entrevista con su presidente

Costa Cruceros: "Nuestros clientes no quieren volver al norte de África"

Palomba descarta volver a Túnez, Egipto o Turquía pese a su teórico auge (según los hoteleros españoles). Costa suspendió los cruceros hacia allí tras el atentado en el museo del Bardo

Foto: Costa Crociere tiene una flota de 28 barcos entre tres marcas: Costa Cruceros, AIDA y Costa Asia
Costa Crociere tiene una flota de 28 barcos entre tres marcas: Costa Cruceros, AIDA y Costa Asia

Costa Cruceros no va a volver a Turquía, Túnez o Egipto a corto plazo, o así lo afirma su presidente. Neil Palomba contesta sin titubeos, con una rotundidad que sorprende, si tenemos en cuenta que esos destinos ya están robando turistas a España, como alertan los hoteleros patrios con relativa frecuencia.

"Los barcos pueden regresar en cualquier momento, pero nuestros clientes no están expresando sus ganas de volver a Túnez, Turquía o Egipto", explica Palomba en una entrevista con este periódico. Costa Cruceros suspendió sus rutas a esos países a raíz del atentado en el museo del Bardo (Túnez) en marzo de 2015, que costó la vida a 24 personas de una decena de nacionalidades distintas. La posterior masacre en una playa tunecina y los múltiples ataques en Estambul (Turquía) o Egipto hicieron que todas las navieras de Carnival Corporation, matriz de Costa, descartaran su vuelta al norte de África pese a su innegable atractivo turístico.

No obstante, Palomba admite que la situación actual es mejor que en 2015, cuando Costa Cruceros paralizó sus operaciones en los citados países por motivos de seguridad. "Estamos esperando para ver cómo se desarrollan los acontecimientos. Iremos donde los clientes nos reclamen". Su visión contrasta con la de la patronal turística Exceltur, quien atribuye el frenazo en los destinos de sol y playa españoles al 'boom' del Mediterráneo oriental. En efecto, las llegadas de alemanes o británicos a nuestro país están cayendo mientras los flujos de países como Turquía crecen a doble dígito.

"Los touroperadores están muy interesados en retomar sus operaciones en el norte de África"

"Los touroperadores tienen inversiones y hoteles en esa zona, así que están muy interesados en retomar sus operaciones allí", desliza el 'capitán' de la italiana Costa. Esos mismos touroperadores son los que gestionan más del 90% de las reservas de sus cruceros, si bien Palomba se muestra abierto a otros canales para captar más clientes. La compañía se disputa el podio en cuota con Pullmantur y MSC Cruceros en nuestro país.

Los españoles tienen un peso del 25% en las ventas de la compañía, que no hace públicos sus resultados por su pertenencia a un grupo cotizado: el británico-estadounidense Carnival Corporation es también la matriz de cruceros de lujo como Princess, Cunard o Azamara, y facturó 18.881 millones de dólares (16.547 millones de euros) en 2018 (+7,8%). La media de edad en los camarotes de Costa ronda los 47 años, y su perfil de cliente es una familia con niños o una pareja. Nuestro país es el tercer mercado más importante para la compañía, por detrás de Italia y Francia.

Singapur y Japón están de plena moda para los españoles, fanáticos de las islas del Caribe y más reticente con las últimas apuestas de Costa, como Emiratos Árabes. China es otro de los mercados clave, no solo por el previsible aumento de la demanda desde Europa, sino por la cantidad de asiáticos que pueden llegar a nuestro continente en crucero. Y por último, los clásicos: Mediterráneo occidental a cargo de cruceros como el recién bautizado Costa Smeralda, que ha tocado agua esta semana en el astillero de Turku (Finlandia). Se trata del primer barco propulsado por gas natural licuado (GNL) —el combustible fósil más limpio del mundo—, con capacidad para 6.500 pasajeros y casi 1.700 empleados.

El barco albergará 16 restaurantes, 19 bares, un spa, un salón de belleza, varias piscinas, 16 salas de tratamiento, áreas de relajación, teatro, casino, discoteca, zona de juegos o incluso un museo de 400 metros cuadrados (CoDe, Costa Design Museum), dedicado al diseño italiano y a los nombres que han contribuido a su construcción. El crucero comenzará a navegar el próximo 4 de noviembre de 2019, pasando por Savona, Barcelona, Marsella, Palma de Mallorca, Civitavecchia y La Spezia.

Turismofobia en Barcelona

El puerto base de Costa Smeralda es Barcelona, un mercado estratégico donde Carnival ha abierto una segunda terminal. Es incluso más importante que Palma de Mallorca, Ibiza, Valencia o Tarragona pese a ser uno de los destinos más masificados de Europa, lo que ha dado lugar a desagradables episodios de turismofobia en sus calles. "Ese problema [la saturación del mercado] se da en períodos de tiempo específicos, como el verano o los fines de semana. Basta con aprender a gestionarlo mejor junto a las administraciones públicas", sostiene el directivo italiano.

El presidente de Costa Cruceros, Neil Palomba
El presidente de Costa Cruceros, Neil Palomba

Y pone un ejemplo. "Barcelona sabe con dos años de antelación que un crucero de Costa va a venir. Si considera que va a tener problemas porque van a llegar demasiados barcos a la vez, solo tiene que cambiarlo a tiempo. Se trata de planificar de manera eficiente". La solución no es poner puertas al campo en una época en la que cada vez más gente quiere viajar (sobre todo las nuevas generaciones), insiste.

¿Y si todos los destinos imponen una tasa turística como la que ya existe en Barcelona? “La primera en introducir esta medida fue Venecia, que claramente tiene un problema distinto al que puedan tener otras ciudades. Más que un impuesto, debemos ofrecer servicios al turista —como libre acceso a los museos o al transporte— a cambio de una tarifa", plantea.

Costa Cruceros tampoco tiene miedo al conflicto independentista y sus efectos, ya palpables en la cuenta de resultados de numerosas cadenas hoteleras como Meliá o NH. "No nos preocupa en exceso porque Barcelona tiene una gran reputación en todo el mundo. La gente se ha acostumbrado a que todos los años pase algo en alguna parte del mundo [en referencia a los disturbios tras el referéndum del 1-O, que ahuyentaron al menos a tres cruceros de 2.600 pasajeros cada uno]. Es algo normal que forma parte de nuestro modo de vida".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios