CASI DUPLICA LA ESTIMACIÓN DE BBVA RESEARCH

Andalucía afronta un desplome del 15%, según el 'think tank' de cabecera de la Junta

El Observatorio Económico de Andalucía sitúa el paro por encima del 30%, como en la anterior crisis. El parón en turismo y restauración y la peor situación de partida, claves

Foto: Bares reabiertos en Córdoba. (EFE)
Bares reabiertos en Córdoba. (EFE)

El bajonazo de la economía andaluza en 2020 puede ser bastante peor que el que se viene vaticinando desde algunas fuentes como BBVA o el propio Gobierno regional. El Observatorio Económico de Andalucía (OEA), un think tank de referencia en la comunidad del que procede el actual consejero de Economía, Rogelio Velasco, pronostica un derrumbe de la riqueza (PIB) autonómica del 15% para este año por el golpe del coronavirus. Y un nivel de paro de al menos el 30%, del que sólo hay registro semejante reciente en la crisis que se desató en 2008 (cuando llegó al 36% con algunas provincias tocando el 40%).

Francisco Ferraro, presidente del OEA, detalló además que en este segundo trimestre del año, en comparación con el mismo trimestre de 2019, la economía se hundirá hasta un 25% y tocará fondo. En los primeros tres meses del año la caída estimada por el organismo independiente fue del 4,3%, dos décimas más que a escala nacional. La previsión de que en conjunto de 2020 sea del 15% supone situarse en el escenario más pesimista presentado hasta ahora. BBVA Research aseguró la semana pasada que Andalucía retrocedería un 8,3% este año, mientras que la consejería de Economía ha pronosticado este mismo mes un 10% de descenso en su previsión más pesimista. La parte menos negativa es que, según la entidad, la economía recuperaría en 2022 el nivel del pasado año.

El catedrático de Economía Aplicada explicó que esta previsión tan contundente procede, primero, de que esta crisis está tocando especialmente a segmentos de actividad que forman algunas de nuestras mayores especialidades. Y que forman parte de nuestra cultura. Es decir, todas las relacionadas con el turismo y la restauración. Y recordó que las cifras de paro del mes de marzo ya reflejaron que casi la mitad de todos los parados registrados eran andaluces. La agricultura y ganadería, excepto aquella muy ligada al sector restauración, sí está aguantando.

Recordó además que en cuanto al empleo, el punto de partida de Andalucía era más débil ya que a cierre de 2019, la tasa de temporalidad era del 35,3% en la región, casi nueve puntos más que el promedio nacional. A esto sumó Ferraro que las especialidades productivas o sectoriales que más beneficiadas se pueden ver por esta pandemia, como las tecnologías, la investigación o las ramas farmacéutica y biotecnológica, no son especialmente relevantes en nuestro tejido productivo.

El mayor impacto del coronavirus en la economía andaluza también se sustenta, según el OEA, en el mayor peso relativo de los autónomos y pequeñas empresas sobre el conjunto del tejido productivo. El 16,5% de todos los autónomos de España están en Andalucía, porcentaje dos puntos superior al peso del PIB dentro del conjunto del país. El balance se presentó en colaboración con la Cámara de Comercio de Sevilla y, ya en el turno de preguntas, Ferraro llamó la atención sobre la necesidad de que el tejido productivo adapte su oferta a las nuevas demandas y que el sector público ayude fundamentalmente a aquellas empresas que estén adaptadas y tengan viabilidad futura.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios