también al resto de procesados por el 'procés'

La ley de desconexión catalana se aprobará antes del 1-O e incluye la amnistía de Mas

Junts Pel Sí y la CUP han presentado la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, que incluye tres idiomas oficiales, doble nacionalidad y la creación del Tribunal Supremo catalán

Foto: Una mujer vota en la consulta del 9 de noviembre de 2014. (EFE)
Una mujer vota en la consulta del 9 de noviembre de 2014. (EFE)

Junts pel Sí y sus socios de la CUP han dado luz verde a que la Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, una de las leyes clave de la desconexión con España, se apruebe antes del referéndum del 1 de octubre. En rueda de prensa, el presidente del grupo parlamentario de Junts pel Sí en el Parlament, Lluís Corominas, ha explicado que esta "ley suprema" entrará en vigor únicamente si gana el sí a la independencia, y abarcará desde el referéndum hasta la "fundación de la nueva república catalana". De ser así, "tiraremos hacia delante e iremos a elecciones constituyentes" encaminadas a la elaboración y aprobación de la Constitución del nuevo Estado catalán.

[Lea aquí el texto de la proposición del ley de transitoriedad jurídica]

Le ley, que cuenta con 89 artículos, prevé en una de sus disposiciones finales la suspensión de la misma si gana el no, extremo que los secesionistas no contemplan. Con esta norma, el Govern quiere regular jurídicamente el paso del autonomismo a la independencia de Cataluña si el próximo 1-O vence el sí. De esta manera, los independentistas comienzan a sentar las bases del nuevo Estado catalán con una ley que ha tardado varios meses en ser redactada y que ha enfrentado a las dos formaciones.

Corominas ha asegurado que el objetivo es que los partidarios del sí "tengan un marco jurídico claro" y que el referéndum sea "vinculante". Dicha ley se prevé que se aprueba antes del 1 de octubre y será presentada en el registro este martes; sin embargo, el Govern no ha ofrecido fechas de cuándo y cómo se tramitará en el Parlament y si se hará a través de un procedimiento exprés. Misma línea han mantenido con respecto a la ley del reférendum, sin fecha aún para su aprobación.

Amnistía para Mas y Tribunal Supremo propio

La Ley de Transitoriedad Jurídica y Fundacional de la República, que califica Cataluña como "una república de derecho, democrática y social", contempla la negociación de la deuda con España así como la doble nacionalidad. Tendrán nacionalidad catalana los extranjeros, que deberán acreditar que viven en Cataluña desde 2012, y los que tengan nacionalidad española y lleven dos años empadronados en Cataluña a fecha de 31 de diciembre de 2016. También se reconocen tres lenguas oficiales: el catalán, el castellano y el aranés. Las tres tendrán los mismos derechos lingüísticos.

Entre los 89 artículos destaca la amnistía para todos los condenados por el 'procés', entre ellos el 'expresident' de la Generalitat Artur Mas y los 'exconsellers' Francesc Homs, Irene Rigau y Joana Ortega. También se garantizan las pensiones y las prestaciones sociales de todos los catalanes. Respecto al control de las fronteras, este será asumido por la Generalitat así como la Administración Aduanera y Tributaria.

Sobre cómo y cuándo se celebrarán elecciones constituyentes, la norma explica que serán "después" del referéndum del 1 de octubre. Una vez se celebre, el Parlament cambiará su nombre a Assemblea Constituent —Asamblea Constituyente—, que se encargará de trabajar en la redacción de la nueva constitución de Cataluña. Una vez esté el texto listo, se convocará un referéndum para que los ciudadanos la ratifiquen o no.

El expresidente de la Generalitat Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega.
El expresidente de la Generalitat Artur Mas, Irene Rigau y Joana Ortega.

El Ejército español, fuera de Cataluña

Más cambios. La Generalitat cambiará su denominación a Administración de la Generalitat y su presidente será el jefe del Estado. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña pasará a ser el Tribunal Supremo catalán, y el fiscal general del Estado catalán será nombrado por el Parlament y no por el Govern, "garantizando plena independencia". Además, tendrá su propio Consejo General del Poder Judicial, que se denominará Sala de Gobierno y estará formado únicamente por jueces. La norma, que recordamos que solo entraría en vigor si ganara el sí, también prevé descartar la Sala 5 de jurisdicción militar, si bien se mantendrían las otras cuatro salas: civil, penal, contencioso administrativa y social.

Aunque la ley contempla que la Generalitat asumirá todos los funcionarios, es decir, que todos los servicios públicos funcionen con total normalidad, el Ejército de España no entra en este apartado. Por tanto, los soldados de los tres ejércitos dejarán de tener jurisdicción en territorio catalán.

Cataluña, ¿dentro de la UE?

Convencidos de que una Cataluña independiente permanecerá en la Unión Europea, la ley de transitoriedad jurídica preveía en su borrador este extremo. En este punto, la ley asume como propio el derecho internacional, así como el derecho de la UE dentro de su futuro ordenamiento jurídico.

La ley de desconexión catalana se aprobará antes del 1-O e incluye la amnistía de Mas

De esta manera, los secesionistas han hecho caso omiso a la enésima advertencia de la UE y, en concreto, a la última del presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker. Tal y como pudo saber El Confidencial el pasado mes de julio, Juncker explicó a la eurodiputada Beatriz Becerra a través de una carta que la independencia significaría salir de manera inmediata de la UE. "Respecto a ciertos escenarios, como el de la separación de una parte de un Estado miembro o la creación de un nuevo Estado, este no sería neutro en lo que respecta a los tratados europeos”, afirmó Juncker. Dicho de otro modo, la independencia tendría consecuencias legales. Los países, en este caso España, son los que pertenecen al club comunitario. Y si se deja de formar parte de uno de ellos, se toma la puerta de salida de la Unión.

"Un golpe de Estado"

Ante este último desafío de los independentistas, el Gobierno considera que ya no queda "ni un mínimo de sensatez" en la Generalitat de Cataluña y advierte de que la ley de transitoriedad "nunca entrará en vigor" porque el Ejecutivo va a "hacer cumplir las leyes". Por ello, el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, han mantenido este lunes una conversación sobre esta cuestión en la que han acordado trabajar en una posición conjunta ante "el desafío soberanista catalán".

Por su parte, el líder del PP de Cataluña, Xavier García Albiol, se ha mostrado partidario de aplicar el artículo 155 de la Constitución si se hace "efectivo" el intento de los independentistas de "perpetrar un golpe de Estado".

Desde el PSC, Miquel Iceta cree que lo ocurrido este lunes en el Parlament "es un nuevo proceso engañoso porque no habrá ni referéndum el día 1 de octubre ni el 2 tendremos república". Misma línea ha seguido la portavoz de Ciudadanos en Cataluña, Inés Arrimadas, que ha dado un paso más y ha pedido la convocatoria de elecciones autonómicas. "Estamos preparados para liderar la alternativa", ha apuntado.

Cataluña

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
35 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios