La banca española eleva su liquidez hasta máximos históricos para capear la crisis
  1. Empresas
RESERVAS POR VALOR DE 121.000 MILLONES

La banca española eleva su liquidez hasta máximos históricos para capear la crisis

Las reservas de las entidades españolas alcanzan el récord de 121.000 millones, pese a los tipos negativos. Los bancos están con más liquidez y solvencia que nunca

placeholder Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (EFE)
Sede del BCE en Fráncfort. (EFE)

Dado que la economía se ha precipitado hacia un terreno desconocido con la pandemia del coronavirus y las restricciones para frenarla, es difícil calibrar el riesgo de que esta crisis coyuntural se convierta en estructural. Pero lo que sí es seguro es que los bancos españoles han llegado con mayores niveles de liquidez y solvencia que nunca a esta recesión, lo que reduce el peligro de una crisis financiera que prolongue las consecuencias de la caída del PIB, que el Fondo Monetario Internacional ha estimado en el 8% para 2020. El organismo también avisa de la amenaza para los bancos de que se disparen los impagos.

Las entidades españolas finalizaron el mes de marzo con 121.146 millones en reservas mantenidas en el Banco Central Europeo (BCE), según los datos publicados este martes por el Banco de España (BdE). Esta cifra supone un incremento del 7% respecto a febrero, y es récord en la serie histórica. Es significativo que aumente por los tipos negativos.

En concreto, la tasa de facilidad de depósito del BCE está en el -0,5%, aunque por el ‘tiering’ (jerarquización) introducido en septiembre, hay una parte sin penalizar. Pero un montante relevante de esta liquidez que tienen las entidades en los apuntes contables del pasivo de la autoridad monetaria se penaliza con un 0,5%. Los analistas, además, prevén entre una y dos bajadas de 10 puntos básicos este año.

La ‘multa’ no evita que los bancos hayan realizado varias acciones para dotarse de liquidez y afrontar cargados de reservas esta crisis repentina. La última quiebra bancaria en España, y la primera con el método de la Junta Única de Resolución europea (JUR o SRB, por sus siglas en inglés), fue la de Banco Popular, y la puntilla final fue un problema de liquidez por la fuga de depósitos en sus últimos días.

Foto: (iStock)

La profundidad de esta crisis, que ha batido ya varios récords y amenaza con hacerlo —al menos en la historia reciente— en descensos del PIB, incrementa las necesidades de liquidez de familias y empresas. Tanto con la retirada de depósitos como con solicitudes de financiación. Aun así, un caso como el del Popular, que estaba muy dañado en solvencia, parece lejano, y por si hubiera alguna duda, los bancos se han encargado de alejar más aún el riesgo de liquidez.

Tanto en España como en el conjunto de Europa, las entidades han realizado varias acciones para cargarse de liquidez, como acudir a las rondas de refinanciación del BCE (LTRO), algo que intensificaron en marzo, pese a que a partir de junio habrá mejores condiciones con el LTRO III, que tendrá un tipo de interés máximo del -0,75%.

Los bancos europeos pidieron más de 230.000 millones al BCE en marzo, y elevaron su deuda con el banco central hasta los 688.007 millones, un 12% más que en febrero. En el caso de la banca española, la deuda es de 142.966 millones, un 10% más que en el mes anterior, según las estadísticas del BdE.

¿Ya son suficientes las reservas?

No es la única vía de liquidez que ha usado la banca. El sector financiero europeo emitió 40.000 millones durante dos semanas (entre finales de marzo y principios de abril) en cédulas hipotecarias (‘covered bonds’ en la jerga), según datos recopilados por Scope Ratings. Las cédulas están garantizadas por las hipotecas y por los bancos, así que son las emisiones de menor riesgo y, por lo tanto, las de menor coste. Aun así, este subió con la crisis y la desconfianza de los inversores. La cifra de emisión equivalió a más de la mitad de todo lo lanzado al mercado en 2019, que fue un montante de 72.925 millones, según un informe de AFI.

Los bancos se han cargado de liquidez y parecen estar conformes ya con sus niveles de reservas. Con ello, y como ocurre cada vez que hay incertidumbre y aumenta el recelo entre los bancos, se ha reducido el préstamo interbancario y se ha disparado el euríbor, superando el -0,1% y poniendo rumbo al terreno positivo con máximos de tres años.

Asimismo, la banca europea ha ido reduciendo la demanda de financiación a largo plazo a través de la ventanilla del BCE en abril. La demanda al actual LTRO se ha reducido a 19.510 millones y a 4.640 millones en las últimas dos semanas. Hay que tener en cuenta que si han evitado las tensiones a corto plazo, los bancos recibirán mejores condiciones en junio (préstamos al -0,75% como máximo). “Un objetivo claro de las medidas que ha tomado el BCE es, como lección aprendida de la pasada crisis, garantizar la liquidez del sistema, así como en último lugar intentar que se transmita esa liquidez a la economía real en forma de crédito, sobre todo hacia pymes y hogares”, arguye Fernando Rojas, analista de AFI.

placeholder Andrea Enria, jefe del Mecanismo Único de Supervisión del BCE. (Reuters)
Andrea Enria, jefe del Mecanismo Único de Supervisión del BCE. (Reuters)

“Mientras la liquidez se canaliza a la economía real a través de otras medidas adicionales, aumentan temporalmente las reservas de los bancos europeos en el BCE”, explica Rojas. Por otro lado, “el BCE ha rebajado en un 20% promedio los recortes sobre el valor de los activos descontables, así como ha flexibilizado la gama de activos que pueden ser utilizados como colateral, incluyendo préstamos de pequeños importes, siempre dentro del marco de los avales”, añade.

Los niveles de solvencia también han mejorado a lo largo de las últimos años, en este caso, por la presión de los supervisores. De hecho, aunque el requisito vinculante es menor, tanto el BCE como los inversores han venido pidiendo un 12% de capital a las entidades. Las entidades españolas son las que menor colchón de capital tienen en Europa, aunque los activos son diferentes, por tener un mayor peso de las hipotecas y menor en negocios de banca de inversión.

Foto: (iStock)

El BdE publicó este martes también las estadísticas correspondientes a la supervisión de las entidades en 2019. En el cuarto trimestre, la ratio de capital medio se situó en el 15,94%, 33 puntos básicos más que el mismo periodo del año anterior, mientras que la de capital ordinario de máxima calidad (CET1) subió al 12,79%. La ratio de préstamos dudosos bajó al 3,14%, el nivel más bajo desde 2015.

Los bancos han mejorado sus posiciones de solvencia, aunque sin llegar a ser rentables. La rentabilidad generada sobre fondos propios (ROE) no ha alcanzado nunca la exigida por los inversores en función del riesgo asumido (coste del capital). Al menos, en promedio del sector. Entre los ocho cotizados, solo lo habían logrado Bankinter y BBVA.

Pero la banca afronta un agujero sin precedentes en el segundo trimestre, que es el clave para sus cuentas. Además, la crisis previsiblemente aumentará la morosidad, por ello es vital que hayan mejorado la salud de sus balances y que tengan más capital. "Aunque los bancos tienen más capital y liquidez que en el pasado, y han sido sometidos a pruebas de resistencia y cuentan con el respaldo de la provisión de liquidez del banco central, su resistencia será probada en algunos países de cara al mercado con las pérdidas en créditos", dice el FMI. Los supervisores han suavizado las exigencias de solvencia y de dotación de provisiones por impagos provocados por esta crisis, pero los analistas esperan un deterioro de sus colchones de solvencia.

Banco Central Europeo (BCE) Banca Tipos de interés Ltro Coronavirus
El redactor recomienda