de más derechos a las personas transexuales, y 14) ley de protección del bienestar animal

Elecciones Generales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios