Lo hace extensivo a diputados presos y huidos

JxCAT pide al Parlament un complemento salarial para Puigdemont por vivir lejos

Este aumento retributivo sería de media superior a los 1.000 euros mensuales, según fuentes de la cámara catalana y, al incluir atrasos, sumaría otros 6.000 euros adicionales

Foto: El expresidente catalán Carles Puigdemont posa en su residencia temporal de Berlín, en Alemania. (EFE)
El expresidente catalán Carles Puigdemont posa en su residencia temporal de Berlín, en Alemania. (EFE)

El grupo parlamentario de JxCAT ha pedido a la Mesa del Parlament un complemento salarial para Carles Puigdemont y el resto de diputados huidos o en la cárcel alegando que el mismo está previsto “por la distancia” que hay entre el Parlament y su residencia habitual. Este complemento salarial sería de media superior a los 1.000 euros mensuales, según fuentes de la cámara catalana, aunque sería superior en los casos del expresidente catalán y de Toni Comín, que se encuentran en este momento en Berlín y Bélgica, respectivamente.

El complemento está pensado “para afrontar los gastos derivados de su actividad como diputados”, según se recoge en la petición que ha elevado JxCAT. Los beneficiarios, además de Puigdemont y Comín, serían también los dos diputados que se encuentran en la prisión de Estremera en prisión provisional, los 'exconsellers', Jordi Turull y Josep Rull.

La petición de JxCAT, a la que ha accedido El Confidencial, incluye atrasos, con lo que para cada diputado podría suponer un ingreso añadido de más de 6.500 euros, además del aumento mensual de sus emolumentos. El salario de Puigdemont, por ejemplo, ya es muy alto. En diciembre de 2017, último dato disponible, ya percibió 11.233 euros brutos –incluía paga extra–. El salario de Puigdemont es más alto que el de un diputado raso, ya que dirige la Comisión de Acción Exterior.

En su escrito JxCAT alega que la situación que viven estos cuatro diputados “es excepcional” y lo justifica porque mantienen todos sus derechos como diputados. Lo cual es cierto, salvo en el caso de Comín, quien ya ha renunciado a su derecho a votar en el pleno después de Bélgica le permitiese salir del país.

En su petición JxCAT lo equipara a situaciones de “enfermedad” u otro tipo de supuestos. De hecho no hay precedentes de un situación así. Y cada caso es diferente. Es verdad que los encarcelados en prisión provisional no ven afectados sus derechos políticos. El caso de Puigdemont es diferente, retenido en Berlín hasta que la justicia alemana se pronuncie sobre su caso. Por último, Comín optó por no presentarse ante el Tribunal Supremo, donde se le reclama por los hechos de octubre. Pero los tribunales belgas le permiten moverse con libertad por toda Europa. Es decir, si no comparece ante el juez Pablo Llarena, es por decisión propia.

Acusación de discriminación

Aunque todos estos diputados están cobrando sus salarios como diputados desde el inicio de la legislatura, JxCAT considera que se trata de “una discriminación y diferenciación de derechos entre diputados”, en comparación con los que en caso de enfermedad sí que han cobrado este plus, que se recoge en el artículo 12 del Reglamento del Parlament.

La Mesa del Parlament puede establecer complementos salariales en función de la distancia a la que han de trabajar los diputados de la cámara

Este artículo reza que “los diputados tienen derecho a una asignación fija y pueden percibir también asignaciones variables, todas las cuales son a cargo del presupuesto del Parlament y tienen el carácter de indemnización por el ejercicio de sus funciones”, añadiendo además en su punto 2 que “la cantidad y las modalidades de las asignaciones de los diputados son fijadas por la Mesa, dentro de los límites de la consignación presupuestaria correspondiente”. Por tanto, al ampararse en esta norma, lo que están pidiendo en JxCAT es un plus discrecional de la cámara para estos diputados que encabeza Puigdemont. La Mesa del Parlament tiene mayoría de los independentistas.

Siempre cobrando

Estos diputados han cobrado siempre. En el caso de Puigdemont la situación es más paradójica, porque el 'expresident' quiere impulsar una Asamblea de Electos que redacte una nueva Constitución y que le vote a él mismo como presidente del Consell de la República, que tendría sede en Bruselas. Es decir, con dinero público, se impulsa la creación de un Parlament paralelo donde sólo tendrían voz los independentistas y que desviaría una parte de la actividad política que ahora reside en el Parlament de Catalunya.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios