SIGUE EN SU DESPACHO OFICIAL

BBVA: Torres mantiene a FG sus privilegios pese a su dimisión como presidente de honor

El veterano banquero dispone todavía del lujoso despacho en el Palacio del Marqués de Salamanca y de los servicios de seguridad y de secretaría del banco

Foto: El expresidente de BBVA Francisco González. (EFE)
El expresidente de BBVA Francisco González. (EFE)

Francisco González dimitió con carácter temporal de la presidencia de honor de BBVA y de la fundación el pasado 14 de marzo, con motivo de las investigaciones sobre el espionaje llevado a cabo por el comisario Villarejo a distintas personalidades del mundo empresarial y político a cargo del propio banco. Sin embargo, y pese al escándalo mediático que supuso esta renuncia el día previo a la celebración de la junta general de accionistas, el que fuera primer ejecutivo de la institución sigue disfrutando de los privilegios que gozaba antes de su renuncia.

Según han confirmado fuentes oficiales de BBVA, Francisco González sigue usando el amplio despacho corporativo que el banco le reservó a finales de diciembre cuando cedió el poder a Carlos Torres como presidente. Se trata de prácticamente una planta del Palacio del Marqués de Salamanca, situado en el paseo de Recoletos de Madrid, al lado de la Biblioteca Nacional y a un paso de la plaza de Colón. Un edificio construido a mediados del siglo XIX que pasó a ser del Estado y que Argentaria, el banco público que nombró a FG presidente en 1996, ya utilizó como ubicación de su sociedad de valores y de su banca corporativa o de inversión.

Ahora, es la sede de la Fundación BBVA y de su filial de microfinanzas. Ahí se había instalado el bróker gallego desde principios de enero tras abandonar sus dependencias en La Vela, el nuevo edificio en el barrio de Las Tablas al que el banco se trasladó en 2015 después de muchos años en la torre negra de al lado del Santiago Bernabéu. Su llegada al Palacio del Marqués de Salamanca obligó a una pequeña adaptación para habilitar un amplio despacho en una de las alas y ubicar a su secretaria y a su equipo de seguridad. Incluso llegó a pedir la construcción de un gimnasio, similar al que tenía en la sede oficial del banco.

Tras su decisión el pasado 14 de marzo de “abandonar temporalmente los cargos en la fundación y en el banco mientras concluyen las investigaciones en curso", se daba por hecho que Francisco González se había alejado definitivamente para “evitar dañar a la entidad”. Sin embargo, según ha podido saber El Confidencial, el banquero sigue utilizando todos los servicios que su sucesor, Carlos Torres, le facilitó para ejercer de presidente de honor. Lejos de renunciar a estos privilegios, FG ha seguido disfrutando de los parabienes del banco.

Fuentes oficiales de BBVA explican que la dimisión anunciada hace tres semanas es “progresiva” y que está previsto que deje el despacho poco a poco. Desde la entidad, no dan más detalles sobre la relación que aún mantiene con el presidente de honor cesado, que estos días ha utilizado las instalaciones del famoso Palacio del Marqués de Salamanca para preparar con sus abogados su intervención en el juicio sobre la salida a bolsa de Bankia. A su declaración en la Audiencia Nacional acudió con los mismos hombres de seguridad que tenía cuando era el jefe supremo de la entidad financiera.

A su declaración en la Audiencia Nacional acudió con los mismos hombres de seguridad que tenía cuando era el jefe supremo de la entidad financiera

Francisco González fue presidente de BBVA desde mediados de octubre de 1999 hasta el 31 de diciembre de 2018. En ese periodo de tiempo, la cotización del banco perdió cerca de un 60% de su valor, al tiempo que su primer ejecutivo acumuló cerca de 80 millones en forma de fondo de pensiones. Anteriormente, desde mediados de 1996, había ejercido el mismo cargo en el banco público Argentaria, al que fue ascendido a propuesta de Rodrigo Rato y José María Aznar.

El honor en una carta

En la carta de despedida dirigida al consejo de administración, el de Chantada (Galicia) aseguró haber "trabajado duro para hacerla crecer, transformarse en una entidad comprometida con los nuevos tiempos, con la modernidad, la rentabilidad y siempre con unos principios de ética y de rigor que sigo compartiendo con todos vosotros". "Estoy muy orgulloso de todo lo que hemos conseguido en estos años: nuestra fortaleza, el prestigio de BBVA, el posicionamiento tecnológico, nuestra situación actual en la vanguardia financiera", enfatizó.

Algunas fuentes sostienen que González está dispuesto a exigir la vuelta a la presidencia de honor del banco y de la fundación si finalmente las investigaciones demuestran que no tuvo nada que ver con las actuaciones de Villarejo, al que BBVA le llegó a pagar más de cinco millones de euros. Las pesquisas, lideradas por Garrigues y reforzadas por PwC y Uría y Menéndez, cumplen ahora nueve meses.

Según otras fuentes, estos despachos de abogados y la consultora han interrogado recientemente a la anterior dirección ejecutiva de BBVA dirigida por Ángel Cano, consejero delegado hasta mayo de 2015, la mayoría de los cuales han indicado que las relaciones con el comisario ahora en prisión estaban concentradas en presidencia y en los responsables de seguridad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios