REUNIÓN DE LA COMISIÓN PERMANENTE DEL PSOE EN FERRAZ

Sánchez y Rajoy pactan armar una "postura común" frente la ley de desconexión

Los dos líderes charlan por teléfono y acuerdan mantener un contacto "fluido" en la recta final hacia el 1-O. El PSOE aplaude la "proporcionalidad" y "eficacia" con la que actúa el Gobierno

Foto: Pedro Sánchez, con José Luis Ábalos, Cristina Narbona y Adriana Lastra, este 28 de agosto en Ferraz. (EFE)
Pedro Sánchez, con José Luis Ábalos, Cristina Narbona y Adriana Lastra, este 28 de agosto en Ferraz. (EFE)

El desafío independentista va a más y cada vez está más cerca. Y el PSOE no quiere mostrar ningún tipo de fisuras con el Gobierno en la respuesta legal, aunque otra cosa sea el abordaje político del conflicto con Cataluña. La prueba está en que Pedro Sánchez está dispuesto a defender una "postura común" con el Ejecutivo de Mariano Rajoy para parar el reto soberanista.

El compromiso no es nuevo en sí mismo, pero sí se renovó este mismo lunes. Una vez que Junts pel Sí y la CUP adelantaron que hoy se conocerían los detalles de la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República Catalana —y que pretenden aprobar en el Parlament antes del referéndum del 1 de octubre—, el secretario general del PSOE envió un mensaje al presidente del Gobierno para preguntarle si podían hablar. Automáticamente Rajoy le llamó por teléfono. Según relató posteriormente en rueda de prensa el portavoz de la ejecutiva, Óscar Puente, ambos no profundizaron en las medidas que se adoptarán para detener el desafío independentista. Pero sí quedaron en "mantener un contacto lo más fluido posible" para coordinar una "postura común", una "posición conjunta" frente a uno de los mayores órdagos al Estado desde la Transición, y que no se ha detenido pese a los atentados de Barcelona y Cambrils del pasado 17 de agosto.

Los dos dirigentes no profundizan en las medidas que se emplearán para combatir el 1-O, solo acuerdan por ahora ir "de la mano" para frenarlo

Sánchez trasladó a Rajoy el "rechazo frontal" del PSOE a la llamada 'ley de desconexión' porque supone "un engaño y un nuevo desafío" al Estado de derecho, valoración que horas antes había avanzado el primer secretario del PSC, Miquel Iceta, con el que la coordinación con Ferraz es total. "El PSOE se opone frontalmente. Es un engaño más", dijo Puente, porque "no habrá referéndum", o al menos no lo habrá con las "garantías" y la "validez" suficientes para ser considerado como tal, y con seguridad el 2 de octubre "no puede haber una república catalana".

"No garantizamos, como hace el Gobierno, que no vaya a haber votación. Pero sí dejamos claro que no apoyamos ese referéndum y tenemos claro que no tendrá ningún efecto práctico de producirse". Hasta ahora, el presidente ha venido insistiendo en que no habrá ningún tipo de consulta el 1-O, y que ni siquiera se tolerará un sucedáneo como el 'proceso participativo' del 9-N, aunque tampoco ha aclarado cómo lo impedirá. Los socialistas, en cambio, sí cuentan con que pueda repetirse algún remedo del 9-N, pero siempre apostillan que no servirá para nada.

Sánchez y Rajoy pactan armar una "postura común" frente la ley de desconexión

Mejor no hablar de hipótesis

De cualquier modo, las medidas concretas para frenar en seco los planes de Junts pel Sí y de la CUP no están aún sobre la mesa. El PSOE no pide por ahora, al menos públicamente, que el Ejecutivo facilite más detalles. Lo que los dos líderes acordaron este lunes, en consecuencia, es "mantener el diálogo" para que PSOE y PP "vayan de la mano en su respuesta a este desafío" soberanista, ahondó el portavoz en rueda de prensa tras la reunión de la comisión permanente de la ejecutiva federal, el núcleo duro de mando.

El proyecto del PSOE para Cataluña, emanado de la 'Declaración de Barcelona', se conocerá el próximo 4 de septiembre. Se retrasa una semana por el 17-A

El también alcalde de Valladolid no quiso pronunciarse sobre "hipótesis", como la eventualidad de que el Gobierno deba recurrir a las Fuerzas de Seguridad para impedir que las urnas salgan a la calle o se participe del 1-O. Los socialistas prefieren mantener la prudencia. Tampoco quieren concretar hasta dónde llega su apoyo al presidente. Tras su reunión en La Moncloa del pasado 6 de julio, Ferraz remarcó que no respaldará la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que habilita al Estado a intervenir Cataluña en caso de desobediencia. Puente no se refirió a ese precepto de la Carta Magna. Su partido, ya lo dijo también Iceta este lunes, defiende responder con "proporcionalidad" y "eficacia", y "así se está moviendo el Gobierno", en ese terreno. Así que por el momento la dirección de Sánchez no dirige ningún reproche a Rajoy respecto a la réplica legal y aplaude los pasos que va dando, tal y como precisaron fuentes de la cúpula tras la comparecencia del portavoz.

Sánchez y Rajoy pactan armar una "postura común" frente la ley de desconexión

El otro plano que ha de activarse, cree el PSOE, es el político. La dirección de Sánchez insiste en que "se puede conciliar" la "defensa de la legalidad" con el "apoyo al diálogo". Pero en esta ocasión no hubo críticas directas a la actitud de Rajoy. Los socialistas seguirán, eso sí, su propio camino. La previsión inicial, como anunció el pasado 16 de agosto la vicesecretaria general, Adriana Lastra, era que este lunes se reuniera la ejecutiva en plenario para aprobar la batería de medidas que desplegará el partido para detener el choque de trenes con Cataluña y buscar un mejor encaje territorial, un paquete derivado directamente de la 'Declaración de Barcelona' que PSOE y PSC acordaron a mediados de julio. Pero los atentados del 17-A cambiaron los planes. Sánchez decidió retrasar la convocatoria una semana, de modo que será el próximo 4 de septiembre cuando se comunicarán las iniciativas que emprenderá el PSOE, de ahí que este lunes solo se vieran las caras los miembros de la permanente. Puente rehusó avanzar las medidas y los plazos y apremió a los periodistas a esperar siete días.

Críticas por la manifestación

El portavoz no se anduvo con paños calientes cuando se refirió a la manifestación del pasado sábado en Barcelona, empañada por los abucheos al Rey y al Gobierno y la demostración de 'esteladas'. Él mismo introdujo la reprobación al comportamiento de los independentistas en su intervención inicial, antes de las preguntas de la prensa. Aunque la actitud "mayoritaria" de los ciudadanos fue "el que cabía esperar", de repulsa del terrorismo, sí hubo una "minoría organizada" que utilizó la concentración "con intenciones políticas", para instrumentalizarla a favor del 'procés'. "Era el día de las víctimas, de la solidaridad y de la unidad. Utilizar la ocasión para quebrar el recuerdo a las víctimas y la unidad de los demócratas no es de recibo".

Sobre el boicot de la marcha en Barcelona: "Utilizar la ocasión para quebrar el recuerdo a las víctimas y la unidad de los demócratas no es de recibo"

Puente no quiso señalar a "ningún culpable" de lo ocurrido. No señaló a la Generalitat ni al Ayuntamiento de Barcelona, si bien sí reconoció que la Assemblea Nacional Catalana (ANC) "asumió" participar en la organización. Solo subrayó que la exhibición del músculo independentista estaba "claramente organizado" porque las pancartas estaban "perfectamente impresas", concentradas en la cabecera de la manifestación y estratégicamente situadas para que fueran captadas por las cámaras.

Sánchez y Rajoy pactan armar una "postura común" frente la ley de desconexión

Aunque "no se puede tomar una parte por el todo", dijo el portavoz, tampoco se puede "negar" la existencia de ese poderoso núcleo soberanista que emborronó la marcha y que "no estuvo a la altura de las circunstancias, ni de lo que la ciudadanía" esperaba al asistir a ella, ya que el motivo era otro: el rechazo al terrorismo. El dirigente, al tiempo, puso en valor la actitud de su partido, que, "como siempre", estuvo "alejado de la instrumentalización" de los atentados.

El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, junto a Pedro Sánchez, el pasado 26 de agosto en Barcelona en la manifestación contra los atentados del 17-A. (EFE)
El vicepresidente de la Generalitat, Oriol Junqueras, y la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, junto a Pedro Sánchez, el pasado 26 de agosto en Barcelona en la manifestación contra los atentados del 17-A. (EFE)


Respecto a la asistencia del Rey, nada que objetar desde el PSOE. Su presencia, la primera de un jefe del Estado en una manifestación de repulsa del terrorismo en España, fue "acertada".

"Rajoy ha engañado a Ciudadanos y Ciudadanos se ha rendido"

Para el PSOE, esta semana estará atravesada por una cita clave: la comparecencia de Mariano Rajoy en el pleno del Congreso para explicarse sobre la trama Gürtel. La sesión será finalmente este miércoles 30 de agosto, a las 9 de la mañana. Una ocasión marcada en rojo porque "la corrupción no prescribe" y el presidente, a juicio de los socialistas, debe dar cuenta de los escándalos en su partido en el hemiciclo. 

Óscar Puente también aludió al hecho de que se cumple el primer aniversario del pacto de investidura de PP y Ciudadanos. El PSOE, dijo el portavoz, tiene la sensación de que el presidente "ha engañado" a la formación de Albert Rivera, puesto que "no cumple la mayoría" de las 150 medidas suscritas, por no hablar de que en materia de regeneración democrática, bandera estrella de C's, se ha avanzado "poco o nada". "Ciudadanos se ha rendido y ha renunciado a exigir al Gobierno que cumpla las medidas", subrayó Puente. 

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios