MÁS ACTIVIDAD CON CÉDULAS HIPOTECARIAS

La banca usa las hipotecas para hacer acopio de 40.000 M en liquidez

Las entidades han emitido en Europa en dos semanas más de la mitad del total de cédulas hipotecarias que lanzaron en todo 2019. El coste ha subido con la crisis del coronavirus

Foto: (iStock)
(iStock)
Adelantado en

Los bancos se han lanzado a por la liquidez en las últimas semanas, tanto abrazando las medidas del Banco Central Europeo (BCE) como con una intensificación de emisiones de los instrumentos de menos riesgo. Y por ello, los más baratos. Se trata de las cédulas hipotecarias (en la jerga financiera, ‘covered bonds’), con las que la banca europea ha obtenido liquidez por valor de 40.000 millones en dos semanas.

La cifra, recopilada por Scope Ratings, es significativa. Según datos en este caso de AFI, la emisión total de cédulas durante el pasado ejercicio fue de 72.925 millones. Un informe de AFI recopila que las emisiones alcanzaron los 67.075 millones en deuda sénior, los 47.800 millones en bonos sénior no preferentes, otros 16.865 millones en deuda subordinada y 8.420 millones en híbridos CoCos o AT1.

Emisiones de la banca en 2019. (Fuente: AFI)
Emisiones de la banca en 2019. (Fuente: AFI)

Los ‘covered bonds’ fueron así el principal instrumento con el que los bancos acudieron al mercado el año pasado. Se trata de instrumentos garantizados por las carteras hipotecarias, por lo que son los que menor riesgo de impago muestran. La actividad en los mercados de capitales se ha intensificado en las dos últimas semanas ante la huida hacia la calidad (‘fly to quality’) de los inversores. Todas las emisiones se han encarecido, pero cuanto más riesgo, mayor es el aumento del coste.

Así, en el caso de las cédulas, el aumento de la prima de riesgo es menor, pero igualmente existe. Scope Ratings recuerda que el índice iBoxx Covered Bond ha sufrido un impulso de 20 puntos básicos, mientras que las últimas emisiones evidencian diferenciales de 30 a 40 puntos respecto a lo habitual.

Deutsche Bank España, por ejemplo, anunció este martes una emisión de 500 millones en ‘covered bonds’ (vinculados a proyectos de internacionalización y no a hipotecas en este caso, aunque igualmente son bonos cubiertos) con un cupón anual del 0,85% más euríbor a tres meses, con vencimiento en octubre de 2023. Moody’s dio una calificación de Aa3 a la emisión, frente a las notas de Baa3 en deuda sénior o B1 en CoCos a escala de grupo.

“No esperamos que cambie el estado de refugio seguro de los ‘covered bonds’, a pesar de que su calidad crediticia se deteriorará con el tiempo”, opinan los analistas de Scope Ratings. Por ahora, ven el incremento del coste de las cédulas “como un indicativo del cambio de las percepciones sobre la liquidez y no sobre la calidad crediticia. Con un aumento de 100 puntos básicos en la deuda sénior no garantizada para el mismo emisor, la volatilidad del ‘spread’ [diferencial] de las cédulas es mucho menor”, agregan.

¿Impacto de las moratorias?

Estos bonos están cubiertos por hipotecas. En muchos países, como en España, se han aprobado moratorias para evitar una oleada de impagos o encarecimientos por intereses de demora ante la crisis del coronavirus. Las entidades españolas han lanzado sus propias moratorias adicionales a la aprobada por el Ejecutivo, que es muy restrictiva.

Estas moratorias suponen un “arma de doble filo para los ‘covered bonds’ que debe ser analizada. Pueden evitar, o en algunos casos solo retrasar, incumplimientos de los prestatarios”. Sin embargo, aunque haya impagos en un grupo de hipotecas que respaldan el bono, por cómo están constituidos estos instrumentos, los 'defaults' no afectarían directamente la calidad de la emisión, afirman en Scope.

De hecho, según los analistas, “si el banco no está cerca de una intervención regulatoria, la proporción de préstamos sujeta a una moratoria solo sirve como un semáforo para posibles necesidades de refinanciación y niveles potencialmente más altos de sobrecolateralización”.

Los bancos españoles también han emitido cédulas hipotecarias, aunque de forma más tímida que sus pares europeos. El año pasado, por ejemplo, lanzaron al mercado 7.000 millones, según datos recopilados por AFI, el 25% de las emisiones. Mientras que en el conjunto de la banca europea la proporción fue del 34%.

El sector financiero ha tratado de asegurar su posición de liquidez ante esta crisis durante las últimas semanas. Solo en marzo, la banca europea pidió al BCE más de 266.000 millones en diferentes operaciones de financiación a largo plazo (LTRO). La autoridad monetaria ya ha anunciado medidas “sin precedentes” para evitar riesgos de liquidez al reducir las exigencias para los colaterales, aceptando deuda griega y crédito con garantías públicas, como los préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO).

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios