por la crisis reputacional del caso villarejo

FG deja temporalmente BBVA en la víspera de una junta marcada por el caso Villarejo

El expresidente ejecutivo se desvincula del banco después de dos décadas ante la presión por el daño reputacional del caso Villarejo

Foto: Francisco González.
Francisco González.

Francisco González ha decidido echarse a un lado ante la crisis reputacional que sufre BBVA. El veterano banquero gallego, después de dos décadas en el banco, ha renunciado a la presidencia de honor y a la presidencia de la fundación, según fuentes conocedoras, que apuntan a que la decisión se produce para frenar el daño en la reputación de BBVA antes de la junta de accionistas.

En una carta a la que ha tenido acceso Europa Press, González explica que ha decidido "abandonar temporalmente los cargos en la fundación y en el banco, mientras concluyen las investigaciones en curso". El banquero recuerda que fue el encargado de impulsar una investigación interna sobre las contrataciones con la compañía Cenyt (de Villarejo) para "disponer de toda la información sobre estos asuntos". FG critica que "desde hace un año hemos sufrido una larga y continua agresión mediática derivada de las investigaciones policial y judicial".

La presión ha aumentado durante los últimos meses sobre Francisco González (Chantada, Lugo, 1944) y sobre el banco que presidió en solitario desde 2001 hasta diciembre de 2018, cuando renunció a la presidencia ejecutiva para dejarla en manos de Carlos Torres. Sin embargo, el fin de su mandato ha estado marcado por la operación Trampa, las investigaciones de BBVA y Villarejo sobre Sacyr entre 2004 y 2005, con un supuesto espionaje masivo encargado por la entidad, que habría pagado hasta medio millón de euros, según la información publicada por El Confidencial y ‘Moncloa.com’.

En concreto, la entidad contrató los servicios de Cenyt para frustrar el asalto al banco de Luis del Rivero, entonces presidente de Sacyr, y del accionista y consejero Juan Abelló. Un asalto apoyado desde la Moncloa por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y, en especial, por quien era el jefe de la oficina económica, Miguel Sebastián. Francisco González hace referencia en su carta a Carlos Torres a este suceso, recordando las diferentes crisis con las que ha lidiado la entidad. En este caso, señala "el intento de Sacyr de apropiarse del banco con la colaboración inexplicable de parte del Gobierno (que no salió en defensa de la institución, como era su deber)".

Por su parte, documentación interna de BBVA a la que ha tenido acceso El Confidencial muestra que el banco pagó a Villarejo por auditar el riesgo de un crucero privado de Francisco González por Turquía en julio de 2016. Esta información ahonda en la relación entre la entidad y el comisario, en prisión preventiva desde noviembre de 2017 acusado de presuntos delitos de organización criminal, cohecho, blanqueo de capitales, extorsión y descubrimiento y revelación de secretos.

Las informaciones que vinculan a BBVA y Villarejo han provocado un daño de su imagen y han puesto la entidad en el foco de los supervisores. Fuentes conocedoras apuntan a preocupación y sorpresa en el Banco Central Europeo (BCE), que ha instado a BBVA a que ataje esta crisis, ya que “se está desbordando”. En público, el vicepresidente de la institución, Luis de Guindos, pidió “rapidez” en la investigación interna que está llevando a cabo PwC, un análisis “exhaustivo” que concluirá con un informe ‘forénsic’.

Caídas en bolsa

González asumió la presidencia de Argentaria en 1996, impulsado por el Ejecutivo de José María Aznar. Cuatro años después, la entidad pública se fusionó con el grupo vasco BBV, y compartió la presidencia con Emilio Ybarra, quien dimitió en 2001 tras conocerse cuentas abiertas en Jersey de consejeros de la parte rival de Neguri.

Desde entonces, FG se quedó con la presidencia ejecutiva en solitario hasta el final de 2018. En estos 17 años, ha tenido tres consejeros delegados, José Ignacio Goirigolzarri, Ángel Cano y Carlos Torres, al que acabó impulsando para que le sustituyera. González hizo esfuerzos para que su mandato se recordara por la digitalización, pero también por grandes operaciones como el crecimiento de BBVA en México, clave para su beneficio, o Turquía, todo un dolor de cabeza para la entidad.

Las compras de Garanti han implicado un daño en bolsa para el banco, que cotiza por debajo del valor en libros. Una nueva zancadilla para la cotización. La evolución de la entidad en el parqué bajo el mando de FG no ha sido la mejor, con una caída del 14% si se ajusta la cotización por ampliaciones y dividendos, según Bloomberg, frente al alza en el mismo periodo (2001-2018) del 28% para Banco Santander, su eterno gran rival.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios