Sánchez, dispuesto a retrasar la reforma de la Constitución tras el 1-O si hay consenso
  1. España
REUNIÓN DE LAS EJECUTIVAS DE PSOE Y PSC EN BARCELONA

Sánchez, dispuesto a retrasar la reforma de la Constitución tras el 1-O si hay consenso

El líder echa el freno respecto a los últimos días y cede ante C's: no abrirá el foro parlamentario para discutir la revisión de la Carta Magna de forma inminente. Pero sí lo hará con o sin el PP

placeholder Foto: Pedro Sánchez y Miquel Iceta, durante la reunión de este viernes en Barcelona, en la sede del PSC. (EFE)
Pedro Sánchez y Miquel Iceta, durante la reunión de este viernes en Barcelona, en la sede del PSC. (EFE)

Pedro Sánchez no correrá. Pese a que en los últimos días su dirección quería pisar el pie en el acelerador y promover la apertura del debate de la reforma constitucional cuanto antes, sin dilación, ahora el secretario general opta por echar el freno. El PSOE no presentará la solicitud de creación de un órgano parlamentario encargado de discutir la revisión de la Carta Magna de forma inminente. Ahora se impone un plazo más dilatado: en el próximo periodo de sesiones, que se extiende de septiembre a diciembre. Y no pondrá pegas a que se abra ese espacio de diálogo tras el referéndum unilateral del 1 de octubre si así lo exige, por ejemplo, Ciudadanos, el más renuente a mezclar el debate constitucional con el desafío independentista. A lo que sí está dispuesto es a que se alumbre ese marco de discusión en el Congreso aun sin el concurso del PP. Si los socialistas logran tejer una mayoría alternativa capaz de propiciar la apertura de ese foro, no se arrugarán. Quiera o no Mariano Rajoy.

El secretario general ya ha aclarado algo más el terreno de juego. Y lo hizo después de la reunión de su ejecutiva con la del PSC, liderada por Miquel Iceta, en la capital catalana. Una 'cumbre ' de los dos partidos a la que ambos conferían mucha importancia por el momento de tensión creciente con la Generalitat y de la que salió la 'Declaración de Barcelona', un acuerdo entre las dos direcciones que viene a concretar y perfilar lo contenido en otra declaración, la de Granada, que se aprobó hace justo cuatro años, en los tiempos de Alfredo Pérez Rubalcaba.

[Consulta aquí en PDF la 'Declaración de Barcelona']

El texto pactado entre las dos formaciones dedica un apartado específico a la reforma federal de la Constitución. Sostiene que esa modificación de la Ley Fundamental de 1978 deberá contemplar "al menos cuatro grandes cuestiones". Uno, el "reconocimiento de las aspiraciones nacionales de Cataluña". Dos, "unas nuevas reglas para el reparto competencial que mejoren el autogobierno de la Generalitat desde el respeto y la lealtad institucional". Tres, un pacto sobre una nueva financiación autonómica. Y cuatro, el establecimiento de un "Senado federal como mecanismo de representación territorial de las comunidades autónomas". Y añade el documento: "El éxito de esta reforma exige un consenso sólido. No hay otro camino que el diálogo y el entendimiento entre las distintas fuerzas políticas. Por ello, los socialistas consideramos prioritario impulsar en el próximo periodo de sesiones una subcomisión, o en el órgano parlamentario que se considere más conveniente, avalada por un amplio grado de acuerdo que comience a trabajar en sus contenidos desde los principios del consenso, el diálogo y la pluralidad".

Si Rivera cree que hay que abrir el debate constitucional tras el 1-O, perfecto, pero que se haga. El 1-O son todos los días

Al indicar "el próximo periodo de sesiones" quedaba abierta la duda. ¿Cuándo? ¿Septiembre, antes del referéndum independentista del 1 de octubre, o bien después, avanzado el otoño? "¿Por qué poner fecha cuando lo que es urgente es poner encima de la mesa una solución? Hay responsables políticos que consideran que hay que empezar a hablar a partir del 1 de octubre. Pero el 1-O es hoy, es mañana y los días necesarios para consensuar una solución política que resuelva la crisis territorial. Ponemos sobre la mesa soluciones, puntos de encuentro, reivindicamos política. Por nosotros no va a quedar". Sánchez insistió, durante su comparecencia conjunta con Iceta, en que los socialistas no son "dogmáticos", que están "abiertos" a escuchar otras propuestas que se planteen, y recordó que la reforma constitucional "no es un fin en sí mismo, sino el procedimiento, el camino para reconstruir muchos de los consensos rotos".

Foto: Pedro Sánchez y Albert Rivera, en los actos por el IV Centenario de la muerte de Cervantes, el 21 de abril de 2016. (EFE)


"El vehículo es lo menos importante"

El líder socialista hizo hincapié en que "próximo periodo de sesiones" no es sinónimo de "septiembre". "Si Albert Rivera considera que hay que hacerlo [abrir el debate de la revisión de la Carta Magna] después del 1-O, perfecto, pero que se haga", puso como condición. O sea, que no le importa ceder en una de las peticiones que le hizo el presidente de Ciudadanos, que verbalizó él mismo en el Congreso el pasado miércoles: sí a abrir el melón de la Constitución, pero no ahora. Sánchez transige, aunque cree que "no hay que esperar al 1-O". Asimismo, negó que su partido actúe movido por la "premura", porque esta propuesta, la de la discusión sobre el retoque del texto de 1978, viene de muy atrás, de Granada, así que lo "importante" es que se empiece a salir de una "falsa disyuntiva", "el inmovilismo y el rupturismo y retroalimentación entre separatistas y separadores". "Política y encuentro. Azaña decía que la política debe ser palabra y acción. Pues eso".

El líder socialista carga contra el "inmovilismo" de Rajoy: "Aspira a gobernar España sin Cataluña" y así está "abandonando a toda la sociedad catalana"

¿En qué tipo de formato piensa el PSOE? Tampoco lo concreta en su documento. Se plantea comisión de estudio, comisión mixta Congreso-Senado, una subcomisión dentro de la Comisión Constitucional... "El vehículo es lo menos importante. Lo importante es ponerse a debatir de una vez por todas. Nos gustaría abrir en el próximo periodo de sesiones esta subcomisión. Pero si no es con el Grupo Popular, que es lo que le pido a Mariano Rajoy, que camine de la mano del resto de fuerzas parlamentarias para abrir conjuntamente esa subcomisión, sea con el líder de Ciudadanos, con Albert Rivera, y con el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias", ya que ambas formaciones comparten la necesidad de retocar la Ley Fundamental. Ahí estaba otro de los puntos fundamentales de su discurso: el compromiso de que forzará la apertura de ese foro parlamentario esté o no el PP, porque PSOE y los emergentes tienen mayoría en la Cámara Baja para poder hacerlo. Fuentes socialistas sí confirmaron que la dirección confía en que una vez constituido ese órgano parlamentario, el PP entrará en los debates, porque no hacerlo sería tanto como evidenciar su aislamiento.

Pedro Sánchez ofrece a Cataluña "soluciones inmediatas y de fondo": "El 1-O es hoy"

Moción para anular la sentencia de Companys

De fondo, estaba la apelación, una vez más, al Ejecutivo, para que se mueva. "Rajoy aspira a gobernar España sin Cataluña" y "cuando no ofrece soluciones políticas", en realidad el presidente está "abandonando a toda la sociedad catalana, independentistas y no independentistas". "La obligación es gobernar con Cataluña", reiteró, y pensar en el diálogo, porque "si la política fuera solo el respeto escrupuloso a la ley, gobernarían los jueces", y los políticos "no se pueden esconder detrás de los tribunales". El PSOE, en cambio, "quiere gobernar España con Cataluña y los catalanes" y convertirse en la "gran avenida de la política y el encuentro que desborde la vía estrecha, unilateral e ilegal que plantea el independentismo". Los socialistas, en consecuencia, ofrecen soluciones "inmediatas y de fondo" comprendidas en la 'Declaración de Barcelona', que sirven para defender la Constitución y el Estatut y evitar que "Cataluña se sitúe fuera de la legalidad".

PSOE y PSC quieren que la Constitución recoja las "aspiraciones nacionales" de Cataluña. Fuentes de Ferraz insisten: no hace falta cambiar el artículo 2

"Hay mucho que se puede hacer en el ámbito legislativo y parlamentario para distender esta confrontación entre gobiernos", indicó Sánchez, esgrimiendo el documento acordado este viernes con el PSC. "Y animamos al resto de fuerzas a ayudarnos a consensuar estas iniciativas y la reforma constitucional". Medidas que van desde la descentralización del Poder Judicial, el aumento de las inversiones para Cataluña, el blindaje de la lengua o una nueva financiación autonómica. Hay otra más, que ambas formaciones presentaron aparte, y que se llevará ya al Congreso, y es una proposición no de ley para anular las sentencias contra el 'expresident' de la Generalitat Lluís Companys otras dictadas por los tribunales de la dictadura, una moción de carácter muy simbólico.

placeholder Pedro Sánchez, acompañado por Adriana Lastra (i), Núria Parlon (2d), Cristina Narbona (3i), José Luis Ábalos (d) y Carles Ruiz (2i), a su llegada a la reunión en la sede del PSC en Barcelona. (EFE)
Pedro Sánchez, acompañado por Adriana Lastra (i), Núria Parlon (2d), Cristina Narbona (3i), José Luis Ábalos (d) y Carles Ruiz (2i), a su llegada a la reunión en la sede del PSC en Barcelona. (EFE)


Durante la comparecencia conjunta en la todavía sede del PSC, en la calle de Nicaragua de Barcelona, fue recurrente la pregunta sobre cómo debían materializarse esas "aspiraciones nacionales" de Cataluña. Se les preguntó a Sánchez e Iceta si descartaban que ese reconocimiento se hiciera a través del artículo 2 de la Constitución, uno de los preceptos más sensibles de la Carta Magna, porque es el que consagra la "unidad indisoluble" de España y la que garantiza el derecho de autonomía a las "nacionalidades y regiones que la integran". Hasta ahora, el secretario general y su equipo habían insistido en que perfeccionar el reconocimiento del carácter plurinacional del Estado que aprobó el 39º Congreso podía hacerse a través del Título VIII, el que detalla el reparto competencial, y no hacía falta tocar el artículo 2.

Sánchez promete que estará "muy presente" en Cataluña en los próximos meses, y abrirá una ronda de consultas para explicar la propuesta socialista

La rueda de prensa indujo al principio al despiste. Iceta subrayó que lo importante es "abrir el espacio de deliberación" y por tanto "no sería correcto" que los socialistas se cerrasen en una "única posición", porque la mejor es la que "surja del consenso". El primer secretario puntualizó que la expresión "aspiraciones nacionales", por cierto, ya estaba reflejada en la 'Declaración de Granada', y era cierto. Después, Sánchez tampoco descartó nada y volvió a la idea de que la reforma constitucional es un "camino para reconstruir los consensos rotos", y no "un fin en sí misma". Sin embargo, fuentes de su entorno aclararon después que ese planteamiento es "absurdo": el PSOE cree que basta con que se introduzca el reconomiento de la plurinacionalidad del Estado en el Título VIII, pero "si el PP considera que es mejor hacerlo vía artículo 2, pues se estudiará", pero como no tiene pinta de que el partido de Rajoy vaya a hacerlo, pues esa hipótesis es difícil que se materialice. En la cúpula del PSOE recuerdan que el 2 es uno de los preceptos que, para su revisión, necesita una mayoría reforzada, con lo que el concurso del PP es imprescindible.

Foto: La presidente andaluza, Susana Díaz, sonríe en su escaño durante la sesión de control al Ejecutivo en el Parlamento de Andalucía en Sevilla. (EFE)

Hoja de ruta para todas las federaciones

En cualquier caso, el PSOE seguirá defendiendo la concepción "plurinacional" de España. Sánchez lanzó un aviso, preguntado por la omisión de ese término en la ponencia congresual del partido en Andalucía o los "recelos" que esa expresión genere en otros territorios. "El congreso del partido es soberano y en él están representadas todas las federaciones del PSOE. El PSOE-A defiende lo mismo que nosotros, el federalismo cooperativo. Podemos hablar de distintos términos, pero la línea es la misma. El congreso dejó clara la hoja de ruta del PSOE en su conjunto". Un mensaje inequívoco para Susana Díaz.

Iglesias y Sánchez mantendrán el lunes una reunión para empezar a trabajar "la alternativa de gobierno"

Sánchez anunció además que quiere estar "muy presente" en los próximos meses en Cataluña, donde abrirá una "ronda de consultas con responsables políticos, sociales, intelectuales y sociedad civil" para explicarles la propuesta socialista. ¿También con el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont? Dijo lo mismo que en otras ocasiones: estará "encantado" de entrevistarse con él. Pero no puso fecha.

Sánchez e Iglesias avanzan en su alianza y se citan el lunes tras el pacto en Castilla-La Mancha

Apenas tres minutos antes del comienzo programado de la reunión de las dos ejecutivas socialistas, Ferraz y Podemos informaron de que sus respectivos líderes, Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, volverán a verse. Será en el Congreso, el próximo lunes 17 de julio, y a las 17 horas. La particularidad de esta cita radica en que será un encuentros de las delegaciones de PSOE y Podemos, que los respectivos secretarios generales encabezarán. Hasta ahora, ambos se veían solos, sin sus equipos. Así ocurrió la última vez, el pasado 27 de junio

Es la señal de que las dos direcciones comienzan a trabajar juntas y la visualización del refuerzo de sus lazos. Con el gesto, ambos partidos quieren conferirle a la cita -acordada por las dos portavoces parlamentarias, Margarita Robles e Irene Montero- el máximo nivel.

El encuentro se anuncia apenas unas horas después de que el presidente manchego, el socialista Emiliano García-Page, ofreciese al secretario regional de Podemos, José García Molina, la entrada en su Gobierno para garantizarse la "estabilidad" para el resto de la legislatura. A cambio, Podemos apoyará los Presupuestos de 2017 y ya tiene comprometido el respaldo al marco de las cuentas de 2018. Serán las bases moradas las que decidirán si ese cogobierno se consuma. 

Para Sánchez e Iglesias, el nuevo Ejecutivo manchego -Page ofreció a Molina dos puestos en su Gabinete de nueva creación, uno de ellos la Vicepresidencia y otro, la consejería de coordinación del Plan de Garantías Ciudadanas- funcionará como un banco de pruebas perfecto del nuevo tiempo de sus relaciones. Hasta ahora, los dos partidos no habían compartido juntos un Gobierno autonómico. El líder socialista defendió en las primarias la cooperación con Podemos, el acercamiento a una fuerza que consideraba básica para construir la alternativa. Iglesias, por su parte, celebró el acuerdo en Castilla-La Mancha y felicitó a García Molina: "A veces solo gobernar garantiza el cambio", saludó en Twitter

Sánchez señaló en su rueda de prensa en Barcelona que estaba "informado" de las gestiones de Page y se congratuló del acuerdo. Subrayó que como presidente regional, tiene "autonomía" para decidir los acuerdos de gobierno con otras fuerzas.

"Como ejecutiva, el PSOE queremos que haya estabilidad parlamentaria, estabilidad en el Gobierno, que salgan adelante las importantes políticas sociales en el anteproyecto de presupuestos, que afortunadamente se desbloquearán como consecuencia de este acuerdo de las dos fuerzas progresistas", mantuvo, a preguntas de los periodistas. 

Señor con maletín

Detrás de toda gran historia hay otra que merece ser contada

Conoce en profundidad las 20 exclusivas que han convertido a El Confidencial en el periódico más influyente.
Saber más
39° Congreso Federal del PSOE Patxi López Noticias de Podemos Congreso de los Diputados Senado Nacionalismo Albert Rivera Mariano Rajoy Reforma de la financiación autonómica Miquel Iceta Castilla-La Mancha Emiliano García-Page PSC José Luis Ábalos Susana Díaz Meritxell Batet Congresos PSOE Partido Popular (PP) Carles Puigdemont Pablo Iglesias Generalitat de Cataluña Independencia de Cataluña Alfredo Pérez Rubalcaba Cataluña Referéndum Cataluña 1-O Barcelona Referéndum Pedro Sánchez Barones del PSOE PSOE Ciudadanos
El redactor recomienda