EL SEGUNDO VALOR QUE MÁS CAE DEL IBEX 35

Bankia cifra en 500 M el impacto de los tipos pero asegura que no cobrará al particular

"Encontraremos un mejor momento para la privatización en el futuro, cuando los mercados descuenten una subida de los tipos de interés", ha explicado José Sevilla, consejero delegado del banco

Foto: José Sevilla, consejero delegado de Bankia. (EFE)
José Sevilla, consejero delegado de Bankia. (EFE)

“Es importante distinguir entre los tipos bajos y los tipos negativos”, ha señalado esta mañana el consejero delegado de Bankia, José Sevilla, en la presentación de los resultados del tercer trimestre. Según los cálculos de la entidad, una subida del precio del dinero en 50 puntos básicos a dos años vista permitiría a Bankia una ganancia de 500 millones de euros. Un escenario que pone en jaque tanto su modelo de negocio y valoración bursátil como la asignatura pendiente de la privatización, aplazada por el CEO para cuando la acción remonte.

En este entorno, cada vez son más las voces que contemplan la posible repercusión de estos costes incluso a los clientes particulares de los bancos, como ya se está haciendo en otros países de Europa. Bankia lleva ya meses cobrando por los depósitos bancarios a personas jurídicas, es decir, las empresas, pero Sevilla ha marcado la línea roja con los clientes particulares este lunes: “Sobre lo que hacen los demás del sector es algo que tendrán que responder ellos, pero nosotros creemos que en los actuales tipos de interés no es razonable cobrar a los particulares”.

Una visión que coincide y contrasta a ratos con la que daba este viernes el consejero delegado de Sabadell, Jaime Guardiola, que también concretaba que “los tipos bajos, no los negativos” eran “buenos para el sector [bancario] y la economía”. En este contexto, el CEO del banco catalán se mostró más abierto a cobrar a los particulares, señalando que sería “la competencia” la que marcase a quién se cobra por el dinero en cuenta, sin descartar ningún escenario.

Bankia, al igual que el resto de los bancos, también sufre las bajas expectativas de los tipos de interés en su cotización. De hecho, el lunes ha caído un 1,8% tras los resultados y es el segundo valor que más pierde del Ibex 35 en lo que va de 2019 con una pérdida del 29,5%. Sevilla achaca estas pérdidas al entorno de tipos en negativo: “La cotización no está relacionada con la inestabilidad política, si no que con las expectativas de la evolución de los tipos de interés”, ha matizado. “Bankia tiene una alta sensibilidad a los tipos de interés, tanto en lo bueno como en lo malo… espero que algún día llegue lo bueno”, ha lamentado el directivo.

Esta erosión de la cotización (y de la rentabilidad del banco), por tanto, también pone en jaque la privatización de Bankia. Sevilla no ha querido entrar en detalle respecto a fechas, pero sí ha dado a entender que esperará a que suba el precio de las acciones para afrontar ese reto. “Es razonable pensar que este no es el mejor entorno para la privatización, de momento seguimos mirando de cerca la evolución del mercado, los tipos…”, ha defendido el consejero delegado. “Encontraremos un mejor momento en el futuro, cuando los mercados descuenten una subida de los tipos de interés”.

¿Posibles 'buybacks?

Cuando Bankia lanzó su 'profit warning' el pasado mes de julio, con todo, no tocó la promesa de que se repartirían 2.500 millones a los accionistas entre 2018 y 2020. El lunes, Sevilla ha reiterado que ya se ha conseguido prácticamente la mitad de este exceso de capital y que el objetivo sigue en pie.

Otra cosa es ya como se distribuirá esa retribución al accionista: "Primero tenemos que alcanzar el exceso de capital", ha zanjado Sevilla, que ha especificado que cabe la posibilidad de que se reparta en dividendos extraordinarios o incluso 'buybacks', es decir, en un programa de recompra de acciones. Una medida poco vista actualmente entre los bancos europeos, ya que no suelen presentar exceso de capital pero que, según Sevilla, "son cosas que pasan". Según ha alegado el consejero delegado, la semana pasada el Banco Central Europeo (BCE) dio luz verde a un banco austriaco a emitir un programa de recompra de acciones.

Tambores de fusiones

En un entorno de baja rentabilidad y caídas en bolsa, también suenan los tambores de fusiones. La semana pasada, el mayor fondo privado de Bankia, Artisan Partners, revelaba haber trasladado al accionista mayoritario, el FROB, sus deseos de que el banco se fusionase con ING. Una unión que, con todo, los analistas no veían muy clara dada al bajo nivel de sinergias en el que semejante matrimonio incurriría. La cuestión es un ejemplo más de la dificultad de las fusiones transfronterizas frente a las nacionales, donde se solapan más partes del negocio bancario.

Respecto al mensaje de Artisan, Sevilla asegura que "no nos consta que se haya promovido ninguna operación", y avisan de que desde la cúpula no han mantenido ningún tipo de conversación. "No hay nada encima de la mesa... ni debajo", ha asegurado el consejero delegado. "Nos tomamos [la propuesta] como otra más: en el último año se ha hablado que si Sabadell, que si BBVA, ahora ING... ", ha zanjado el directivo, que con todo ha querido recordar que Bankia ya ha participado en operaciones de consolidación bancaria en los últimos años como con la fusión de BMN, y que entiende que en el entorno actual, el mercado y analistas estén pendientes de posibles operaciones y combinaciones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios