tras asegurarse 702 millones de liquidación

Telefónica pide 300 millones adicionales a Hacienda por intereses de demora

La operadora calcula que esta es la cantidad que le corresponde por el histórico pleito con la Agencia Tributaria por el ya va a recibir al menos 702 millones

Foto: Foto de archivo del edificio de Telefónica en Barcelona. (Reuters)
Foto de archivo del edificio de Telefónica en Barcelona. (Reuters)

La histórica reclamación que Telefónica ha ganado al Ministerio de Hacienda por 702 millones de euros no se va a quedar ahí. Según han indicado fuentes jurídicas, la operadora presidida por José María Álvarez-Palllete va a solicitar que la Agencia Tributaria le reintegre además los intereses de demora de la citada devolución, cantidad que podría ascender a unos 300 millones adicionales.

Telefónica confirmó el pasado viernes a la Comisión Nacional del Mercado de Valores la exclusiva adelantada por El Confidencial el pasado 18 de febrero sobre su litigio con Hacienda. La cotización reaccionó con una subida del 2,65%, hasta alcanzar el nivel más alto en casi tres meses. Pero la multinacional de las comunicaciones no se quiere conformar con esos 702 millones por la liquidación del impuesto de sociedades de los ejercicios 2008 a 2011. El comunicado añadió que el grupo estaba “valorando interponer recurso” contra ese acuerdo de ejecución por, entre otras razones, “la no inclusión de los intereses de demora”.

Según fuentes jurídicas, Telefónica ha decidido ya que recurrirá dicha propuesta de Hacienda por dos motivos. El primero es que, tras un auto tan contundente, sus asesores están convencidos de que nuevamente lo ganarán. El segundo es que, de no hacerlo, algunos accionistas podrían demandar al equipo gestor por no llegar hasta el fondo de este litigio, que ha supuesto la mayor devolución de la historia por parte del Estado a una empresa privada.

La cuestión por concretar es cuánto puede reclamar Telefónica por este concepto. La ley permite exigir hasta 10 años por intereses de demora, pero legalmente no se sabe todavía con exactitud si la exigencia debe empezar desde los años en que se produce el quebranto o desde que se interpone la primera reclamación. Además, en la ecuación hay que aplicar el tipo de interés que se fija en los Presupuestos Generales del Estado para estos casos, y que en los últimos años han variado desde el 3,75 hasta el 5%.

Tras este auto de liquidación y sin tener en cuenta los potenciales 300 millones, Telefónica ha situado su deuda por debajo de los 40.000 millones

Las primeras estimaciones, tanto de Telefónica como de la Agencia Tributaria, indican que la operadora podría recibir entre 250 y 300 millones adicionales, toda una inyección de dinero que permitirá a la compañía seguir rebajando su deuda. Uno de los objetivos vitales para Álvarez-Pallete para recuperar el pulso de la cotización y demostrar a los inversores que su plan de adelgazamiento va dando sus frutos.

Tras este auto de liquidación y sin tener en cuenta los potenciales 300 millones, Telefónica ha situado su deuda por debajo de los 40.000 millones, algo que no conseguía desde hacía 10 años. Dado que, gracias al repunte de la acción desde los 6,7 euros que tocó en el último trimestre de 2018 —mínimos de 20 años—, la capitalización ya alcanza los 40.000 millones. Por tanto, la deuda y el valor bursátil se igualan por primera vez en mucho tiempo, ya que el grupo llegó a tener un pasivo de 52.500 millones.

La cifra podría reducirse aún más próximamente si Telefónica cierra la venta de su negocio de 'data center', valorado en unos 600 millones. La operación está muy avanzada, ya que la compañía espera recibir las ofertas vinculantes en las próximas semanas. El proceso, asesorado por Bank of America Merrill Lynch, se espera que concluya antes de Semana Santa, por lo que el equipo de Álvarez-Pallete podría dar nuevas buenas noticias a los inversores en la presentación de los resultados del primer trimestre, el próximo 10 de mayo.

La parte negativa es que la entrada en vigor de la nueva norma contable internacional sobre edificios y alquileres va a incrementar en unos 8.000 millones la deuda del grupo. Pese a este hándicap, que afecta a todas las empresas con patrimonio inmobiliario y las fuertes inversiones en espectro radioeléctrico para crecer en móvil y situarse en la tecnología 5G, Telefónica se ha comprometido a luchar por mantener su 'rating' actual (BBB), tal y como indicó la semana en una conferencia con inversores.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios