DECLARACIÓN DE ZARAGOZA

ERC planta a Podemos y dinamita la tercera vía de Iglesias para el día después del 1-O

El paso atrás de ERC en la 'Declaración de Zaragoza' devuelve la aritmética parlamentaria a equilibrios similares a los del inicio de la legislatura y deja en vía muerta el objetivo prioritario de Iglesias

Foto: Cierre de la asamblea de cargos electos impulsada por Unidos Podemos para reclamar un referéndum pactado en Cataluña. (EFE)
Cierre de la asamblea de cargos electos impulsada por Unidos Podemos para reclamar un referéndum pactado en Cataluña. (EFE)

La 'Declaración de Zaragoza' impulsada por Unidos Podemos para reclamar vías de diálogo entre Gobierno y Generalitat de cara a buscar una salida política al conflicto con Cataluña solo ha sido apoyada por PNV y PDeCAT. ERC, la otra formación con representación en el Congreso que acudió a la asamblea de cargos electos por la "fraternidad, la convivencia y las libertades", lo ha hecho finalmente en calidad de observador, rechazando sumar su firma al manifiesto acordado tras la asamblea. La mayoría necesaria para una moción de censura contra Mariano Rajoy que pretendía exhibirse a Pedro Sánchez, aumentando así la presión sobre un PSOE al lado del Gobierno en la estrategia contra el referéndum, ha quedado cortocircuitada.

Tanto Pablo Iglesias como la alcaldesa de Barcelona y líder de los 'comuns', Ada Colau, insistieron durante sus intervenciones en la necesidad de echar al PP del Gobierno, vía moción de censura, para desbloquear la crisis catalana. El paso imprescindible para negociar un referéndum pactado y con garantías, la solución compartida en un principio por todos los asistentes. Las formaciones políticas de diferente signo ideológico que se dieron cita este domingo en Zaragoza compartiendo este punto de partida sumaban 93 diputados, lo que unidos a los 85 del PSOE serían suficientes para que saliese adelante una moción de censura liderada por Pedro Sánchez. El paso atrás de ERC devuelve la aritmética parlamentaria a equilibrios similares a los del inicio de la legislatura y deja en vía muerta el objetivo político prioritario de Podemos.

El secretario general del PSOE, reacio a llegar a la presidencia de la mano de las formaciones independentistas, volvía a insistir este domingo en una entrevista en 'La Vanguardia' que esta no era su hoja de ruta. "No voy a ser presidente del Gobierno a cualquier precio. A Rajoy le ganaremos en las urnas", afirmaba. Meridianamente tajante, aunque sin descartar de plano otra de las opciones barajadas por Unidos Podemos, que pasaría por una moción de censura instrumental de cara a un cambio de Ejecutivo con el único mandato de disolver las Cortes y convocar elecciones anticipadas.

El descuelgue de ERC a última hora cierra todas estas puertas, además de que dibuja una escalada del conflicto al arengar indirectamente la declaración unilateral de independencia (DUI), que además dinamitaría por completo la tercera vía que tratan de generar Unidos Podemos y PNV en el Congreso y los 'comuns' en Cataluña. Los argumentos del senador de los republicanos, Jordi Martí, dados a la prensa para explicar su cambio de posición, apuntan a la huida hacia adelante. El manifiesto, aseguró tras la jornada de trabajo, "llega tarde" y Cataluña "ya ha pasado de pantalla".

La vía unilateral se impone sobre las salidas pactadas y achica así el espacio intermedio que pretendía ocupar Unidos Podemos frente al escenario de creciente polarización y choque de trenes. En vano se expresaron sobre el escenario los numerosos dirigentes y representantes políticos que clamaron por un referéndum pactado y con garantías. El líder de Podemos remató su intervención, la última de la asamblea, llamando a los socialistas a involucrarse en la búsqueda de un "referéndum acordado con el Estado". En un mensaje cargado de apelaciones al PSOE, previamente había advertido a Pedro Sánchez de que no cayese "en la trampa de un frente con el PP" y volvió a incidir en que la salida a la crisis catalana pasa por "enviar al Partido Popular" a "la oposición".

Pablo Iglesias, durante su intervención en el acto de Zaragoza. (EFE)
Pablo Iglesias, durante su intervención en el acto de Zaragoza. (EFE)

Ada Colau fue la encargada de abrir la asamblea con una intervención también cargada de mensajes al PSOE. A los socialistas les pidió que, "desde la responsabilidad de Estado", escuchasen "el sentimiento mayoritario de los catalanes, el 80% que pide votar". Asimismo, argumentó que la solución para Cataluña "tiene que pasar en algún momento por poder votar". En referencia al Gobierno central, la alcaldesa de Barcelona llamó a los presentes a construir una mayoría alternativa en el Congreso con el fin de promover una consulta pactada con la Generalitat.

El objetivo tras la declaración pasa por constituir un espacio permanente que sitúe a este 'bloque democrático' como actor negociador

La 'Declaración de Zaragoza' ha sido solo un primer paso en la construcción de esta "alternativa numérica", aunque más accidentada de los previsto por el descuelgue a última hora de ERC. Con todo, desde Unidos Podemos confían en seguir ensanchando esta suerte de tercera vía, no solo con electos en el Congreso, sino también con diputados autonómicos de distintas formaciones y alcaldes de grandes ciudades.

El objetivo tras la declaración pasa por constituir un espacio permanente que sitúe a este 'bloque democrático' como actor negociador y aglutinador el día después del referéndum unilateral, cuya posibilidad de celebrarse es más dudosa cada día que pasa. Una entente de excepcionalidad para afrontar una situación de excepcionalidad, y que ha nacido con muestras de debilidad numérica. Asimismo, está acosada por la incertidumbre de una hipotética DUI, y la consiguiente aplicación del artículo 155 de la Constitución para intervenir la autonomía de Cataluña, que dejaría esta hoja de ruta en papel mojado.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios