pujará por nuevos proyectos en 2020

Acciona entierra el hacha de guerra y vuelve a apostar por las renovables en España

La compañía estudia proyectos que suman 7.500 megavatios y que se concentran en EEUU, México, Chile, Australia y España, lo que significa volver a apostar por nuestro país tras seis años

Foto: José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona.
José Manuel Entrecanales, presidente de Acciona.

Acciona ha decidido volver a apostar por las renovables en España. Después de seis años en los que solo miraba al exterior, la compañía ha vuelto a incluir proyectos nacionales dentro de su cartera objetivo ('pipeline'), según reconoció la propia compañía la semana pasada en un encuentro con analistas.

En concreto, el grupo de infraestructuras tiene en estudio proyectos de renovables que alcanzarían los 7.500 megavatios y que se encuentran, mayoritariamente, en Estados Unidos, México, Chile, Australia y España, según recoge el informe elaborado por los expertos de Banco Sabadell tras esta reunión.

"La compañía dice contar ya con un 'pipeline' de proyectos, que le permitiría iniciar el desarrollo de proyectos, fundamentalmente eólicos y fotovoltaicos, en España a partir de 2020", recoge el informe.

A diferencia del discurso sostenido hasta ahora, Acciona vuelve a considerar nuestro país un mercado interesante, incluso, para nuevos proyectos que se desarrollen bajo la modalidad 'merchant', nombre con el que se conoce en la jerga del sector a aquellos que carecen de prima.

En este cambio de posición, juega un papel clave el hecho de que Acciona estime, según Sabadell, que en los próximos años el precio del 'pool' va a estar por encima de los 50 euros por MWh, cuando actualmente se está yendo a subastas, que solo garantizan el suelo, por debajo de 40 euros.

Desde la compañía, recuerdan las palabras pronunciadas por el presidente, José Manuel Entrecanales, el pasado 1 de marzo, con motivo de la presentación de resultados, cuando dejó la puerta abierta a volver a mirar hacia España, en función del futuro desarrollo del Plan de Energía y Clima.

Este plan, no obstante, está muy condicionado por quién resulte vencedor de las próximas elecciones generales, un interrogante que no parece asustar a Acciona. Al contrario, en los últimos cuatro meses, el grupo ha ido poco a poco girando su discurso hacia la reconciliación con el mercado nacional, precisamente sobre la base de este plan estrella del PSOE de Pedro Sánchez.

Así, en noviembre, el director general de Relaciones Corporativas y Relación con Inversores, Raimundo Fernández-Cuesta, aseguró que, "en el caso de que la nueva legislación que prepara el Gobierno haga más atractivo el mercado español, lo consideraremos, pero en la actualidad estamos centrados en mercados internacionales y en reducir nuestra exposición a España".

Cuatro meses después, el propio José Manuel Entrecanales aseguró: "Hasta ahora España no ha cumplido con los parámetros por los que decidimos las inversiones, pero a partir de ahora podría empezar a competir con otras oportunidades de inversión". Un aviso a navegantes que ha cristalizado en los detalles dados a los analistas.

El divorcio de Acciona con las renovables españolas se remonta al año 2013, cuando el Gobierno de Mariano Rajoy modificó la normativa energética, con carácter retroactivo, cambio que fue todo un hachazo a las primas de las renovables. En el caso de Acciona, el deterioro del valor de sus activos renovables se cifró en 1.675 millones, lo que llevó a la compañía a cerrar el ejercicio 2013 con unas pérdidas netas de 1.972 millones de euros.

Además, el Tribunal Supremo avaló el recorte a las renovables, algo contrario a lo que están haciendo las cortes arbitrales internacionales, que están dando la razón casi unánimemente a los fondos extranjeros que invirtieron en el sector y denunciaron al Reino de España por bajarles la retribución.

Se alinea con las grandes 'utilities'

Con esta vuelta hacia sus orígenes renovables, Acciona toma el mismo camino de las grandes 'utilities'. Uno de los que están pisando el acelerador con más fuerza es Iberdrola. La firma presidida por Sánchez Galán se volvió a alinear en la junta de accionistas celebrada el pasado viernes con los planes del Ejecutivo socialista. Pocas semanas antes, anunció en la actualización de su plan estratégico un aumento de las inversiones en España del 40% hasta 2022, con lo que prevé elevar el desembolso total hasta los 8.000 millones de euros.

Incluso Endesa, criticada por el vaciamiento de la compañía vía dividendos a su matriz italiana Enel, prevé elevar las inversiones en renovables en un 33% hasta 2021, tal y como adelantó El Confidencial. Así, sus planes pasan por aumentar en 2.400 millones la partida destinada a poner en marcha nuevas capacidades de generación verde.

Un camino que también siguen Naturgy, Repsol y otros grandes fondos internacionales, dispuestos a invertir en nuevas renovables, sabedores todos de que las oportunidades de inversión, con acceso a la red y las tramitaciones administrativas concedidas, no son infinitas. Este incremento del interés llega después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciara a principios de 2019 que serían necesarios 230.000 millones de euros adicionales para llevar a cabo la transición energética que permita la descarbonización de España y el cumplimiento de los objetivos climáticos en 2030.

El PNIEC contempla que el 42% de la energía consumida en 2030 provenga de fuentes verdes (70% verde del 100% de la energía eléctrica). Además, busca que las emisiones de CO2 desciendan dentro de una década un 38% con respecto a las de 2005.

Para cumplir con este plan, España deberá introducir 36.000MW de solar fotovoltaica en una década y otros 20.000MW de energía eólica. En este contexto, Acciona cuenta con amplia experiencia —tanto en promoción y desarrollo de parques como en producción de energía— y participa en una firma suministradora de aerogeneradores como es Nordex.

La renovada apuesta de la familia Entrecanales llega, además, después de que la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se haya comprometido a mantener la rentabilidad de las renovables castigadas con los recortes de 2013 hasta 2031 (12 años más). Un particular que no está pasando desapercibido a los ojos de la empresa y que supone un giro radical de la postura que mantuvo el exministro de Energía del PP Álvaro Nadal, partidario de recortar aún más las subvenciones a partir de 2020.

No en vano, Acciona es una de las empresas con más avance del Ibex en el último año. Desde que Pedro Sánchez llegó a la Moncloa, los títulos de la multinacional han pasado de valer alrededor de 65 euros a escalar hasta casi 100 euros por acción (+54%), lo que supone su máximo histórico desde la irrupción de la crisis económica.

Cautela hasta 2020

Pase lo que pase en las elecciones, Acciona se pone un horizonte para invertir en renovables en España a partir de 2020. Esto, además de dar cierta visibilidad desde el punto de vista político, ya que se avecina un macrociclo electoral en España, le permite ver cómo articulará el Gobierno saliente de las urnas la transición energética.

El propio secretario de Estado de Energía, José Domínguez Abascal, declaró recientemente que pretenden hacer subastas de renovables a precio por un mínimo de 3.000MW anuales. Esto, que solo podría llevarse a cabo a través de un cambio legal, también permitirá a Acciona invertir con más claridad desde el punto de vista regulatorio, ese que le ha llevado a renegar de España durante más de seis años. Pero ya se sabe que, ante una buena oportunidad, el dinero pierde la memoria.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios