Mesa redonda de El Confidencial y Cuatrecasas

El sector de las renovables, optimista ante el 28-A: "Nadie tomará medidas bruscas"

El sector ya se centra en los retos a medio y largo plazo, como las nuevas oportunidades de inversión y la regulación en el ámbito del acceso y la conexión

Con un Plan de Energía y Clima recién presentado, un anteproyecto de Ley de Energía y Clima de camino a Bruselas y unas elecciones generales a varias semanas vista, el sector de las renovables en España tiene claro que es un motor económico para el país, que vive una nueva etapa de prosperidad y que las incertidumbres asociadas a la inestabilidad política no deberían suponer un retroceso de cara a los años venideros.

Estas fueron algunas de las conclusiones a las que llegaron los invitados a la mesa redonda organizada por El Confidencial junto a Cuatrecasas, en la que se debatieron diferentes aspectos relacionados con la actualidad del sector. Las nuevas oportunidades en inversión (personificadas en los modelos PPA), los retos regulatorios a los que se enfrentan las compañías, las oportunidades que van a aparecer en los próximos años, así como la actualidad política, fueron protagonistas durante toda la charla.

Luis Pérez de Ayala, socio de Cuatrecasas.
Luis Pérez de Ayala, socio de Cuatrecasas.

A pesar de que existe un cierto recelo a que un cambio de Gobierno pueda poner nuevas trabas a un sector que parece haberse estabilizado, la sensación general es de optimismo. “Hay más puntos en común en todos los partidos ahora que hace tres o cuatro años, salvo algunos como el de la pobreza energética”, aseguraba Luis Pérez de Ayala, socio de Cuatrecasas.

Agustín Cerdà, también socio de Cuatrecasas, apuntaba en una dirección similar, ya que descarta que el próximo Gobierno vaya “a tomar medidas bruscas” si cambia de signo político. ¿Podría haber cambios en las tarifas que obligaran a las renovables a financiar proyectos ya en marcha? “No lo creo. Creo que la financiación será para nuevos proyectos, proyectos 'greenfield' [aquellos que se empiezan desde cero]. Es probable que haya retrasos, que serán más coyunturales que estructurales, porque si hay un cambio habrá un parón en el que se revisará todo lo que se ha hecho hasta la fecha”, opinaba.

Agustín Cerdà, socio de Cuatrecasas.
Agustín Cerdà, socio de Cuatrecasas.

“La energía verde tiene que ser una oportunidad y va a ser el motor económico de España”, afirmó, rotundo, José Donoso, director general de UNEF, siglas por las que se conoce a la Unión Española Fotovoltaica. Frente a las próximas elecciones, Donoso solo ve un problema, la indefinición política que pueda volver a poner en pausa al sector. “Si el que llega se lo repiensa, puede suceder que tengamos otra vez el sector parado unos dos, tres o cuatro años, que tengamos que volver a un modelo de 'stop & go', que nos llevaría a volver a tener que hacer muchos megavatios en poco tiempo. Sería un gran error”.

El adelanto electoral no debería, en palabras de los ponentes, desviar la atención de algunos asuntos que se tienen que decidir a corto plazo, según Javier Rodríguez, responsable de regulación renovable de Endesa. “Tenemos un año para trabajar en ese Plan de Energía y Clima, pero también hay otras prioridades. Hay un parque eólico que repotenciar y que no se puede detener, porque sería un error. También hay que impulsar una regulación en almacenamiento. Creo que hay consenso, pero hay que avanzar”.

Yann Dumont, director general de Forestalia.
Yann Dumont, director general de Forestalia.

Aunque, como señalaba Yann Dumont, director general de Forestalia, la primera mitad de este 2019 supondrá un parón en el sector. “Solo a nivel autonómico hay un riesgo de parón de unos tres a cuatro meses. Y el Gobierno que entre tendrá que decidir a qué ritmo quiere llegar a ese objetivo. Tenemos margen, porque hay una revisión a medio camino, pero creo que cualquiera puede asumir los objetivos a 2030”.

Una prioridad: el acceso y la conexión

En ese sentido, compañías como Endesa o Forestalia apuntaron otros problemas más importantes que los que puedan acarrear las elecciones generales del próximo mes de abril. “Nos preocupa la falta de regulación en el ámbito del acceso y la conexión”, lamentaba Dumont. La firma de energía renovable ya ha puesto en marcha “desde hace tiempo” la construcción de los primeros 300MW que se adjudicaron en subasta en 2016 y asegura que tendrán listos “todos sus proyectos” de cara a finales de 2019.

“Ese real decreto de acceso y conexión es la prioridad”, reiteraba Donoso. El problema, en palabras del director general de UNEF, ha sido el embrollo administrativo que se ha producido con la CNMC después de que una normativa haya dado competencias a la comisión para regular ese decreto.

Roger Font, director de financiación de proyectos y negocios especializados del Banco Sabadell.
Roger Font, director de financiación de proyectos y negocios especializados del Banco Sabadell.

Pero más allá de esas decisiones inmediatas, Donoso hizo hincapié en el hecho de seguir proyectando una imagen de España “seria y creíble para acabar con las incertidumbres provocadas por las regulaciones pasadas”. Dar sensación de seguridad será importante de cara al mercado internacional, no solo para construir plantas sino para que ese valor añadido se quede en nuestro país. “Es importante poder asegurar dos o tres gigavatios al año para maximizar los beneficios que proporcionará en el empleo y generar mayor riqueza en nuestro país”.

Según los números presentados por Pedro Sánchez al mostrar las líneas maestras del Plan de Energía y Clima, España aspira a aumentar el PIB en un 1,8% de cara a 2030 gracias, entre otras medidas, al impulso de las energías renovables y al cierre de plantas de carbón y nucleares. Un plan que generaría entre 250.000 y 364.000 empleos gracias a un aumento de 236.000 millones para la transición energética.

La entrada de los PPA ha fortalecido el sector

La estabilidad del sector ha propiciado que la inversión regrese a nuestro país. Y lo ha hecho, además, bajo nuevos paraguas para aportar mayor seguridad a todos los actores, como pueden ser los llamados PPA ('power purchase agreements'), contratos entre generadores y compradores para una compraventa de energía a un precio prefijado y en un marco temporal establecido de antemano.

Esta fórmula ha aterrizado de manera reciente en España y, en palabras de los presentes, se ha convertido en una solución más que recomendable. “Los bancos cada vez están más cómodos con comercializadoras de menor tamaño”, apuntaba Pérez de Ayala. En ese sentido, desde la banca se está viendo una predilección por este sistema, motivado también por las certezas a corto plazo y las incertidumbres a largo.

José Donoso, director general de UNEF.
José Donoso, director general de UNEF.

“Existe una incertidumbre respecto a la evolución del precio a medio y largo plazo, pero a corto está muy claro con lo que se ha firmado”, afirmaba Roger Font, director de financiación de proyectos y negocios especializados del Banco Sabadell. “Hay mucho inversor que requiere un PPA y viene con una estructura financiera que ya lo incluye porque, a 10 años, ya te garantiza unos precios”. En este sentido, Cerdà también señalaba la variedad de modelos existentes en el sector en la actualidad: "Se están combinando proyectos que se financian con un suelo regulatorio y tarifa garantizada mínima, otros que tienen un componente 'merchant' [realizados sin prima ni subasta] de riesgo de mercado relevante o de PPA con un comprador privado y un nivel mínimo de 'rating' que da solidez a la operación".

Pero no todo son flores para el modelo, ya que algunas voces señalaron la necesidad de que exista un mercado variado que permita comparar y poner en valor los diferentes modelos. “No puedes contratar algo que te vincula a mucho tiempo si no tienes con qué compararlo”, advertía Javier Rodríguez. La importancia del mercado marginalista es esencial para que exista una vara de medir. Un debilitamiento o desaparición provocaría que “el modelo PPA se redujese”.

Javier Rodríguez Domínguez, responsable de regulación renovable de Endesa.
Javier Rodríguez Domínguez, responsable de regulación renovable de Endesa.

Todo ello, sin contar con unos retos de futuro en escenarios en los que España tendrá excedentes de energía fotovoltaica. “¿Cuántos y cuándo? No lo sé. Pero no podemos tener un modelo de mercado por el que pago 20 años por una energía que tendrá un valor escaso durante una serie de horas al día”, apuntaba Rodríguez.

Según los ponentes, los cambios políticos a corto plazo, las nuevas regulaciones y la entrada de nuevos modelos financieros van a marcar el devenir del sector en los próximos años. Un sector, el de las renovables, que lo único que pide al Gobierno es que evite un retorno a las políticas de los últimos años para no frenar un crecimiento que debería ser, a todas luces, imparable.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios