FUSIONES TRANSFRONTERIZAS VS. NACIONALES

Jefferies no ve sinergias (ni interés estratégico) en la fusión entre Bankia e ING 

Los analistas de Jefferies no le ven valor a la potencial operación, tanto desde el punto de vista de las sinergias que se podrían dar como del interés estratégico que podría suponer

Foto: (Reuters)
(Reuters)

El eterno debate entre las fusiones bancarias transfronterizas vs. las nacionales vuelve a la carga. El mayor fondo privado en el capital de Bankia, Artisan Partners, anunció este miércoles su preferencia por una fusión entre el banco español y ING —en vez de con Sabadell, como ya se viene meses rumoreando—. Una noticia, sin embargo, a la que ni siquiera respondieron las cotizaciones de las entidades, con todas ellas cerrando prácticamente planas en bolsa el miércoles.

Con un 3% de Bankia, Artisan tiene poco poder para cambiar las decisiones del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (Frob), que es dueño del control del banco español con un 62% del capital. Además, sus demandas tienen un tinte de interés personal para el fondo, ya que Artisan también es propietario de un 5% del holandés ING. Los analistas de Jefferies, además, no lo ven claro: la operación carecería de sinergias y de interés estratégico.

La firma estadounidense hace sus cálculos: con alrededor de 210.000 millones de euros en activos, Bankia llegaría a representar un 23% de ING, mientras que el negocio de 120.000 millones de euros en crédito al consumo de Bankia incrementaría la presencia de ING en España (los activos en España de ING alcanzan apenas los 24.000 millones de euros).

"ING ganaría escala en España, donde ahora su tamaño es una décima parte del de Bankia. A su vez, aunque no haya muchas sinergias por el lado de los ahorros de costes, Bankia podría beneficiarse al incorporar la plataforma tecnológica de ING. Además, facilitaría al Gobierno español la salida del banco y cumpliría con el deseo del BCE de potenciar las fusiones transfronterizas", dijo David Samra, socio gestor del fondo internacional en una entrevista con ‘Expansión’.

Jefferies entiende que la operación “podría ser atractiva para Bankia dada las pocas palancas de las que esta dispone para impulsar su beneficio” además de “una vía para que el Estado español salga del capital”. Sin embargo, “esta fusión podría perjudicar el exceso de liquidez de Bankia”, aseguran los analistas, sobre todo teniendo en cuenta la falta de sinergias que justifiquen los costes de la potencial fusión.

[¿Macrofusión bancaria en España? Lecciones del fiasco Deutsche-Commerzbank]

“La base lógica típica de cualquier fusión son las sinergias de costes”, recuerda Jefferies en el informe. “Mientras Bankia podría darle a ING mayor escala, la filial española de ING, enfocada en el negocio digital, reduce las posibilidades de que se produzcan grandes sinergias en la operación”, matizan los analistas. Jefferies también avisa de que una fusión de esta índole podría suponer más costes legales y regulatorios, sobre todo si se tiene en cuenta que ING opera actualmente en España como una marca propia y no como una subsidiaria.

Luego está el interés que esta unión podría suponer, sobre todo para ING. “ING ha indicado que estaría interesado en crecer de forma inorgánica a través de mayores capacidades crediticias, pero la adquisición de establecimientos bancarios tradicionales parece ir contra la estrategia que ha estado siguiendo de enfocarse en la banca digital". En el informe, los analistas de Jefferies resaltan varias veces el choque entre ambos modelos de negocio: Bankia es un banco 'retail' y de crédito, mientras que ING aborda su negocio en España desde un negocio 'online'.

El caso de ING y Bankia apenas pone en relieve el desafío de las fusiones transfronterizas, donde la baja existencia de sinergias (en sucursales, personal, etc.) deja en evidencia el poco sentido financiero de una operación que, por otro lado, puede llegar a suponer unos altos costes de ajuste y complicaciones regulatorias. En los últimos meses ha habido ruido de posibles matrimonios transfronterizos, como Société Générale y Unicredit, o entre Unicredit y Commerzbank. Sin embargo, ninguna de ellas ha cuajado hasta la fecha.

La consolidación bancaria entre europeos, con todo, sigue siendo el sueño húmedo del Banco Central Europeo (BCE) que lleva años abogando por que las fusiones sean entre bancos de distintos países de la Unión Europea y así impulsen la unión financiera entre los distintos países del Viejo Continente.

Sin embargo, la propia subgobernadora del Banco de España, Margarita Delgado, ha dicho este miércoles que no le venía a la cabeza ningún ejemplo claro de fusiones transfronterizas, ya que según ella estas tendrían que ser rentables y mejorar la eficiencia de las rentabilidades mediante recortes de costes como con los cierres de sucursales para ser interesantes. Sin embargo, "esto es casi imposible”, aseguró la directiva en unas jornadas sobre los cinco años de la Unión Bancaria, recordando también que en estos casos se suelen producir obstáculos culturales, institucionales y regulatorios que juegan en contra de la operación.

En el caso de Bankia, las peticiones de Artisan de una fusión con ING contrastan con los frutos que podría llegar a dar un matrimonio con Sabadell. Alantra estimó justo a principios de mes que semejante unión conllevaría unas sinergias de 600 millones de euros y un RoTe (rentabilidad sobre capital tangible) de más del 10%. Las alarmas de fusión entre los dos bancos españoles se dispararon el pasado marzo, cuando el presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu señaló en un encuentro con medios previo a la junta de accionistas que una fusión con el banco madrileño “se podría plantear”.

Mercados

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios