que torra convoque en noviembre o diciembre

Puigdemont quiere forzar elecciones antes de fin de año para poder presentarse

El expresident no podría volver, a causa de sus problemas judiciales en España pero el valor simbólico ante el electorado es enorme. Para muchos catalanes todavía es "nostre president"

Foto: El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c), conversa con su exconsejero Toni Comín (i) y con el actual presidente, Quim Torra, en Waterloo. (EFE)
El expresidente de la Generalitat, Carles Puigdemont (c), conversa con su exconsejero Toni Comín (i) y con el actual presidente, Quim Torra, en Waterloo. (EFE)

El expresidente catalán Carles Puigdemont aspira a volver a presentarse a presidente de la Generalitat en unas elecciones anticipadas a finales de este año, según apuntan fuentes de JxCAT. Estos comicios los convocaría su hombre de confianza, el presidente Quim Torra, quien podría convocar a los catalanes a las urnas en noviembre o diciembre. La razón es que el 3 de febrero del año próximo le caduca el DNI al ahora residente en Waterloo y para renovarlo tendría que volver a España o acudir a la embajada en Bruselas, también considerada suelo español, algo que no puede hacer mientras permanezca huido de la justicia.

Este 2020 también le caduca el pasaporte, según apuntan fuentes de Waterloo y sin documentación en vigor no podría presentarse como un candidato que aceptase la Junta Electoral Central.

La intención de Puigdemont sería encabezar la candidatura de JxCAT, formación que ha de refundarse este otoño a través de una fórmula por la cual el PDeCAT se disolvería dentro de JxCAT y JxCAT sería la marca electoral del espacio postconvergente. En este marco nadie cuenta con el tirón electoral de Puigdemont para disputar el liderazgo independentista a la ERC de Oriol Junqueras, quien además previsiblemente seguiría en prisión y casi no podría hacer campaña.

El expresident no podría volver, a causa de sus problemas judiciales en España pero el valor simbólico ante el electorado es enorme. Para muchos catalanes todavía es "nostre president". Por tanto, sería un candidato que nunca ejercería como tal. En caso de ganar se volvería a repetir la figura del "presidente custodio" que con tanta fidelidad ha ejercido Torra estos años.

El PDeCAT espera tener un candidato propio y muchos son los aspirantes. El sector más puigdemontista lo lidera el conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró. Dentro del más vinculado al actual presidente del PDeCAT, David Bonvehí, apuestan por la consellera de Empresa, Àngels Chacón. Y el sector municipalista aboga por Marc Castells, alcalde de Igualada. Sin embargo, de todos ellos el mejor colocado sería el conseller de Interior, Miquel Buch, quien cuenta con el apoyo de Artur Mas y la vieja guardia de la Convergència de toda la vida.

A pesar de estos movimientos precongresuales, lo cierto es que cualquiera de los aspirantes palidece ante la figura de Puigdemont que ahora ve cada vez más lejos sus posibilidades de ser eurodiputado, puesto que su reclamación legal tardará meses en dirimirse en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con sede en Luxemburgo.

Bloqueo político

El avance de elecciones vendría condicionado por dos circunstancias que se prevé que confluyan este mes de otoño, la imposibilidad de dar un respuesta política unitaria a la sentencia del Tribunal Supremo y por el bloqueo político que supondría no poder volver a aprobar unos Presupuestos de la Generalitat.

El primer factor se encuentra condicionado por las elecciones españolas: si en noviembre se vuelve a las urnas en España no será posible que ERC y JxCAT respondan de manera coordinada a la sentencia del Supremo. Torra ya encontró muchos problemas en su ronda de contactos con los partidos sobre esta cuestión y que llevó a cabo antes de las vacaciones para buscar sin éxito puntos en común. En Palau incluso se habla de “reacción aplazada”, según apuntan fuentes de la Generalitat, un concepto novedoso pero que en esencia quiere decir que se dejará la respuesta en manos de la calle, los CDR y la CUP. Los períodos electorales, aunque sean españoles, aumentan la distancia entre los de Puigdemont y los republicanos.

Torra tendrá muy difícil continuar en el Palau si sigue sin poder sacar adelante unos Presupuestos para el año 2020, para lo que necesita a Ada Colau


Para los Presupuestos, la situación es similar. El vicepresidente Pere Aragonès (ERC) necesita o el apoyo del a CUP o de los Comunes. En uno u otro caso serán muy caros, porque el Govern Quim Torra se encuentra muy débil. Apoyada por los socialistas al otro lado de la Plaça Sant Jaume, Ada Colau sólo tiene que perder, ya que buena parte de sus votantes no son independentistas.

Con la inhabilitación en los talones

Además, Torra tendrá que hacer frente a un juicio ante el TSJC en el que se juega la inhabilitación por no haber retirado los lazos de la fachada de la Generalitat cuando fue requerido para ello por la Junta Electoral Central. Si la sentencia es condenatoria Puigdemont perdería su principal arma: que la persona que ha de convocar elecciones es alguien de su plena confianza.

En este sentido, avanzar las elecciones en noviembre o principios de diciembre sería el último servicio a la patria por parte de Quim Torra, antes de que se hubiese obligado a dejar el cargo por un fallo judicial que sería rápido, dada la simplicidad de los hechos que se juzgan.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios