Mango cambia su estrategia en China y provoca la salida de su CEO asiático
  1. Empresas
Se prima a una filial de Alibaba

Mango cambia su estrategia en China y provoca la salida de su CEO asiático

El plan de crecer en tiendas en China ha quedado aparcado. El futuro pasa por menos tiendas físicas y una apuesta por las ventas por internet como medio para crecer en Asia

placeholder Foto: Escaparate de una tienda de Mango. (Reuters)
Escaparate de una tienda de Mango. (Reuters)

La apuesta de Mango por las ventas a través de una canal digital en China ha provocado la marcha del directivo de la empresa en ese país, David Sancho, quien ha dejado la multinacional catalana para crear su propio negocio de inteligencia artificial aplicado a la logística y el comercio. Mango pone así en primera línea el canal de venta digital para crecer en China, en línea con lo que está pasando en otros países. El plan de crecer con tiendas físicas queda aparcado y se prima el negocio virtual por encima de la red de tiendas físicas.

Mango había preparado un plan de expansión en China que anunció en 2019 a través de un acuerdo con el grupo local Hangzhou Jingzhe Clothing, lo que iba a suponer abrir 16 nuevas tiendas en ese país. Ese acuerdo no se ha llevado a cabo, y menos en una China que se ha visto sacudida por el coronavirus. En la práctica, se quería doblar los establecimientos operativos en el gigante asiático.

Foto: Fachada de una tienda de la firma Mango. (EFE)

David Sancho era el encargado de la red de tiendas en China y el CEO de Mango en ese país. Por ello, formaba parte del comité ejecutivo, un órgano situado por debajo del comité de dirección de Mango. Cuando en junio de 2019 se anunció el acuerdo, Mango aseguró que tenía 25 tiendas en China y tres en Hong Kong. Sin embargo, a cierre de ese año, según el informe de sostenibilidad de la compañía, las tiendas en China sumaban 17, de las que seis eran propias y 11, franquiciadas. Además, quedaba una tienda en Hong Kong. El plan de expansión había quedado pendiente incluso el mismo año en que se anunció.

Además, si se leía la letra pequeña de la expansión en China, se veía que al mismo tiempo que se había cerrado el acuerdo con Hangzhou Jingzhe Clothing, se había alcanzado otro con TMall.com, una filial de Alibaba que opera como Zalando, especializada en la venta de moda por internet. Si ya en 2019 la apuesta digital había ganado peso sobre la física, con la pandemia esa tendencia se agudizó. Y el papel de David Sancho carecía de sentido, más porque solo controlaba la red de tiendas, pero no la cadena de proveedores de China, que es la más importante para la multinacional que controla Isak Andic. Así que la salida de David Sancho estaba cantada y no ha sido sustituido por ningún otro directivo. El equipo que lleva la red de proveedores asumirá también la gestión de las pocas tiendas que quedan en China.

Foto: Isak Andic, cofundador de Mango, en Barcelona. (Cordon Press)

La ruptura no ha sido traumática. Como apunta el propio Sancho en su perfil de LinkedIn, “me gustaría expresar mi más profundo agradecimiento a mi anterior empresa y compañeros por todas las oportunidades y el apoyo brindado durante todos estos años”. Su nuevo puesto es director de Estrategia en Re-Hub, grupo dedicado a resolver "los desafíos de crecimiento de las empresas trabajando con algunos de los innovadores tecnológicos más avanzados del mercado".

El peso de China

Si China pierde peso como mercado, al menos en los canales físicos, no pasa lo mismo con los proveedores. Según la 'Memoria de sostenibilidad' de 2019, Mango tiene un centenar de personas trabajando en ese país. Y cuenta allí con 293 fábricas que sirven productos textiles. China es el mayor proveedor de Mango, seguido de Turquía.

China es el segundo proveedor de Mango después de las fábricas que operan en Turquía


China es tan importante que Mango realizó en 2019 un total de 43 auditorías sociales en ese país para asegurarse de que la totalidad de sus proveedores opera con los estándares de responsabilidad social que exige la compañía.

Mango y la crisis

El coronavirus ha pillado a Mango en una delicada situación. En 2019, había conseguido dar la vuelta a las pérdidas y había vuelto a los beneficios, ganando 21 millones. Las ventas llegaron a 2.188 millones, cifra récord. Mango ha hecho los deberes, pero la pandemia está castigando a todo el sector de la moda. A la empresa de Andic le será muy difícil poder mantener este volumen de negocio cuando muchas de las tiendas, por ejemplo en España, han tenido que estar cerradas a causa de las restricciones por el covid-19.

La apuesta de Mango por las ventas a través de una canal digital en China ha provocado la marcha del directivo de la empresa en ese país, David Sancho, quien ha dejado la multinacional catalana para crear su propio negocio de inteligencia artificial aplicado a la logística y el comercio. Mango pone así en primera línea el canal de venta digital para crecer en China, en línea con lo que está pasando en otros países. El plan de crecer con tiendas físicas queda aparcado y se prima el negocio virtual por encima de la red de tiendas físicas.

Mango Alibaba Multinacionales Moda Comercio Isak Andic
El redactor recomienda