a tres semanas del congreso regional

El PSOE de Susana Díaz ataca a Podemos, los “nuevos populismos caudillistas”

La ponencia política del congreso andaluz dinamita los puentes que Sánchez tiende con la formación morada y elude hablar de la España plurinacional para defender el modelo federal

Foto: La presidente andaluza, Susana Díaz, sonríe en su escaño durante la sesión de control al Ejecutivo en el Parlamento de Andalucía en Sevilla. (EFE)
La presidente andaluza, Susana Díaz, sonríe en su escaño durante la sesión de control al Ejecutivo en el Parlamento de Andalucía en Sevilla. (EFE)

La ponencia marco del PSOE andaluz para su congreso regional, previsto los días 29 y 30 de julio en Sevilla, se cuida mucho de no pisar directamente el terreno federal y no enmendar los aspectos más controvertidos del marco político aprobado en el congreso federal. Sin embargo, hay dos aspectos en los que es casi imposible no hablar de choque de trenes.

El PSOE de Susana Díaz convierte buena parte de su ponencia política en un ataque frontal a Podemos, aunque sin mencionar este partido, y deja claro que su estrategia está lejos del intento de tender puentes que lleva a cabo Pedro Sánchez. La reunión del secretario general del PSOE hace dos semanas con Pablo Iglesias sirvió para poner en marcha una agenda común de trabajo y trató de abrir espacios de encuentro. Nada que ver con lo que se desprende de la ponencia del PSOE andaluz. En su articulado, se muestran convencidos de que “la solución no pasa ni por el debilitamiento de la voluntad popular, ni tampoco por los nuevos populismos de corte caudillista que pretenden representar en exclusiva a la ciudadanía, sorteando los contrapoderes que funcionan y garantizan la eficacia del Estado social y democrático de derecho que nos hemos otorgado”.

“Los nuevos partidos, que tanto alardeaban de reformar la vieja política, han demostrado que tienen más de espectáculo político que ideas reales y válidas para mejorar la vida de las personas”, sostienen también en este documento. En su análisis de la situación política actual y del desafecto de los ciudadanos, lamentan que se abra “un espacio propicio a demagogos y oportunistas que con mensajes emocionales que apelan principalmente al miedo pretenden ofrecer soluciones simples a los graves problemas complejos de nuestra sociedad posmoderna”.

Desde la dirección del PSOE andaluz admiten que el documento marca distancias con Podemos y subrayan que la situación en Andalucía, donde los socialistas ganaron las elecciones en 2015 a 32 diputados y 20 puntos de distancia de la formación morada, es muy distinta. Susana Díaz no logró el apoyo del partido de Pablo Iglesias en su investidura y tras 80 días de bloqueo consiguió formar Gobierno gracias a un pacto con Ciudadanos. “El PSOE-A ha demostrado que es capaz de ganar y pactar, de encontrar puntos de equilibrio para seguir avanzando en la resolución de los problemas reales”, subrayan en la ponencia política.

El PSOE andaluz saca pecho

La primera parte de este documento se convierte en una reivindicación de la socialdemocracia, de los orígenes del PSOE, remontándose a su fundación en 1879 y sacando pecho de los gobiernos de Felipe González y José Luis Rodríguez Zapatero. Insiste en arremeter contra “el discurso catastrofista y hueco de los nuevos populistas” y marca distancias con la misma vehemencia con el PP y con Podemos.

El partido que lidera Susana Díaz, que trata de permanecer en un papel secundario y fuera de foco en la política nacional tras su estrepitosa derrota frente a Pedro Sánchez en las primarias del pasado mayo, insiste en que es el PSOE andaluz quien lidera “un bloque social de progreso”, justo lo que se arrogan Podemos e IU, integrados en Unidos Podemos. Es más, alerta precisamente contra los movimientos del partido morado. “El PSOE de Andalucía se presenta como organización autónoma que aspira a la mayoría electoral”, insisten, defendiendo que no tienen “miedo al diálogo”, siempre “sin perder su perfil político”. “De ahí que hayamos huido y rechazado la radicalidad y cualquier confluencia que acaba denotando la debilidad de sus actores políticos y, como en el caso del histórico partido comunista y sus coaliciones, su fagocitación”. En el actual proceso de confluencia de Podemos e IU en Andalucía, el partido de Teresa Rodríguez ha llamado a sus socios a romper las alianzas con los socialistas en los ayuntamientos para seguir avanzando.

El partido que lidera Susana Díaz insiste en que es el PSOE andaluz quien lidera “un bloque social de progreso”, justo lo que se arrogan Unidos Podemos

El PSOE andaluz insiste en sus postulados y en su estrategia de dinamitar puentes con Podemos, partido con el que el diálogo en el Parlamento andaluz es muy difícil, por no decir imposible. Eso a pesar de que una parte de la izquierda alerta de las dificultades que puede encontrar Susana Díaz si se consuma un cambio de ciclo, pierde las elecciones y el PSOE necesita el apoyo de Podemos para gobernar tras las próximas elecciones autonómicas, que tocan en 2019. La falta de sintonía con el partido se agudiza en Andalucía por la falta de química y entendimiento personal que se constata ya no solo entre Susana Díaz y Teresa Rodríguez, sino también con el coordinador regional de IU, Antonio Maíllo, sin duda el orador más duro al que se enfrenta la líder socialista en el Parlamento andaluz tras la ruptura del Gobierno de coalición entre PSOE e IU la pasada legislatura.

En el modelo territorial, el PSOE andaluz elude en las 42 páginas que suma su ponencia hablar de la España plurinacional que aprobaron los socialistas en el congreso federal de junio. Insiste en el documento político aprobado por el PSOE en Granada en 2013 como marco. Defiende un “modelo federal cooperativo” y subraya que fue el PSOE andaluz el que lideró el debate territorial en los últimos momentos históricos, insistiendo en recuperar ese “legítimo” papel como una especie de árbitro con los intereses nacionalistas.

Los socialistas capitaneados por Susana Díaz defienden los “derechos históricos” de la autonomía andaluza en pie de igualdad con el resto de territorios de España. Otro de los capítulos más extensos se dedica a la financiación autonómica, dejando clara la autonomía del Gobierno andaluz para defender los intereses de su comunidad.

En su ponencia política, el PSOE andaluz no entra en el modelo de partido ni en las primarias diseñadas por la dirección federal, a pesar de que en la campaña frente a Sánchez la presidenta andaluza discrepó abiertamente de muchas de sus propuestas, y sí que propone figuras nuevas como la del “defensor de la militancia”.

Andalucía

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios