HOY TIENE QUE APORTAR 490 MILLONES

Santander investiga el origen del dinero de Fridman en otra semana clave para DIA

El banco ha abierto una investigación interna para analizar los flujos de las cuentas bancarias de LetterOne, con el que se enfrentó en la refinanciación de la deuda

Foto: Montaje: El Confidencial.
Montaje: El Confidencial.

La tensión entre Banco Santander y LetterOne no ha terminado después de que Ana Botín, presidenta de la entidad financiera española, criticase mediante un tuit las formas de Mikhail Fridman, el dueño del 'holding' que ha tomado el control de Distribuidora Internacional de Alimentación (DIA). Según han indicado fuentes próximas al caso, el grupo español ha iniciado una investigación para conocer el origen de los fondos aportados y los que va a desembolsar esta misma semana el magnate ruso para evitar el riesgo de blanqueo de capitales.

Las pesquisas están siendo lideradas por el equipo de riesgos del Santander, encabezado por el inglés Keiran Foad y en cuyo comité está el consejero delegado, José Antonio Álvarez, y Javier García de Carranza, el hombre de máxima confianza de Ana Botín para los casos más complejos del banco y el que llevó las negociaciones con LetterOne para el rescate de DIA. La preocupación, como la definen en la entidad financiera, es tal que se ha implicado al departamento de seguridad e inteligencia, dirigido por Elena Sánchez.

La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)
La presidenta del Banco Santander, Ana Botín. (EFE)

Sánchez, que hasta abril del año pasado fue número dos del Centro Nacional de Inteligencia (CNI), está colaborando activamente en el análisis del circuito de las cuentas bancarias de LetterOne, que en su último informe anual asegura cumplir las medidas más estrictas para impedir cualquier delito financiero. Más aún, el fondo con base en Londres y Luxemburgo agrega que aplica procedimientos exhaustivos contra el soborno y la corrupción, incluida la imposición de duras sanciones contra sus directivos en caso de incumplimiento de las normas.

En 2017, último informe anual disponible, LetterOne, que tiene ya el 70% del capital de DIA en sus manos gracias a la OPA lanzada a 0,67 euros por acción, explica que ha adoptado una política de evasión fiscal para garantizar la Criminal Finances Act o ley de crímenes financieros. Con ello pretende aplicar los “más altos estándares de transparencia” y evitar cualquier delito que pueda cometerse en su nombre o por cualquiera que les represente.

El fondo con base en Londres y Luxemburgo agrega que aplica procedimientos exhaustivos contra el soborno y la corrupción

Sin embargo, en el Santander están analizando los flujos de dinero aportados hasta la fecha por LetterOne dado el historial de Mikhail Fridman, una de cuyas empresas ya fue sancionada por Estados Unidos y Holanda por sobornos. Vimpelcom, ahora rebautizada como VEON, fue multada con casi 835 millones de dólares en 2016 por pagos ilícitos a la hija del que fuera expresidente de Uzbekistan. Tras este castigo, la empresa de telecomunicaciones, de la que Fridman es el mayor accionista, fue obligada a colaborar con la Justicia americana para seguir el rastro del delito.

En septiembre del pasado año, ING recibió la mayor sanción de la historia de un banco en Europa por el mismo motivo. La entidad holandesa aceptó pagar 775 millones de euros por su laxitud a la hora de controlar las cuentas sospechosas de sus clientes. La Fiscalía General de los Países Bajos puso como ejemplo de estas actuaciones delictivas el pago de unos 55 millones de euros de Vimpelcom a Gulnara Karimova, que en su día fue embajadora de Uzbekistán en España, a través de cuentas en ING. Karimova, conocida en Madrid y Barcelona por sus grandes fiestas, está siendo investigada actualmente por la Fiscalía de Nueva York por comisiones ilícitas que ascienden a 650 millones, y por Suiza, que le ha decomisado cuentas por 133 millones. La operadora rusa MTS, la mayor del país, ha acordado abonar una sanción de 850 millones de dólares por este caso.

Fecha límite

El inicio de la investigación interna del Santander, donde se esperan ‘sorpresas’, llega justo en la semana en la que vencen las condiciones suspensivas para poner en marcha el plan definitivo de refinanciación anunciado el 25 de junio. El rescate, que extiende hasta 2023 sin amortizaciones el vencimiento de la deuda de 1.400 millones, incluye la aportación inmediata de 200 millones nuevos por parte de LetterOne y que la banca tradicional ha rehusado prestar al no conceder más que 80 millones.

El fondo fundado por Fridman se ha comprometido también a adelantar 490 millones a DIA mediante uno o más préstamos participativos y/o el pre-fondeo del aumento de capital, para asegurar la viabilidad de la empresa de supermercados mientras lleva a cabo los trámites legales para aprobar en una nueva junta general de accionistas la ampliación de capital de 600 millones. Esta cantidad excede en 100 millones a los 500 que LetterOne propuso en la junta de marzo en la que precisamente rechazó y criticó la ampliación propuesta por el consejo de administración por la misma cantidad actual, 600 millones.

La eficacia del acuerdo alcanzada con los acreedores, entre los que destaca el Santander, con unos 350 millones, tiene unas condiciones suspensivas. Entre estas destacan la entrega de cierta documentación, que DIA haya recibido, al menos, 490 millones por parte de LetterOne y que se hayan obtenido compromisos vinculantes por una cantidad de 80 millones para cubrir en su totalidad la línea de proveedores. La fecha límite para el cumplimiento o renuncia de estas cláusulas es este 15 de julio de 2019, salvo modificación concedida por la mayoría de los prestamistas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios