Mango valora cortar pedidos a Myanmar tras el 'putsch' e Inditex sigue el caso "con preocupación"
  1. Empresas
Crisis en la antigua Birmania

Mango valora cortar pedidos a Myanmar tras el 'putsch' e Inditex sigue el caso "con preocupación"

Inditex, la otra gran firma española que opera en la región, está a la espera de más información para tomar medidas, pero "estamos siguiendo la situación con preocupación"

placeholder Foto:

La crisis de Myanmar está obligando a las empresas a tomar partido. Tras el anuncio de H&M primero, y posteriormente de Benetton, de que abandonan la antigua Birmania debido a la crisis política por el golpe de Estado militar, el resto de empresas valoran seguir su ejemplo y romper lazos con este país hasta que se restablezca la democracia. Las principales empresas españolas que tienen proveedores en esta nación son Mango e Inditex.

El primero admite que está valorando tomar esa decisión y no descarta ninguna opción según avancen los acontecimientos. La marca catalana explica en declaraciones a El Confidencial que "no descartamos ninguna opción" y que "estamos siguiendo los acontecimientos para tomar las decisiones oportunas", entre ellas, reconocen que la opción de romper posiciones está sobre la mesa". La firma gallega, por su parte, no espera movimientos por ahora, pero reconoce estar "siguiendo la situación con preocupación y el impacto con proveedores y trabajadores". En cualquier caso, se adscribe a la condena que han firmado junto a otras empresas internacionales de la crisis.

Foto: Centro logístico de Mango en Lliçà d’Amunt (Barcelona).

Myanmar es, al igual que el resto de países del sudeste asiático, un mercado que concentra muchos proveedores de grandes marcas del sector textil a nivel mundial. El motivo es, principalmente, los menores costes de producción que ofrecen países en desarrollo como estos, con costes laborales más bajos y precios más competitivos. De hecho, el textil representa el 30% de sus exportaciones, lo que supone más de 5.200 millones de dólares al año.

Mango cuenta con 33 productores en este país, del total de los 822 que tiene distribuidos por todo el mundo y a los que valora suspender los pedidos mientras no haya paz y democracia en la región. H&M tenía 45, cuyos contratos ya se están paralizando debido a la complicada situación.

Foto: Ciudadanos de origen birmano protestan contra el golpe de Estado en Bangkok, Tailandia. (EFE)

No hay cifras exactas sobre cuánto supone para Inditex sus compras en el país asiático que ahora se encuentra en el caos. Sin embargo, fuentes internas del grupo aseguran que su peso es menor en comparación a otros actores del sector. El 95% de la producción del grupo gallego se realiza en sus grandes ‘clusters’ que se ubican especialmente en países como España y China. Myanmar no forma parte de los mismos por lo que su “aprovisionamiento sería muy pequeño”.

Mango cuenta con 33 productores en este país, del total de los 822 que tiene distribuidos por todo el mundo; no hay cifras de Inditex

Además de las empresas ya citadas, en el país asiático destaca la presencia de otras como Adidas, Gap, Primark, Calvin Klein o la danesa Best Seller. Prácticamente todas ellas (e Inditex) han firmado un manifiesto para la federación mundial de sindicatos industriales (IndustriAll Global Union) en el que muestran su preocupación por el golpe de Estado. Al margen de que tomen o no la decisión de cortar sus lazos con el país.

En dicho documento explican que “nuestro enfoque está en los trabajadores y empleadores en las más de 200 fábricas en nuestras cadenas de suministro combinadas (que poseen ocho compañías) en Myanmar. Estamos trabajando conjuntamente con nuestros socios comerciales para garantizar la plena implementación de la libertad sindical de acuerdo con las Normas Internacionales del Trabajo y las Directrices de Myanmar”. Por tanto, su enfoque no estaría tanto en romper posiciones como en garantizar los derechos, humanos y laborales, de todas las personas implicadas en sus operaciones.

Foto: Escaparate de una tienda de Mango. (Reuters)

Mango no es una de las firmantes de ese documento, pero se ha expresado abiertamente con un comunicado firmado con CCOO en el que se comprometen a defender los derechos y libertades propios de cualquier democracia de los trabajadores vinculados a sus pedidos. Esto se realizará “garantizando todos los convenios internacionales y reglamentos para ello”. Además de condenar abiertamente el golpe de Estado y la situación del país, consideran que el gran peligro para los empleados son las represalias del régimen a través de las empresas locales por ejercer sus derechos sindicales y de protesta, por lo que se han conjurado para evitarlo a toda costa.

El 1 de febrero, el ejército birmano no aceptó el resultado de las elecciones y tomó el control del país mediante la fuerza. Desde entonces el país vive una espiral de violencia para sofocar las manifestaciones y asegurar el dominio de la antigua colonia británica. El pasado domingo fue la jornada más sangrienta desde que comenzó la crisis, con 44 víctimas mortales. 120 han sido asesinadas desde que comenzó el conflicto. Esta situación ha llevado a que empresas que operaban en la región renuncien a sus encargos mientras no haya paz y democracia, una tendencia que podría extenderse y que empresas españolas ya están barajando.

Myanmar Mango Benetton Costes laborales Noticias de Inditex
El redactor recomienda