Ve ventajas en el territorio

Puigdemont decide en una reunión esperar en Bélgica la reactivación de su detención

Permanecerá en su actual lugar de residencia en Waterloo a la espera de la sentencia que servirá de pistoletazo de salida a una nueva OEDE

Foto: Un manifestante sujeta una careta del expresidente Carles Puigdemont. (EFE)
Un manifestante sujeta una careta del expresidente Carles Puigdemont. (EFE)

Carles Puigdemont ha decidido hacerse fuerte en Bélgica. En una reunión celebrada hace unos días con miembros de su equipo legal, el 'expresident' huido de la Justicia española decidió que afrontará la más que probable reactivación de la orden europea de detención y entrega (OEDE) en su contra, una vez se dicte sentencia contra los líderes del 'procés', desde su actual lugar de residencia en Waterloo. Tras repasar el mapa del espacio Schengen, se quedará donde está, aseguran a El Confidencial fuentes cercanas a su entorno.

La reunión se ha celebrado con plazo suficiente para tomar una decisión que no afecta solo al 'expresident' sino también al resto de huidos. En Bélgica se encuentran Meritxell Serret, Lluís Puig y Toni Comín. En Escocia, Clara Ponsatí. La oposición a la OEDE se ejercerá, así, desde ambos países. Los dos ya se han pronunciado anteriormente sobre reclamaciones de entrega efectuadas por el Supremo, aunque en un contexto distinto, el de la instrucción que dirigió el magistrado Pablo Llarena. Aunque lo hicieron de refilón.

En el caso de Escocia, la retirada de la euroorden por parte de Llarena se produjo antes del inicio de la vista en que debía arrancar el estudio de su situación. El juez dejó libre a la exconsejera catalana en julio después de comunicarle oficialmente que la reclamación de España había quedado desactivada. El procedimiento se suspendió sin más consecuencias y Ponsatí volvió a ejercer como profesora de la Universidad de St Andrews.

La respuesta de Bélgica fue más intrincada. Rechazó la entrega de Comín, Puig y Serret, por un supuesto defecto de forma en su tramitación. Indicaron entonces que Llarena no había dictado nueva orden interna de detención cuando reactivó las órdenes europeas de detención y entrega que emitió en origen la primera instructora del procedimiento, Carmen Lamela. Nunca se pronunciaron sobre el fondo.

Las ventajas

Las fuentes consultadas indican que quedarse en Bélgica tiene sus ventajas para el 'expresident', cuya entrega por rebelión y malversación fue rechazada por Alemania poco después de los dos pronunciamientos citados. Para empezar, y salvo el periodo en que Puigdemont se mantuvo a disposición del tribunal de Schleswig-Holstein, tanto él como los demás se desplazaron al territorio y han permanecido allí casi dos años, que se cumplirán el próximo noviembre.

Aseguran, además, que en el encuentro se pusieron sobre la mesa varios aspectos favorables para la estrategia de defensa. Por lo pronto, y en relación con su residencia, es patente que en Bélgica tiene domicilio conocido, fundamental para valorar el arraigo y, con él, el incremento exponencial de sus posibilidades de quedar en libertad mientras se tramita el procedimiento.

El sustento del procedimiento es precisamente otro de los motivos. Toda la documentación, los antecedentes, escritos... están ya preparados en flamenco e inglés. También está ya montado el equipo jurídico, integrado fundamentalmente por abogados belgas, entre ellos, Paul Bekaert.

Pero quizás en el fracaso anterior de las reclamaciones de España esté la clave. El asunto de los 'exconsellers' se rechazó sin entrar a estudiarlo y es indudable que Bélgica ha presentado problemas en ocasiones anteriores ante solicitudes de OEDE tramitadas desde España. Un ejemplo reciente es el del rapero Josep Arenas, conocido como Valtònyc. Su entrega se denegó al considerar que los delitos por los que fue condenado en España no tenían equivalente en la legislación local y descartar que sus actos estén relacionados con el terrorismo en cualquiera de sus formas.

El último motivo es la pelea legal que desarrolla el 'expresident' por el acceso a su escaño de eurodiputado en el Parlamento Europeo. La mayoría de las actividades de las comisiones parlamentarias se desarrolla en Bruselas y esta cercanía es un incentivo que no puede despreciar, menos aún cuando la pugna por la adquisición de la condición de parlamentario sirve para llevar el conflicto al corazón de la UE.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios