Sánchez avisa a Iglesias: su posición del 1-O puede servir de "coartada" para la secesión
  1. España
LA RESPUESTA ANTE EL DESAFÍO SECESIONISTA

Sánchez avisa a Iglesias: su posición del 1-O puede servir de "coartada" para la secesión

El secretario general se niega a participar en bloques para atajar el choque con Cataluña. También lanza una advertencia severa a Rajoy: debe guardar la prudencia él y también el fiscal general

Foto: Sánchez avisa a Iglesias: su posición del 1-O puede servir de "coartada" para la secesión
Sánchez avisa a Iglesias: su posición del 1-O puede servir de "coartada" para la secesión

Pedro Sánchez se quiere situar como árbitro, reivindicar la posición central del PSOE en la crisis con Cataluña. No quiere formar parte de ningún "frente" ni quiere alinearse con el Gobierno y con Ciudadanos orillando a Podemos, a quien califica igualmente de partido "constitucionalista", ni tampoco desea situarse del lado de los secesionistas, vía por la que ha optado Pablo Iglesias. No quiere participar en la política de bloques sino impulsar la vía del "diálogo". Pero sin duda era importante cómo respondía el secretario general a las constantes apelaciones del líder de la formación morada. La respuesta no es solamente que no se arrimará a los separatistas, sino que advierte a Iglesias y sus socios de que su posición puede convertirse en la perfecta "coartada" para Junts pel Sí y la CUP para proclamar unilateralmente la independencia de Cataluña pasado el 1 de octubre. En paralelo, lanzó otro aviso, en este caso al fiscal general del Estado, para reclamarle "prudencia", que eche el freno, prueba del desacuerdo ya nada disimulado del PSOE con las últimas actuaciones del Ministerio Público.

Hasta ahora el PSOE no había siquiera contemplado públicamente la posibilidad de que los soberanistas declarasen la secesión, si bien ese temor estaba ahí y lo habían expresado dirigentes en privado en los últimos días. Tal y como están las cosas, y vista la escalada de tensión creciente y la determinación de Carles Puigdemont y Oriol Junqueras, no era en absoluto descartable, aseguraban. Pero fue este martes cuando Sánchez verbalizó por primera vez esa posibilidad en un discurso. Lo hizo en la Cámara Alta, en una reunión a la que estaban convocados diputados, senadores y parlamentarios europeos y que tras la intervención de Sánchez se prolongó apenas cuarto de hora porque solo hubo dos peticiones de palabra.

Pedro Sánchez avisa: "Podemos puede ser la coartada para la independencia unilateral"

El mensaje de Sánchez fue clarísimo, y tanto lo quería subrayar que hasta repitió dos veces la idea. A Unidos Podemos y a los 'comuns', que consideran que la movilización en el 1-O es "legítima", quería trasladarles esta "reflexión" desde la "lealtad": "Me gustaría decirles lo siguiente, que tengan mucho cuidado. Lo decimos desde la responsabilidad y la legitimidad de este grupo. Que tengan mucho cuidado, no vaya a ser que la posición que están manteniendo sobre el 1 de octubre sirva de coartada al independentismo para declarar unilateralmente la independencia el 4 de octubre en el Parlament". La referencia a esa fecha tiene que ver con la propia previsión recogida en la Ley de Transitoriedad Jurídica, suspendida por el Tribunal Constitucional: si hay más votos favorables a la secesión el 1-O, el pleno de la Cámara se reuniría a las 48 horas para proclamar la independencia. Pero esa sesión aún no está convocada.

Sánchez no solo no se suma al bloque patrocinado por Podemos, sino que le dice que tenga "mucho cuidado" por si es usado por los soberanistas

Esa llamada de atención a Podemos se complementaba con otro enviado al Ejecutivo de Mariano Rajoy. "Mi primer mensaje es el de mesura. Hay que recordar al Gobierno que la prudencia es buena para todos, incluido el fiscal general del Estado". "Han sobrado muchas amenazas, muchos reproches", y ha faltado, por el contrario, "mucho diálogo", porque el conflicto "no se puede resolver con confrontación".

Foto: El Gobierno se prepara para la declaración unilateral de independencia

Por las "últimas actuaciones"

Sánchez y su equipo han reclamado en numerosísimas ocasiones "prudencia" y "mesura" al Gobierno. Y en público apenas habían mostrado discrepancias con ciertas medidas adoptadas por Rajoy o bien impulsadas desde el Poder Judicial. Sí les habían pellizcado en alguna ocasión, pero la de este martes fue la advertencia más severa y directa. Fuentes de su entorno señalaban que el aviso iba por las "últimas actuaciones de la Fiscalía".

La dirección socialista había discrepado ya de algunas medidas de la Fiscalía. La gota que ha colmado el vaso fueron las palabras de Maza ayer

En Ferraz no gustó, primero, que se comenzara a investigar a los alcaldes prorreferéndum. Después, se vio con malos ojos que la Fiscalia de la Audiencia Nacional pidiera que se estudiara si pudo haber delitos de sedición en los disturbios que siguieron a las detenciones y registros del pasado miércoles. Ya entonces el mismo Sánchez trasladó en un mitin a Rajoy en Badalona que no puede "recortar derechos". Y ayer la secretaria de Igualdad, Carmen Calvo, también afirmaba que se debe "calibrar" entre seguridad y libertad.

Pedro Sánchez, con Margarita Robles y Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE y portavoz adjunta de los socialistas en el Congreso, este martes en la Cámara Alta. (EFE)
Pedro Sánchez, con Margarita Robles y Adriana Lastra, vicesecretaria general del PSOE y portavoz adjunta de los socialistas en el Congreso, este martes en la Cámara Alta. (EFE)

Pero el tono subió un peldaño en la reunión interparlamentaria. El secretario general quiso que se supiera su disgusto. El acicate fueron las palabras del fiscal general del Estado, José Manuel Maza, este lunes en Onda Cero: dijo que la posibilidad de detener a Puigdemont por malversación está "abierta". "¿Para qué sirve un Gobierno que delega sus funciones en los tribunales?", se preguntó Sánchez como prólogo. "Es evidente que los jueces y las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado cumplen su deber. Pero esta crisis solo tendrá solución si los políticos cumplen con su trabajo y su deber, que es dialogar y encontrar un pacto", abundó. Lo que además critica el PSOE no es solo el fondo, sino "también las formas", porque el fiscal general "no es quién para hacerse bolos en los medios de comunicación" dando entrevistas.

Cornejo y Ábalos siguen hablando

Sánchez llamó a los parlamentarios socialistas a hacer "pedagogía de la posición del PSOE" ahora que está dibujándose "una dialéctica de frentes y bloques". Aludió al intento "oportunista" de Ciudadanos, al que no citó, de que haya pronunciamientos de apoyo al Gobierno. La semana pasada defendió una proposición no de ley en el Congreso, en la que no aceptó las enmiendas del PSOE —que pedían respaldo a los alcaldes del PSC presionados y la apertura del diálogo—, hecho que molestó sobremanera en Ferraz, porque "cegar la vía" de la negociación va contra el espíritu de la Carta Magna. Y esta semana vuelve a la carga con un texto del mismo tipo en el Parlamento andaluz. Sánchez llamó a Susana Díaz para que no haga pinza con la formación de Albert Rivera y no vote a favor de la iniciativa este jueves.

El líder carga contra Podemos, contra C's por su "oportunismo", contra Rajoy y contra el Govern, al que exige que deje su "huida hacia delante"

"No vamos a entrar en bloques porque todos somos partidos constitucionalistas", defendió en la reunión, añadiendo que precisamente esa dialéctica de frentes ha contribuido a alimentar la crispación. Entre los oyentes en la sala Europa del Senado se encontraba el número dos de Díaz en el PSOE-A, Juan Cornejo, que no quiso responder a las preguntas de los medios a la entrada ni intervino posteriormente cuando la cita siguió a puerta cerrada. De hecho, ningún parlamentario andaluz pidió la palabra. Fuentes de Ferraz aseguraban que los dos secretarios de Organización —Cornejo, por el PSOE-A, y el valenciano José Luis Ábalos, por la dirección federal— están "hablando" para llevar una posición consensuada en el pleno de la Cámara andaluza de esta semana.

Pedro Sánchez: "La prudencia es buena para todos, incluido el fiscal general del Estado"

El PSOE, por tanto, rechaza formar parte de un frente solo con PP y C's, pero tampoco comparte la pretensión de Podemos de "aislar al actual Gobierno para intentar no sé qué". "España no se construye desde el enfrentamiento y el extremismo. Se construye desde el diálogo y es importante que en el diálogo estemos todos, incluidos también los extremos", añadió, aludiendo a la necesidad de contar con los separatistas.

Vista general de la sala Europa del Senado donde se celebró la reunión presidida por Pedro Sánchez con parlamentarios socialistas, este 26 de septiembre. (Borja Puig | PSOE)
Vista general de la sala Europa del Senado donde se celebró la reunión presidida por Pedro Sánchez con parlamentarios socialistas, este 26 de septiembre. (Borja Puig | PSOE)

Sánchez cargó contra el Ejecutivo, contra Ciudadanos, contra Podemos, contra el PP (por haber engordado la "confrontación territorial" para sacar rédito electoral)... y obviamente también contra PDeCAT, ERC y la CUP. Porque lo que está ocurriendo no es un "avance del independentismo", sino un "retroceso serio de la democracia en nuestro país y en la institucionalidad catalana". El secretario general volvió a reclamar al Govern que "reflexione" y abandone "la huida hacia delante", pues solo traerá "confrontación, frustración y fractura en la sociedad catalana".

Rajoy y Trump

La alternativa socialista es, en resumidas cuentas, la de construir un nuevo marco de convivencia a través del diálogo, "pactar y luego votar". "No debe haber ganadores y perdedores, podemos ganar todos", sostuvo. Los ingredientes que deben presidir la comisión montada en el Congreso para evaluar el Estado autonómico y que ha promovido el PSOE deben ser "empatía, generosidad y sentido de Estado para lograr un acuerdo que satisfaga a todos".

El líder defiende usar "empatía, generosidad y sentido de Estado" en la comisión. "No debe haber ganadores y perdedores, podemos ganar todos"

Además, Sánchez marcó las prioridades del nuevo periodo de sesiones: la defensa del pacto de rentas, la presentación de unos Presupuestos alternativos a los del Gobierno... También cargó contra Rajoy por su dejación con los refugiados ("Eligió mal día Rajoy para ver a [Donald] Trump, cuando se comprueba el incumplimento del compromiso de la UE para recoger asilados. No necesitarán traductores Trump y Rajoy porque usan el mismo idioma, el de la insolidaridad"). El líder redondeó su argumentación con este cierre resumen: "El PSOE tiene que defender los derechos, las libertades y la convivencia. Nuevos derechos y otros derechos ya establecidos, nuevas libertades que tenemos que conquistar y garantizar la convivencia entre territorios. No me cabe duda de que un partido como el nuestro estará a la altura de los desafíos".

Pedro Sánchez confirma que el PSOE presentará unos presupuestos alternativos

Solo dos intervenciones y en línea con el discurso del jefe

La reunión interparlamentaria de este martes fue sorprendentemente corta. Tras el aplauso inicial al secretario general, arrancó con el discurso de Pedro Sánchez sobre las 11.15 horas, que se explayó durante unos 30 minutos, y sobre el mediodía concluyó. No hubo ningún tipo de conflicto. 

Solo dos parlamentarios pidieron la palabra. De un lado, el alcalde de Valdepeñas, el senador Jesús Martín, que agradeció las palabras de Sánchez y mostró su acuerdo con ellas, y también se quejó de que sus compañeros no hubieran recibido en pie al secretario general y de que no estuvieran todos los diputados allí, lamento al que la portavoz, Margarita Robles, respondió recordando que en el Congreso se seguían comisiones y por tanto debían asistir los vocales socialistas. Intervino asimismo el diputado por Girona Marc Lamuà, que agradeció el respaldo mostrado por el partido a los alcaldes del PSC que están aguantando el chaparrón en una situación muy complicada. Ningún diputado o senador andaluz pidió la palabra. 

La reunión tuvo lugar, no por casualidad, en la Cámara Alta, para la que el PSOE pide su transformación para que se convierta en un espacio de diálogo territorial de verdad. 

Posteriormente, hubo reunión de grupo en el Congreso. El parlamentario valenciano Ciprià Ciscar trasladó el malestar por el cambio de posición repentino que se produjo la semana pasada con motivo de la moción de C's de apoyo al Gobierno, que el PSOE finalmente rechazó. La portavoz, Margarita Robles, admitió las críticas por el procedimiento, y reconoció que quizá se tenían que haber previsto "todos los escenarios", incluso el que parecía más inverosímil, que la formación de Albert Rivera no aceptara la enmienda socialista que pedía abrir una mesa de diálogo para encontrar una solución pactada. Robles, esgrimió, sin embargo, que la decisión final (el voto en contra a la iniciativa de C's) fue "correcta", visto el "oportunismo" de Rivera y su voluntad de "dejar en evidencia" al PSOE. 

La portavoz se comprometió a contemplar en futuras ocasiones todos los posibles escenarios para que el grupo esté informado con antelación y no se repitan disfunciones como las de la semana pasada. Durante el debate, no intervino la diputada que sí reconoció haber roto la disciplina de grupo y se abstuvo, Soraya Rodríguez —a la que la dirección ya le ha abierto expediente sancionador—, pero sí uno de los que se equivocó al votar, el andaluz José Juan Díaz Trillo. Le echó un capote Zaida Cantera, ya que ella también se confundió a la hora de pulsar el botón pero, a diferencia de los andaluces Díaz Trillo, Gregorio Cámara y Antonio Pradas, pudo rectificar a tiempo. Cantera pidió disculpas a sus compañeros por haber inducido al error. 

Independencia de Cataluña Carles Puigdemont Margarita Robles Soraya Rodríguez Juan Cornejo Onda Cero CUP Tribunal Constitucional Esquerra Republicana de Catalunya (ERC) PSC Ciudadanos Carmen Calvo Badalona José Luis Ábalos Susana Díaz Oriol Junqueras Partido Popular (PP) Ander Gil (PSOE) Mariano Rajoy Cataluña Referéndum Cataluña 1-O Noticias de Cataluña Generalitat de Cataluña Parlamento de Cataluña PSOE Pedro Sánchez Unidas Podemos Noticias de Podemos José Manuel Maza, Fiscal General del Estado Fiscal General del Estado Fiscalía General del Estado
El redactor recomienda