pesimismo ante la inminente decisión

El Supremo da por perdida la entrega de Puigdemont: todo lo fía a la Fiscalía alemana

Los fiscales han garantizado que lucharán hasta las últimas consecuencias y agotarán todas las vías de recurso posibles en respuesta a una más que previsible negativa

Foto:  Ilustración: Raúl Arias.
Ilustración: Raúl Arias.

Los plazos corren y la decisión del tribunal alemán que debe pronunciarse sobre la entrega de Carles Puigdemont es ya inminente. Tras la prórroga de 30 días extra que reclamó Schleswig-Holstein, los 90 con los que contaban en total los magistrados para determinar si procede extraditar al 'expresident' a España para que sea juzgado por rebelión y malversación se agotarán el próximo día 24. El Tribunal Supremo se muestra muy pesimista respecto al fallo y cuenta con un único asidero: la Fiscalía germana ha garantizado que peleará hasta las últimas consecuencias y agotará todas las vías de recurso posibles en respuesta a una más que previsible negativa de los tres jueces a atender la reclamación del instructor Pablo Llarena.

Fuentes jurídicas informan a El Confidencial de que las posibilidades de forzar un cambio en el primer criterio de Martin Probst, Matthias Hohmann y Matthias Schiemann, los integrantes del tribunal del Land competente por el punto donde se produjo la detención de Puigdemont hace ya más de dos meses y medio, son escasas. Solo unos días después del arresto, dieron carpetazo a una entrega por rebelión para después plantear también dudas sobre la malversación. Así las cosas, no es descabellado suponer que dirán no a la totalidad o parte de la petición cursada a través de la OEDE. La defensa, por su parte, se muestra convencida de que no hay encaje para la entrega.

Carles Puigdemont, frente al Bundestag, en Berlín. (Reuters)
Carles Puigdemont, frente al Bundestag, en Berlín. (Reuters)

En este tiempo, la Fiscalía española y el mismo juez Llarena han desplegado todos los esfuerzos posibles para aclarar los términos de su solicitud. Ofrecieron, de forma subsidiaria, que la entrega se efectúe por sedición en caso de que la rebelión no sea asimilable al delito alemán de alta traición, como ya apuntó este tribunal regional. Distintos sucesos vinieron, no obstante, a enfangar más aún el escenario. El exministro Cristóbal Montoro irrumpió en la cuestión con sus polémicas declaraciones negando un uso de fondos públicos para el 'procés' y Bélgica se negó a entregar a los diputados que se encuentran en ese territorio, alegando un defecto formal sobre la vigencia en España de la orden de arresto nacional.

Pese a este cúmulo de malas noticias para los intereses del Tribunal Supremo, el Ministerio Público alemán se mantuvo firme. Hace solo unos días, el 22 de mayo, argumentó de nuevo —ya por escrito— ante el Tribunal Regional Superior de esa región del norte de Alemania que se le extradite por rebelión y alteración del orden público. Se basó en la documentación e imágenes facilitadas por sus colegas españoles que evidenciaban "disturbios de gran dimensión", y determinó que no existe duda de que "el requisito de doble incriminación existe tanto para rebelión como para malversación" y que la entrega debe, por tanto, producirse.

Un recurso complejo

Las señales desde el tribunal alemán no han sido, en ningún caso, positivas hacia esta solicitud. Días antes denegaron un nuevo encarcelamiento del 'expresident' reclamado por los mismos fiscales. En este punto, la posibilidad de reacción ante una negativa es limitada. Por un parte, cabe la posibilidad de que los mismos tres jueces reclamen un dictamen vinculante al Tribunal Supremo alemán a la vista de la complejidad de la cuestión. Por otra, la Fiscalía puede abordar —y ya ha comunicado que lo hará— recursos de difícil encaje a instancias superiores.

Difícil porque para acudir al Supremo o al Constitucional alemán es necesario demostrar que se ha producido una vulneración de derechos de complicado encaje para una institución cuyos intereses no quedarían directamente afectados si se niega su solicitud de entrega. Difícil y sin antecentes, reconocen las fuentes consultadas, que confían en todo caso en que los representantes del Ministerio Público alemán harán todo lo que esté en su mano para promoverlo. Según fuentes de la defensa de Puigdemont, no hay cabida a una reclamación ya que la prerrogativa de estos recursos suele ser del acusado.

El 'expresident' tiene aún pendiente presentar su escrito de alegaciones ante el tribunal alemán. Piensa agotar el plazo para hacerlo y, además, prevé solicitar que se celebre una vista para dirimir las diferentes posturas. El Supremo, por su parte, no aceptará una entrega limitada únicamente a la malversación y duda sobre la presentación de recurso ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que no ha descartado por completo aún. Si se agotan todas las vías y no hay entrega, Puigdemont quedaría libre de juicio y de condena, pero sin posibilidad de regreso a España.

Mientras tanto, la causa en el Supremo español continúa su avance y los magistrados de la Sala de Apelaciones se pronunciarán, en unos días, sobre el auto de procesamiento. En caso de confirmarlo en todos sus extremos, como ha reclamado la Fiscalía, la primera consecuencia será la suspensión para el ejercicio de cargo público de los encarcelados y los huidos sobre los que pese orden de ingreso en prisión.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios