EL GRUPO SE DEJA UN 64% EN BOLSA

Vips y Starbucks dejan de pagar el alquiler y los gastos de sus más de 1.000 restaurantes

Grupo Alsea, dueño de cadenas de restaurantes como Ginos y Domino´s Pizza, comunica a sus arrendadores que suspende el abono de sus cuotas por el impacto del coronavirus

Foto: Vips entra en números rojos por la remodelación y ampliación de sus restaurantes.
Vips entra en números rojos por la remodelación y ampliación de sus restaurantes.
Adelantado en

Los grupos de restauración que han tenido que cerrar por el coronavirus empiezan a pasar el problema a los dueños de sus locales. Después de que Burger King se enfrentase con sus arrendadores, Alsea, dueño de la cadena Vips, Starbucks o Gino's, entre otras, ha comunicado a los propietarios de los 1.000 establecimientos donde sirve comida que deja de pagar las rentas, los gastos comunes y otras cantidades vinculadas al alquiler mientras dure el estado de alarma. Una decisión unilateral que ha provocado una rebelión por parte de los afectados.

En una carta enviada por Fernando Tendero, director general de Expansión, Gestión Inmobiliaria y Construcciones de Grupo Alsea, la compañía explica que "ante esta relevante situación ajena a nuestra voluntad, absolutamente extraordinaria e imprevisible en el momento de negociar las condiciones recogidas en el contrato de arrendamiento y que produce una clara ruptura del equilibrio contractual, les comunicamos la suspensión temporal de determinadas obligaciones desde el 14 de marzo de 2020", fecha en la que el Gobierno publicó el real decreto sobre el estado de alarma.

Alsea, que factura unos 1.000 millones en España, argumenta en su escrito a los dueños de los locales de sus restaurantes que "nos vemos obligados a cesar de manera total en el pago de las rentas, gastos comunes y otras cantidades asimiladas a la renta, retroactivamente desde el 15 de marzo de 2020 y hasta, al menos, en tanto se mantenga la suspensión de las actividades de hostelería y restauración".

Más aún, el grupo, que gestiona otras marcas como Foster's Hollywood, Domino´s Pizza, Cañas y Tapas, Lavaca y Fridays, comunica que "con respecto a las rentas ya abonadas correspondientes al periodo referido en el párrafo anterior, procederemos a descontar su importe de las primeras rentas futuras a abonar cuando la ejecución del contrato de arrendamiento haya podido reanudarse en su totalidad".

Un Starbucks cerrado. (Reuters)
Un Starbucks cerrado. (Reuters)

La sociedad, propiedad del grupo mexicano Alsea, no se queda ahí —"todo ello sin perjuicio de cualesquiera otras medidas que, con carácter excepcional, debiéramos tomar en función de la evolución de las circunstancias"—. Alsea España apela además a "su solidaridad y responsabilidad ayudándonos a minimizar, en alguna medida, el fuerte impacto que esta situación está teniendo sobre nuestro negocio y en nuestra lucha por evitar que las medidas laborales adoptadas por la empresa se conviertan en definitivas para muchos de nuestros trabajadores".

Curiosamente, Alsea ha presentado un expediente de regulación temporal de empleo (ERTE) para sus 22.000 trabajadores en España, plan de ajuste que ha chocado con el Ministerio de Trabajo, que le ha puesto las mismas pegas que a Burger King, que intentó mandar a casa a sus 14.000 empleados (finalmente, tuvo que reintegrar a 1.700). El Gobierno considera que la compañía debería mantener abiertos sus servicios de venta de comida a domicilio y para llevar, porque el real decreto no obliga al cierre de la venta a distancia.

Duro y doble castigo bursátil

La medida adoptada por Alsea es prácticamente igual que la que Burger King adoptó contra sus arrendadores. Pero la rebelión de los propietarios de sus locales contra esta suspensión unilateral del pago del alquiler ha provocado que la compañía dirigida por Goyo Jiménez haya tenido que pedir una financiación urgente a cuatro bancos para hacer frente a sus obligaciones contractuales, como adelantó El Confidencial el pasado 25 de marzo.

El Grupo Alsea, de origen mexicano y con una facturación anual de más de 2.000 millones de euros, entró en España en 2014 con la compra de Zena y reforzó su presencia a finales de 2018 con la adquisición de Vips. La compañía cuenta en el país con 1.070 establecimientos —tras desprenderse recientemente de la marca Lavaca—, por lo que el mercado español se sitúa solo por detrás de México, donde tiene más de 2.000 cafeterías y restaurantes.

Alsea se ha desplomado un 63,64% en la bolsa mexicana desde que el coronavirus empezó a hacer estragos en sus principales mercados. Una coyuntura que le ha obligado a suspender la colocación en los mercados españoles de su filial nacional, operación por la que pretendía ingresar hasta 1.500 millones de euros, de la mano de Santander, Citi y JP Morgan.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
26 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios