COMPARECENCIA DEL JEFE DEL EJECUTIVO EN UN PLENO EXTRAORDINARIO DEL CONGRESO

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

El presidente ni menciona el principal caso de corrupción que afecta al PP en la sesión convocada para debatir de ello y se refugia en el terrorismo, en el desafío catalán y hasta en Lasa y Zabala

Foto: Mariano Rajoy, durante su comparecencia en el pleno de este miércoles en el Congreso. (Reuters)
Mariano Rajoy, durante su comparecencia en el pleno de este miércoles en el Congreso. (Reuters)

Vaya por delante: Mariano Rajoy no da datos nuevos sobre el caso Gürtel o sobre los papeles de su extesorero Luis Bárcenas. El presidente del Gobierno hace como que es agua pasada y ni los cita ni da más explicaciones. Y se escuda en los problemas de España que marcan la agenda política —los atentados de Barcelona y Cambrils, el desafío independentista en Cataluña—, y hasta en investigaciones más que amortizadas, las de los asesinatos de Lasa y Zabala por los GAL, para esquivar un asunto, la corrupción, que sigue pendiendo sobre su cabeza y la de su partido.

Es, a grandes rasgos, el cuadro que resultó de la comparecencia en pleno del presidente del Gobierno de este miércoles. La segunda vez que acudía al hemiciclo para dar cuenta de Gürtel y de la saga de escándalos que rodean al PP. Pero a diferencia de la primera, la del 1 de agosto de 2013, cuando reconoció haberse equivocado al confiar en Bárcenas, en esta ocasión ni lo mentó, como tampoco pronunció la palabra 'Gürtel'.

Rajoy se acomodó sacando pecho de la legislación para luchar contra la corrupción desplegada durante sus mandatos, insistió en que para combatirla son "más efectivas las reformas que los reproches", se le percibió hasta sobrado respondiendo a la oposición —desahogo que desde su bancada aplaudían con indisimulado entusiasmo— y la retó a presentar otra moción de censura, porque ese es el cauce reglamentario, dijo, para exigir responsabilidades políticas. En tribuna, solo Pablo Iglesias recogió explícitamente ese guante.

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

El líder del Ejecutivo además golpeó a la representante socialista, Margarita Robles, con denuedo, sacando a relucir que ella también declaró como testigo, y por el caso Lasa y Zabala. Rajoy buscaba salir así airoso de un pleno corto —poco más de tres horas de reloj—, con un formato a su medida, que limitaba los tiempos de intervención de los grupos, y en un contexto más favorable para el Gobierno. Pero no fue su despedida del fardo que planea constantemente sobre él: los portavoces le recordaron que tendrá que desfilar por la comisión de investigación sobre la presunta financiación ilegal del PP cuando sea citado, y allí tendrá que decir verdad.

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

El presidente acudía este miércoles al Congreso porque la oposición le empujó. Pidieron su comparecencia en pleno, hace un mes, PSOE y Unidos Podemos, justo después de que prestase declaración como testigo ante la Audiencia Nacional en la vista de Gürtel. La Diputación Permanente aprobó esa solicitud gracias al voto decisivo del PNV, y con el concurso del PDeCAT, ERC, Compromís y EH Bildu, aunque Ciudadanos y UPN no se opusieron y optaron por la abstención. Y aunque Rajoy subrayó en todo momento su respeto a la voluntad de la Cámara, no hizo más que desacreditarla por inoportuna, en línea con lo que había manifestado su partido en los últimos días.

Rajoy alega que ya ha hablado de corrupción en 52 ocasiones en el pleno y se queja del "celo inquisitorial" y la "obsesión" de la Cámara con el PP

Sobre la corrupción, el "asunto" que le había traído este miércoles al Congreso, se escudó, ya había intervenido en 52 ocasiones en el pleno. Sumaba así tanto la comparecencia extraordinaria del 1 de agosto de 2013, como debates sobre Consejos Europeos, del estado de la nación o investidura y preguntas orales. Así que él se ha sometido "siempre y cumplidamente" al control parlamentario, presumió. "Otra cosa distinta es que a algunos de ustedes no les guste nada de lo que hago y desdeñen las explicaciones que se empeñan en pedirme", o que "admita mansamente sus imputaciones". Y eso él no lo hará, declaró rotundo ya en su primer discurso, de menos de 40 minutos [aquí en PDF]. Fue entonces cuando denunció el "celo inquisitorial" de la oposición y su "pintoresca obsesión" por "juzgar y condenar" a su formación política, al PP.

Dos investiduras, tres elecciones

Así que teniendo en cuenta sus anteriores comparecencias, que no hay "circunstancias sobrevenidas" que justifiquen el pleno —y eso que su declaración judicial fue hace un mes— y que hay problemas más acuciantes que afrontar, "no se entiende" la sesión extraordinaria, protestó, más cuando hay otros asuntos que "con más motivo" deberían centrar la agenda del Congreso.

El presidente, con su desafío a los grupos, quiere remarcar que no hay una mayoría alternativa que pueda descabalgarlo de La Moncloa

Pero Rajoy dio otro argumento más para escabullirse: la responsabilidad política de un presidente se ventila en una moción de censura. Y hace poco tiempo, a finales de junio, recordó, ya se discutió una, la presentada por Unidos Podemos, y fracasó. "La crítica al Gobierno por un hecho o una política concreta no determina la exigencia de una responsabilidad política. Para ello, es preciso que la Cámara, por mayoría, retire la confianza al Gobierno y nombre otro presidente. Es decir, apruebe una moción de censura". Rajoy lanzaba así un desafío directo a la oposición, que repitió en sus réplicas. Y no era casual: es consciente de que los grupos tienen números para llevarle a rastras al pleno, pero no para desalojarle de La Moncloa. "Es posible hacerle venir, es imposible hacer que se vaya a la oposición", constató de hecho el portavoz de Compromís, Joan Baldoví.

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

El presidente remarcó también que ha logrado la investidura en dos ocasiones y ganado tres elecciones. Y dado que sigue al frente del Ejecutivo, dijo, no piensa "abdicar" de su obligación de seguir gobernando. Rajoy se explayó entonces en las reformas aprobadas por su Gobierno para luchar contra la corrupción y volvió al final a las "prioridades" de su Ejecutivo: la lucha frente a la amenaza terrorista, la "firmeza" frente a la "provocación" de los independentistas —protegerá a los catalanes de "un proyecto autocrático, liderado por radicales"— y la consolidación de la recuperación económica. "No estoy seguro de que estos debates sean muy útiles. Me temo que el objetivo de algunos sea otro e intuyo además que mucha gente empieza a darse cuenta", reprochó a la oposición.

Refriega con Robles, Sánchez ausente

Pero los grupos no le compraron la mercancía al presidente. La primera en demostrárselo fue Margarita Robles. La portavoz socialista salió a la tribuna sin papeles, y echando mano de un estilo duro en el fondo pero suave en las formas. La diputada, como ya hiciera Pedro Sánchez tras la declaración en la Audiencia, le pidió su dimisión por "dignidad", porque España "necesita un presidente creíble" que pueda afrontar los "graves problemas" que se ciernen sobre España, como el combate al yihadismo o el órdago secesionista. Robles catalogó a Rajoy como un presidente "bajo sospecha" que, con sus "silencios" y su falta de explicaciones, ha demostrado "connivencia o tolerancia" con la financiación irregular de su partido, actitud que a su juicio ratificó este miércoles al no haber "aclarado nada".

Robles pide a Rajoy su dimisión "por dignidad" pues no es "creíble" para afrontar los problemas de España. Se declara "sonrojada" por las "evasivas"

Para los socialistas, no fue creíble ni la comparecencia en sede judicial, hace un mes, ni su discurso de hoy. "Me produjo sonrojo por sus evasivas —dijo Robles sobre la testifical ante la Audiencia—. Se creía que estaba en sede parlamentaria", porque despachó a los abogados y al tribunal con "superioridad moral y arrogancia". La portavoz también recriminó a Rajoy que no imite a Esperanza Aguirre, que dimitió como concejala en abril tras asumir la "culpa 'in vigilando", por no haber detectado los manejos de su número dos, el expresidente madrileño Ignacio González. Sánchez aplaudía la intervención de la diputada en redes sociales. Él, que ya no tiene acta en el Congreso, estaba ausente en el hemiciclo: no se sentó en la tribuna de invitados.

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

El presidente se creció en la réplica y eso también hizo que Robles tuviera que salir a defenderse. Rajoy centró sus disparos en el PSOE —lo hizo, explicó con sorna en su tercera intervención, para "favorecerla" a ella como representante del "principal partido de la oposición" y reconocer ese galón a los socialistas—, y no le importó sacar del cajón el caso Lasa-Zabala. Así, el jefe del Ejecutivo recordó que, igual que él declaró como testigo en el juicio de la Gürtel, Robles también fue citada, y como testigo, en la investigación del asesinato de los dos presuntos miembros de ETA. Y tras hacerlo, señaló, Robles no fue ni imputada ni condenada ni se le abrió juicio oral y al PP no se le ocurrió reprocharle nada por aquella comparecencia.

El presidente se defiende recordando que él acudió a la Audiencia como testigo, igual que Robles declaró como tal en el juicio de Lasa-Zabala

"¿Un dirigente político debe dimitir cuando los tribunales le citan como testigo? ¿Cuándo liquidamos la presunción de inocencia? Me parece muy poco serio". Rajoy recordó además que en la Audiencia fue llamado a instancias de Adade —asociación que el PP vincula con los socialistas— y fue interrogado por los letrados del PSOE madrileño y valenciano. "Me piden que vaya como testigo, respondo a las preguntas, me traen aquí y ahora me exigen responsabilidades políticas. ¡Un poco de nivel! Y luego me dicen que no hay que politizar la Justicia", se quejó, para insistir después en que entró a la Audiencia por el garaje y se sentó al lado del tribunal, y no en el banquillo, porque así lo dispusieron los jueces. El jefe del Ejecutivo remarcó que declarar como testigo no es un "deshonor" para nadie y que el Congreso no es un tribunal al que él debe contestar, porque en el hemiciclo él tiene derecho a defenderse.

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

La réplica de Rajoy endemonió a Robles. Aunque luego ella comentó a los medios que no se había sentido molesta por la alusión directa del presidente, la portavoz no tuvo más remedio que salir a rebatirle: subrayó que "aquellas personas que asesinaron" y fueron juzgadas en el caso Lasa-Zabala "fueron puestas a disposición judicial" gracias a su testimonio, "y algunos de esos responsables se iban luego a Génova, 13 [sede nacional del PP] a recibir instrucciones". Robles acusó al PP de utilizar la lucha antiterrorista durante los Gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero como "un instrumento contra el PSOE", algo que "debería darles vergüenza". Una actitud que contrapuso a la del PSOE. "Nunca utilizaremos el terrorismo contra el Gobierno —señaló, firme—. Y no le voy a aceptar que dé al PSOE ninguna lección en la defensa de los derechos y las libertades" ni en su "compromiso contra la corrupción".

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

Hasta la cena en casa de Roures

Pablo Iglesias hizo bascular su intervención sobre seis preguntas que Rajoy dejó sin contestar. "Si nos convence, es que es usted un incompetente, porque solo un incompetente podía no saber lo que ocurría en su partido. Si no nos convence, seguiremos pensando que miente y le exigiremos responsabilidades", dejó como prólogo de sus seis interrogantes: por qué mandó aquel SMS a Bárcenas cuando sabía que tenía cuentas millonarias en Suiza, si reconoce los pagos asociados a su nombre que aparecen en los papeles del extesorero, cuándo "mintió" —cuando "detalló" los costes de la campaña de las generales de 2000, que él dirigió, o cuando dijo en la Audiencia no saber nada de cuestiones económicas del PP—, en qué momento "preciso" se "enteró" de la financiación "ilegal" de su partido, si sigue creyendo que Ana Mato, Esperanza Aguirre o Rodrigo Rato son "buenos colaboradores" y si piensa que los ciudadanos le creen cuando argumenta que no sabía "nada" de lo que se cocía en el PP.

Iglesias: "Solo un incompetente podía no saber lo que ocurría en su partido". Rajoy no responde sus seis preguntas y le atiza con Venezuela e Irán

El presidente no se dio por enterado y a las seis preguntas del líder de Unidos Podemos opuso dos de cosecha propia: "Si hay un partido que se ha financiado con dinero de Venezuela e Irán, sí me importa". Una idea que también había sacado a relucir el portavoz popular, Rafa Hernando: "Usted no es libre, señor Iglesias. Sobre usted manda quien le paga". Rajoy también pidió al líder del partido morado, que "está a favor de la transparencia", que aclarase las "consecuencias políticas, sobre todo en Cataluña", de la cena que mantuvo el pasado sábado con el presidente de ERC, Oriol Junqueras, en casa del empresario Jaume Roures. Cita que fue desvelada por El Confidencial. Iglesias, ya en pasillos, volvió a negar cualquier tipo de financiación irregular de Podemos, y en la tribuna se despidió con un "devuelvan todo el dinero robado" e insistiendo en que buscará sacarle de La Moncloa: "Vamos a seguir trabajando para echarles del Gobierno".

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

Albert Rivera repartió estopa al Gobierno, aunque también al PSOE y a Unidos Podemos por haberse empeñado en un formato, el del pleno, que él siempre condenó por no ser útil, pues solo iba a servir, como así fue, para que Rajoy soltara "un mitin". "¿Qué se esperaban? ¿Va a decir en un mitin la verdad cuando a lo mejor no lo ha dicho en los tribunales?". Ciudadanos siempre creyó más oportuno que el presidente fuera interrogado en la comisión de investigación, a la que de todos modos tendrá que ir, y contestar "bajo juramento". El líder naranja subrayó, cargando contra el PP, que para hacer reformas "hay que tener legitimidad y ganas" y el Gobierno no tiene ni una cosa ni la otra porque "arrastran los pies". "El PP no tiene remedio ni va a afrontar la corrupción", así que "por lo menos" hay que "acabar la legislatura reformando la democracia española", apremió Rivera, quien adelantó que el próximo lunes su partido presentará su propuesta de limitación de mandatos, que espera apoyen PSOE y Unidos Podemos.

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

Rajoy no encontró tregua en los demás portavoces. Joan Tardà, de ERC, atacó con vehemencia al presidente y a su partido por la corrupción, aunque no se privó de sacar a pasear el desafío separatista: "Optaremos por la valentía democrática de votar el 1 de octubre. Le dejamos a usted la fuerza bruta y corrupta", acabó, para resaltar que el 1-O Cataluña dirá "adiós corrupción, bienvenida república". Aitor Esteban, del PNV, le recordó que debe "explicaciones" al país y a los votantes del PP y le reprochó no haber dado ningún dato nuevo durante una comparecencia que se probó, a la postre, "insulsa" y sin información adicional pero que en buena medida, aguijoneó, responde a la "pelea de gallos" entre PSOE y Unidos Podemos por hacerse con el liderazgo de la oposición.

Rajoy evita hablar de Gürtel y Bárcenas y reta a la oposición a presentar otra moción

El jefe del Ejecutivo pudo encontrar un mínimo auxilio en Íñigo Alli, portavoz de UPN, y en Isidro Martínez Oblanca, de Foro —socios electorales del PP—, y también en Ana Oramas, la representante de Coalición Canaria, que aunque reconoció que el líder del PP ha de comparecer en la comisión de investigación, "y lo antes posible", y si es necesario, hasta en dos ocasiones, hoy "no era el día" para que se explicase, justo tras los atentados de Barcelona y Cambrils y en medio de la deriva soberanista en Cataluña. Pero, obviamente, el mejor resuello lo halló Rajoy en Rafa Hernando, que cargó contra la oposición por su "cinismo", por no dar cuentas de sus casos de corrupción y por lanzarse a "estigmatizar a un partido honrado" y disparar a un presidente "intachable".

Tardà mete la cuña independentista: el 1-O Cataluña dirá "adiós corrupción, bienvenida república". "Le dejamos la fuerza bruta y corrupta"

A las 12:06, el pleno había concluido. Tres horas de debate para arrancar el curso político y para volver a aflorar la presunta corrupción del PP. Pero tres horas baldías para obtener nueva información sobre Gürtel, Púnica o Lezo. Rajoy salía indemne, aunque a costa de no responder a nada.

Una jornada marcada también por el 17-A, Cataluña y la limitación de mandatos de Ciudadanos

El recuerdo de los atentados de Barcelona y Cambrils del 17 de agosto estuvo muy presente en la sesión plenaria extraordinaria de este miércoles. El Congreso guardó un minuto de silencio por las víctimas de Cataluña justo en el arranque del pleno.

La presidenta de la Cámara, Ana Pastor, definió el gesto como una "prueba" de "condena al terrorismo", contra el que es necesaria la "unidad de los españoles por la libertad, la democracia y contra la violencia". Pastor también agradeció la labor de las Fuerzas de Seguridad, los servicios de emergencia y la ciudadanía. Los ataques también estuvieron presentes en los discursos del presidente del Gobierno y de los portavoces

Albert Rivera aprovechó el pleno para hacer un anuncio. El próximo lunes, su partido presentará en la Cámara su proposición de limitación de los mandatos presidenciales a ocho años. Una propuesta que engarza con las reformas en materia de regeneración democrática que C's pretende liderar y que saldrá, prometió, "con o sin apoyo del PP", dado que en todo caso buscará una mayoría alternativa. Rajoy en todo momento se ha resistido a asumir esa demanda, pese a que la firmó hace un año. 

Por eso, el presidente de la formación naranja se dirigió a Margarita Robles y Pablo Iglesias, para que ambos grupos se sumen a la medida, porque "no valen mítines y luego impedir las reformas democráticas que necesita España". "Se ponen más nerviosos con las propuestas de reformas que con las críticas", lanzó ante los cuchicheos de la bancada popular. 

A Robles, los periodistas le preguntaron si su partido prestará apoyo a la propuesta de C's. La portavoz no quiso contestar y devolvió la pelota: el "principal apoyo" del PP es, precisamente, Rivera, quien deberá dar "explicaciones" por un pacto de investidura que, a juicio de los socialistas, "no se está cumpliendo". Pero el PSOE sí ha venido mostrando su aval a esta medida en los últimos meses y se lo trasladó Pedro Sánchez a Rivera en su reunión bilateral del pasado junio.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
21 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios