EL LUNES SERÁN CONFIRMADOS POR LA EJECUTIVA

Calvo, Ábalos y Lastra: el núcleo duro de Sánchez negociará su investidura

El presidente hace descansar el diálogo con el resto de fuerzas políticas en los responsables que encarnan los tres ámbitos de poder del PSOE: el Ejecutivo, el partido y el grupo parlamentario

Foto: Pedro Sánchez, con su mujer y José Luis Ábalos, Carmen Calvo, Adriana Lastra y Cristina Narbona, en la noche del 28-A en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, con su mujer y José Luis Ábalos, Carmen Calvo, Adriana Lastra y Cristina Narbona, en la noche del 28-A en Ferraz. (EFE)

Tres personas conducirán las negociaciones de la investidura de Pedro Sánchez. Solo tres, y de la máxima confianza del presidente en funciones y candidato. Carmen Calvo, su vicepresidenta; José Luis Ábalos, su secretario de Organización (y ministro de Fomento), y Adriana Lastra, su portavoz parlamentaria en el Congreso. Gobierno, partido y grupo. El líder socialista hace descansar el diálogo en los máximos responsables de las tres patas en las que se asienta el poder del PSOE. Los tres están, además, en la dirección y participan de las reuniones de 'maitines', de coordinación, los lunes en la Moncloa. Los tres tendrán que conseguir cerrar un acuerdo "cuanto antes", para que la legislatura se ponga en marcha pronto.

Será el próximo lunes, 10 de junio, cuando la comisión ejecutiva federal apruebe la propuesta de comité negociador, pero los nombres ya están claros, según anticiparon a El Confidencial fuentes del entorno más próximo a Sánchez. Ellos serán los que tendrán que entrar al detalle de la redacción de un programa de gobierno para esta legislatura y trenzar los acuerdos con el resto de formaciones, principalmente Unidas Podemos, hasta ahora considerado como "socio preferente" de los socialistas, y hoy rebajado al peldaño de "socio", sin más apellidos.

La elección de Calvo, Ábalos y Lastra no sorprende. Ellos son los dirigentes de la máxima confianza de Sánchez, a los que consulta cotidianamente y a los que encarga siempre las principales tareas. Calvo es la número dos del Ejecutivo, como única vicepresidenta, ministra de la Presidencia y Relaciones con las Cortes e Igualdad. La coordinadora de la acción del Gabinete y la que seguro que seguirá en él como mujer fuerte. Pese a que algunos miembros en el PSOE han dudado en algún momento de su gestión, y pese a que salvó 'in extremis' su imagen por la crisis del relator, para Sánchez es una pieza indispensable en su Gobierno y en la dirección del partido, como secretaria de Igualdad y como responsable del programa de las generales junto con la presidenta del PSOE, Cristina Narbona. Cuando se especuló con la posibilidad de que Calvo pasara a ocupar la presidencia del Congreso, en el núcleo duro del presidente insistían en que nunca sucedería, porque él quiere seguir teniéndola a su lado, y en el Gobierno. Y no sucedió: la elegida para la Cámara Baja fue la catalana Meritxell Batet.

Calvo es una pieza clave del Ejecutivo para Sánchez, igual que Ábalos lo es en el partido: él fue el muñidor de la moción de censura de hace un año


Ábalos es quien lleva las riendas del PSOE, el motor orgánico. El puente con las federaciones, tarea en la que le ayuda su condición de ministro de Fomento, un departamento muy territorial. Pero el secretario de Organización es, sobre todo, el principal muñidor de la moción de censura que llevó a Sánchez a la Moncloa. Él fue quien hace un año habló con todos los grupos parlamentarios para recabar apoyos para el secretario general socialista, ayudado, en las conversaciones con el PNV, de su mano derecha, el navarro Santos Cerdán. Ábalos, conocido por su mano izquierda en la negociación, es uno de los pesos pesados del Gobierno y del partido, el que condujo el comité electoral de las dos campañas electorales que acabó con un éxito del partido en las cuatro urnas (generales, autonómicas, municipales y europeas).

Esquema distinto al de 2016

Lastra es el enlace entre partido y grupo. Es la vicesecretaria general del PSOE pero sobre todo la portavoz en el Congreso, renovada en el cargo el pasado 20 de mayo. El presidente valora de ella su absoluta lealtad —formaba parte ya de su primera ejecutiva y nunca le abandonó, incluso en los momentos más duros y de travesía en el desierto, como ocurrió con Ábalos, que en aquel momento, 2016, era solo diputado y secretario provincial de Valencia —y su discreción a prueba de bombas.

Sánchez abrirá la ronda de contactos el martes con Iglesias, Rivera y Casado, y después entrará en acción el comité con el resto de formaciones

El esquema elegido por Sánchez es distinto al de 2016, tras las primeras elecciones en las que concurrió como candidato, las del 20 de diciembre de 2015. Entonces hizo descansar las negociaciones en seis dirigentes de su confianza, pero no todos estaban en su ejecutiva ni originariamente formaban parte de su núcleo duro. Los elegidos fueron Antonio Hernando, su primer portavoz parlamentario, Rodolfo Ares, José Enrique Serrano, Jordi Sevilla, Meritxell Batet y Luisa Carcedo. No estaba entre ellos el entonces número dos del PSOE, César Luena. Los seis llegaron a armar un programa de investidura con Ciudadanos, que sin embargo no obtuvo los votos suficientes en la Cámara porque Podemos rechazó abstenerse. La consecuencia de aquella investidura fallida fue la repetición electoral del 20 de junio de 2016.

Calvo, Ábalos y Lastra: el núcleo duro de Sánchez negociará su investidura

Sánchez abrirá la ronda de negociaciones el próximo martes en el Congreso (y no en la Moncloa), citas que ya este viernes estaban cerrándose. Se verá con Pablo Iglesias, Albert Rivera y Pablo Casado, las fuerzas que, como reiteró el presidente y este viernes la portavoz, Isabel Celaá, pueden obstaculizar o ayudar a que la investidura salga adelante. El PSOE quiere retratar a PP y Cs, presionarles para que hagan un ejercicio de "responsabilidad" puesto que no hay "una mayoría alternativa posible" a la que él encarna. Demanda de ambas formaciones su abstención, que le dejen gobernar, para que la investidura "no dependa de las fuerzas independentistas". Pero Rivera y Casado han insistido en que no se abstendrán. El apoyo más seguro es el de Unidas Podemos, que no obstante pide entrar en el Gabinete, alternativa que ni Ferraz ni la Moncloa contemplan.

El Consejo de Ministros, con Pedro Sánchez al frente, celebra el 62º cumpleaños de la vicepresidenta, Carmen Calvo, este 7 de junio de 2019 en la Moncloa. Y también celebran el primer año del Gobierno nacido de la moción de censura.
El Consejo de Ministros, con Pedro Sánchez al frente, celebra el 62º cumpleaños de la vicepresidenta, Carmen Calvo, este 7 de junio de 2019 en la Moncloa. Y también celebran el primer año del Gobierno nacido de la moción de censura.

A partir de ahí, entrará en acción el comité negociador encabezado por Calvo, Ábalos y Lastra. Ellos deberán reunirse con el resto de formaciones parlamentarias. Ferraz aún no ha aclarado si habrá entrevista con Vox y los partidos secesionistas. La tarea prioritaria será amarrar los apoyos de Unidas Podemos, PNV, Compromís y Partido Regionalista de Cantabria. 173 votos que deberán ser complementados con al menos dos abstenciones, quizá las de Unión del Pueblo Navarro (UPN), lo que quizá exija al PSOE el doloroso gesto de facilitar la investidura del candidato de la derecha, Javier Esparza, como nuevo presidente foral.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
4 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios