A LOS BANCOS, CONSULTORES Y ABOGADOS

Fridman se niega a pagar las facturas de los asesores de DIA por 35 millones

La nueva cúpula del grupo de supermercados, controlada por el magnate y millonario ruso, ha rehusado pagar a los bancos y consultoras que trabajaron en el rescate de la compañía

Foto: Una mujer pasa ante la puerta de un supermercado del Grupo DIA. (EFE)
Una mujer pasa ante la puerta de un supermercado del Grupo DIA. (EFE)

LetterOne, el fondo liderado por Mikhail Fridman, quiere pasar página en DIA tras tomar el control y recapitalizar la compañía de supermercados. De forma tan súbita que se ha negado a pagar las facturas que adeuda a los bancos de inversión y consultoras que estuvieron trabajando durante cerca de un año en buscar una solución a la extrema situación por la que atravesó el grupo de distribución. Los pagos pendientes rondan los 35 millones de euros.

El rescate de DIA fue todo un panal de miel para bancos de inversión, consultoras y abogados, que intentaron con distintas alternativas salvar un grupo con 40.000 empleados en todo el mundo, más de la mitad en España. La compañía, inmersa en serias dudas sobre su contabilidad, posibles delitos en la cúpula directiva y una guerra feroz con su primer accionista, LetterOne, llegó a contratar hasta seis asesores para analizar varias alternativas.

DIA se puso en manos de Rothschild, Houlihan Lokey, EY, PWC y Garrigues. Los dos primeros propusieron una ampliación de capital de 600 millones, que Morgan Stanley se comprometió a cubrir para recapitalizar la compañía, mientras que las dos consultoras hicieron varios informes 'forensic' para conocer el desfase patrimonial en algunas filiales y dirigir la venta de algunos negocios, como el de las perfumerías Clarel o el de 'cash & carry' (Max Descuento).

Los gastos reconocidos en el concepto de "asesores y otros" ascendieron a 18,2 millones a lo largo de 2018, si bien la mayoría se cargó en el último trimestre del año. La mayor parte fue para Morgan Stanley, que firmó el 28 de noviembre un compromiso de aseguramiento de una ampliación de capital por 600 millones de euros. DIA pagó 9,5 millones de euros al banco estadounidense por ese trabajo, que no llegó a ejecutarse por la oposición de LetterOne.

Junta de accionistas del Grupo DIA. (EFE)
Junta de accionistas del Grupo DIA. (EFE)

Ese documento firmado por Morgan Stanley fue utilizado por el consejo de administración como la salida más rápida a la crisis tras admitir que sus resultados serían inferiores a los previstos —'profit warning'— y ante la incapacidad para hacer frente a una deuda de 1.800 millones de euros. En el primer trimestre de 2019, DIA contabilizó como gastos en asesoramiento otros 16,9 millones de euros.

LetterOne tampoco fue ligera de medios en esa guerra. El fondo constituido con dinero de millonarios rusos tuvo de su lado a PJT Partners y a Goldman Sachs, así como al despacho legal Pérez-LLorca. Los bancos, los que junto con los accionistas más han perdido en esta batalla, se pusieron en manos de FTI Consulting y de los abogados de Linklaters para defender su posición.

Sueldos de estrella

En los resultados relativos al periodo enero-junio, publicados en septiembre y que arrojaron unas pérdidas de 419 millones, el grupo de distribución señaló que los costes relacionados con el proceso de refinanciación habían tenido un efecto excepcional de 23,2 millones de euros, "si se tienen en cuenta todas las comisiones pagadas a los prestamistas sindicados, así como los servicios de asesoramiento financiero y jurídico empleados durante las distintas fases del proceso de refinanciación por el que ha atravesado la empresa".

Fuentes oficiales de DIA aseguran que "está revisando todas las facturas de los asesores para asegurarse de que hayan sido debidamente facturadas antes del pago". No obstante, la compañía ya ha incumplido de lejos el plazo legal del ab abono los proveedores, que establece un máximo de 60 días para hacer frente a las obligaciones.

Pese a rechazar el pago de estas facturas, Fridman no ha ahorrado en sueldos para sus nuevos ejecutivos. De hecho, Karl-Heinz Holland, el nuevo consejero delegado, va a tener un salario anual de tres millones de euros, cinco veces más que su predecesor. Además, podrá embolsarse un bonus de 18 millones de euros en tres años si consigue determinados resultados financieros y operativos. En total, casi 28 millones de euros, casa y coche incluidos, en el próximo trienio.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios