debate territorial

Pedro Sánchez llamó a Susana Díaz y le pidió que no haga pinza con C’s ante Cataluña

Ferraz da un toque a todas las federaciones para que no voten a favor de la iniciativa que Albert Rivera llevará a los parlamentos y ayuntamientos y exige evitar la imagen de división

Foto: Fotografía de archivo de la  presidenta andaluza y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)
Fotografía de archivo de la presidenta andaluza y secretaria general del PSOE-A, Susana Díaz, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez. (EFE)

Pedro Sánchez conversó personalmente con Susana Díaz sobre la posición del PSOE ante el desafío secesionista en Cataluña. Le pidió expresamente que en Andalucía voten en contra de la iniciativa de Ciudadanos que pide apoyo al Gobierno y que los socialistas rechazaron, con ruptura de la disciplina de voto incluida, en el Congreso la semana pasada. Preocupa que se dé imagen de división interna cuando creen en Ferraz que el tema catalán está reforzando a su líder. Con fecha de este lunes Ferraz ha remitido una orden interna por escrito, a la que ha tenido acceso este periódico, que exige no presentar iniciativas ni respaldar la de otros partidos en el tema catalán.

El Parlamento andaluz debate este jueves esa proposición no de ley de Ciudadanos, exactamente igual que la que el PSOE rechazó en el Congreso tras una bronca con Albert Rivera. Los socialistas andaluces señalaron en un primer momento que iban a votar a favor porque “no pueden votar en contra de la Constitución”, según palabras textuales de los dirigentes del PSOE andaluz. Sin embargo, ahora dudan sobre cuál va a ser su posición. La petición expresa de Pedro Sánchez a Susana Díaz para evitar la imagen de división dentro del PSOE en un tema clave preocupa y genera dudas. El choque de ambos dirigentes en el tema territorial quedó más que claro el pasado verano en el congreso del PSOE-A, cuando Susana Díaz se negó a admitir la España plurinacional.

Ferraz no quiere que Ciudadanos le doble el pulso a Pedro Sánchez y ha dado orden directa de no votar a favor de la iniciativa de la formación naranja

El pasado miércoles, después de que comenzaran las detenciones en Cataluña, Pedro Sánchez telefoneó a todos los secretarios generales del PSOE. La conversación con Susana Díaz no se alargó más de lo normal ni fue especialmente tensa, admiten desde Ferraz. Sí que hubo una petición expresa para que en este tema no haya ruido. “A ver si por una vez Susana (Díaz) puede estar de acuerdo con el secretario general”, señalan desde Ferraz. Díaz no dijo con claridad qué iba a hacer aunque sí que dejó claro que no podía votar en contra de esa iniciativa que pide respaldar al Gobierno. Desde el resto de territorios, según fuentes de la dirección federal, sí que se acató sin dudas la orden de no alinearse con Ciudadanos.

Ferraz atornilla a los barones

La dirección federal del PSOE entiende que ahora mismo no hay dudas del respaldo expreso de Pedro Sánchez al Gobierno de Rajoy ante el 1-O. Insisten en que la vía de diálogo abierta por el PSOE en una comisión territorial en el Congreso, apoyada por todos los partido excepto por ERC y Ciudadanos, es el camino que debe defender el PSOE y no la iniciativa que Albert Rivera ahora extenderá a todas las cámaras autonómicas y ayuntamientos. De hecho no tienen dudas de que Rivera quiere agitar internamente el PSOE y ahondar en la imagen de división en el tema territorial. Por eso para Sánchez es especialmente importante que Susana Díaz no haga pinza con quien considera que ahora mismo es un rival fuerte. En el fondo, Rivera y Sánchez están pensando en las elecciones generales.

Desde Ciudadanos admiten que las relaciones de Rivera y Sánchez se han deteriorado de forma importante en el último mes. El rechazo del líder del PSOE a que, como propuso Ciudadanos, la ronda con el presidente del Gobierno fuera a tres, ofreciendo la foto de Sánchez, Rivera y Mariano Rajoy juntos, no hizo más que despertar los recelos entre ambos partidos. Una parte de Ciudadanos sigue deslizando que Sánchez acabará echándose en brazos de Podemos.

Las relaciones entre Rivera y Sánchez se han deteriorado de forma importante en el último mes por el discurso catalán

La presión hacia los distintos territorios se ha elevado desde Ferraz en los últimos días. La ruptura de la disciplina de voto encendió las alarmas. Cuatro diputados susanistas, Soraya Rodríguez y los andaluces Antonio Pradas, José Juan Díaz Trillo y Gregorio Cámara optaron por la abstención. Sólo la primera admitió que había roto la unidad a sabiendas y en conciencia. El resto, todos del núcleo duro de Díaz, aseguró que había sido un “error”.

El gran aliado de Díaz

Mientras esto ocurría, en Andalucía Susana Díaz cerraba su presupuesto con el líder regional de Ciudadanos, Juan Marín. A cambio de rebajar de forma importante el impuesto de Sucesiones y Donaciones, que sólo gravará a las herencias por encima del millón de euros, la presidenta de Andalucía amarraba sus cuentas para 2018 y se despejaba todo lo que queda de legislatura. En las filas andaluzas creen que la alianza con Ciudadanos es una jugada redonda.

El presidente de C's, Albert Rivera (i), y  el portavoz del grupo parlamentario en Andalucía, Juan Marín.
El presidente de C's, Albert Rivera (i), y el portavoz del grupo parlamentario en Andalucía, Juan Marín.

La dirigente socialista tiene varios problemas. El primero que el texto que ha registrado Ciudadanos en el Parlamento, dando su apoyo al Gobierno y al Poder Judicial, resume al pie de la letra las posiciones que Díaz lleva abanderando a favor de la unidad de España en los dos últimos años. El segundo, que si acata la orden de Ferraz y no vota con Ciudadanos dará dos mensajes que no le interesan nada. Se dirá que el Parlamento andaluz es incapaz de sacar adelante una posición firme frente al 1-O catalán y se arrojará la foto del PSOE alineado con Podemos e Izquierda Unida. Sólo pensar en esta última imagen enciende a los dirigentes del PSOE andaluz. Las diferencias con los partidos a la izquierda, después de que Teresa Rodríguez, del ala Anticapitalista de Podemos, haya respaldado expresamente el derecho a decidir de Cataluña, lo mismo que el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo.

Los socialistas andaluces están horrorizados porque no quieren aparecer alineados con Podemos e IU en el debate territorial

Como muestra, los socialistas se enzarzaron con Teresa Rodríguez en Twitter cuando ésta reprodujo una cita del diputado Jesús Romero el domingo en la asamblea de Zaragoza con el siguiente mensaje: “El pueblo andaluz habría saltado como un resorte si nos hubieran dicho que el 28 de febrero de 1980 tenía que votar toda España”. Los socialistas no ocultan su indignación porque creen que esto es “una manipulación” y “un dislate histórico”. “El 28-F ni se votó en contra de la Constitución ni los andaluces se pronunciaron sobre la independencia sino sobre la soberanía”, replicó airado el número dos del PSOE-A, Juan Cornejo, quien ve en esta comparación “mala intención”.

La pelea del 4-D

Los socialistas van a salir a la calle este año a celebrar los 40 años del 4-D, fecha en la que los andaluces se lanzaron por primera vez a la calle a reivindicar una autonomía de primera y no una España a dos velocidades. Nunca hasta ahora habían levantado esa bandera ya que celebraban siempre el 28-F, día de Andalucía. A nadie se le escapa el hecho de que Podemos e IU salieran el año pasado a la calle con fuerza ese día para arrebatar al PSOE el monopolio que ha ejercido sobre el sentimiento andalucista.

Susana Díaz no ha despejado qué hará este jueves ante la iniciativa de Ciudadanos en el Parlamento andaluz. ¿Albert Rivera o Pedro Sánchez?, habría que preguntarle. Según ha sabido El Confidencial la intención es negociar con el partido de Rivera algunas enmiendas, que fueron rechazadas en Madrid, para poder dar el sí a la proposición sin que se diga que el PSOE andaluz apoya lo que ordenó rechazar Pedro Sánchez en Madrid. La formación naranja rechazó en el Congreso incluir, como pidió el PSOE, el apoyo expreso a los alcaldes y el reconocimiento de la comisión territorial abierta en la Cámara Baja a iniciativa socialista. Ahora podrían estar dispuestos a transaccionar algunas enmiendas, admiten fuentes del grupo de Ciudadanos, porque lo que quieren a toda costa es evidenciar las contradicciones con la ejecutiva de Pedro Sánchez. De hecho, la iniciativa que Ciudadanos enviará a todos los ayuntamientos de España reconoce expresamente el apoyo a los alcaldes y concejales que están ‘sufriendo’ el órdago secesionista.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios