Unicaja y Liberbank acercan posturas en la semana clave bajo el foco del BCE
  1. Empresas
FUSIÓN

Unicaja y Liberbank acercan posturas en la semana clave bajo el foco del BCE

Las dos entidades, enfrentadas por la gobernanza, valoran que el puesto de CEO se decida por el consejo en dos años, algo que podría no ser suficiente para la Junta de Andalucía

Foto: Manuel Azuaga (i), presidente de Unicaja, y Manuel Menéndez, CEO de Liberbank. (EC)
Manuel Azuaga (i), presidente de Unicaja, y Manuel Menéndez, CEO de Liberbank. (EC)

La fusión entre Unicaja Banco y Liberbank se juega ser o no ser en los próximos cuatro días. Los consejos de la entidad malagueña y la asturiana tienen este plazo para acordar su unión, de lo contrario, tendrán que 'resetear' los estudios financieros elaborados en los últimos dos meses. Los dos bancos, enfrentados por la gobernanza —quién va a mandar en el grupo—, han acercado posturas en los últimos días. Las dos entidades están siendo seguidas de cerca por parte de los supervisores, el Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de España, según fuentes financieras consultadas por este medio. De culminar estas aproximaciones, los dos bancos tienen previsto celebrar consejos de administración el martes. Ninguna de las dos entidades hizo comentarios.

La posible vía para desatascar las negociaciones es una patada hacia delante: un pacto para que la posición de consejero delegado sea reevaluada por el consejo de administración dentro de dos años. No está todavía claro que está opción satisfaga a la Junta de Andalucía, que oficialmente se ha pronunciado en contra de que el CEO de Unicaja Banco no sea andaluz "ahora y dentro de dos años".

Foto: Elías Bendodo, consejero de presidencia de la Junta de Andalucía. (EFE)

Las negociaciones llevan bloqueadas por el gobierno corporativo desde principios de diciembre, como adelantó este medio. Unicaja y Liberbank están de acuerdo en que inicialmente el presidente del nuevo grupo sea el que ocupa este puesto en el banco malagueño, Manuel Azuaga, y que el CEO sea el de los asturianos, Manuel Menéndez. Pero es una solución transitoria. El problema surge dentro de dos años, por dos factores: el BCE ha permitido solo temporalmente que el presidente de la fusión sea ejecutivo y Azuaga cumplirá 75 años en 2023, por lo que tendrá que dejar el cargo.

En ese momento, el supervisor impondrá que el presidente de la nueva Unicaja-Liberbank no tenga poderes de mando, y que sea el CEO quien lleve las riendas de la entidad. Ante esta situación, parte del consejo de Unicaja y la Junta de Andalucía reclaman que Menéndez (Liberbank) dé un paso atrás, cediendo su puesto de consejero delegado, algo a lo que no se muestran dispuestos los asturianos.

placeholder Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja. (EFE)
Braulio Medel, presidente de la Fundación Unicaja. (EFE)

Desde el entorno de este grupo, se ha transmitido que Liberbank ya ha hecho muchas cesiones —sede y marca— como para ceder el puesto de su consejero delegado. Por su parte, la Junta de Andalucía y muchos consejeros de Unicaja Banco —salvo los dominicales (Fundación Unicaja)— mantienen que su banco está pagando una prima de control por Liberbank alta como para ceder el puesto de mando dentro de dos años.

Por ello, el consejo de los malagueños ha pedido un nuevo informe a un banco de inversión, Rothschild, que ha refrendado que están pactando una prima de control superior a la que puso encima de la mesa CaixaBank por Bankia, que fue del 20%. En el caso de Unicaja y Liberbank, el pacto es del 59,5% para los primeros y del 40,5% para los asturianos, como adelantó este medio.

La opción de retrasar a 2023 la decisión de quién es el CEO de la nueva Unicaja Banco es una forma de retrasar este enfrentamiento latente, sin entorpecer la operación por segunda vez en un momento en que las dos entidades están en el foco del mercado y los supervisores. Tras dos meses de tiras y aflojas, los dos bancos tienen que cerrar un acuerdo antes del 31 de diciembre, de lo contrario, no valdrán para nada las 'due diligences' (revisiones de activos) que han hecho para la operación sobre las cuentas de junio de 2020. Los malagueños y los asturianos ya fracasaron en una situación similar en mayo de 2019.

El foco, sobre Medel y la Junta

En este entorno, las principales dudas penden sobre la Fundación Unicaja, dueña de un 51% de Unicaja Banco, y la Junta de Andalucía, con influencia sobre esta organización. La fundación, presidida por Braulio Medel, ha sido hasta ahora partidaria de que en 2023 tome el bastón de mando Menéndez (Liberbank), según publicó 'Diario Sur'. Esta posición pone en una situación delicada al presidente de la Junta, Juan Manuel Moreno, y a su mano derecha, Elías Bendodo, quienes defienden que sean directivos de Unicaja los que lideren el grupo "ahora y dentro de dos años".

Todo ello, en medio de un ambiente crítico entre los responsables del patronato de la Fundación Unicaja, que todavía no han analizado la operación a unos días de que los bancos decidan si aprueban el proyecto de fusión. Los consejos de las entidades cotizadas se reunirán, en principio, el martes 29 de diciembre, mientras que el patronato está convocado para el día 30. Frente a lo que está ocurriendo en esta fundación, la de La Caixa y su brazo inversor, Criteria, tuvieron varias reuniones y pidieron dos informes de bancos de inversión —Barclays y Citi— para fundamentar la fusión de su participada bancaria con Bankia.

Parte de Unicaja cree que la prima pagada por Liberbank justifica el puesto de CEO

Apenas a cuatro días de que expire el plazo de la fusión, todo parece girar en torno a dos ejes: por un lado, el entendimiento entre el CEO de Liberbank y Medel (Fundación Unicaja), y por otro lado, las negociaciones entre los consejos de los bancos. Esta doble realidad ya generó una advertencia de la CNMV contra los accionistas de los dos bancos, por influir en la cotización de la entidad.

Unicaja Banco y Liberbank tienen 96 horas para llegar a un acuerdo, de lo contrario, entrarán en 2021 en solitario y en el foco de inversores y supervisores, durante un año que se antoja complicado, especialmente para Liberbank, por la morosidad generada por el covid-19 y unos test de estrés que van a apretar las tuercas especialmente a las entidades españolas.

Banco Central Europeo (BCE) Noticias de Unicaja Noticias de Liberbank
El redactor recomienda