'roba' turistas alemanes, franceses y británicos

El desplome de la lira turca amenaza a España como destino turístico

Nuestros 'turistas prestados' se preparan para hacer las maletas rumbo a Turquía, aprovechando que está barata. La tendencia se intensificará con la devaluación de la moneda

Foto: Turquía recibe unos 45 millones de turistas al año.
Turquía recibe unos 45 millones de turistas al año.

Turquía está más barata que nunca para el turista extranjero. La depreciación de su divisa, la lira, es un caramelo para los que aspiran a viajar a precios bajos pero representa una amenaza para España, uno de sus principales competidores. “Si ya nos estaba afectando antes, ahora más. El desplome coincide con la contratación de paquetes turísticos para 2019”, señala el presidente de la Confederación Española de Agencias de Viajes (CEAV), Rafael Gallego.

La recuperación de ese y otros países ‘revueltos’ como Túnez o Egipto lleva meses ‘robando’ turistas internacionales a España, un factor al que ahora se suma el abaratamiento de los precios como consecuencia del desplome de la lira. Según Gallego, los turoperadores ya están ofreciendo paquetes “entre un 40% y un 50% más económicos” para visitar Turquía gracias a los menores costes laborales y las subvenciones del Gobierno turco a las aerolíneas y navieras de cruceros, algo que también sucede en Egipto pero está prohibido en Europa.

Ese país ha recuperado 2,7 millones de turistas extranjeros en lo que va de año (hasta mayo), lo que supone un aumento del 29,4% respecto al año anterior. Según el último informe de la patronal Exceltur, la llegada de alemanes a España se ralentizó un 4,7% entre marzo y mayo. Lo mismo ocurrió con los británicos (-2,1%) y los italianos (-1,4%), unos descensos que contrastan con el repunte de las entradas a Turquía (+28,3%, +39,1% y +40,5%, respectivamente).

Turquía ‘pesca’ entre los alemanes, franceses y británicos, algo que ya está pasando factura a las costas españolas

Los franceses también se decantan por el país de moda, con una subida del 38,8% frente al 1,6% de España. En definitiva, Turquía ‘pesca’ en los principales países emisores de turistas a España, una tendencia que ya está pasando factura a zonas de sol y playa como Canarias y Baleares. El impacto es menor en Andalucía o Comunidad Valenciana, pues no se ofertan tantos paquetes turísticos a esos destinos.

“Los turoperadores extranjeros han redirigido una parte de sus operaciones a países del mediterráneo oriental, donde han podido contratar cupos de camas con mayores márgenes que en España”, explica Exceltur tras vincular el repunte de demanda a la relajación de la amenaza terrorista. El vicepresidente de esta patronal, José Luis Zoreda, ya advirtió de la posible fuga de ‘turistas prestados’ -entre 12 y 14 millones, según sus estimaciones- que han elegido España como destino refugio temporal.

Fuente: Exceltur.
Fuente: Exceltur.

Ya lo dijo la embajada turca… “Nuestro objetivo es alcanzaros”. Turquía está a punto de colarse en el ‘top 5’, pero todavía no hace sombra a España. Somos la segunda potencia turística del mundo, por detrás de Francia y por delante de Estados Unidos.

Según Standard & Poor’s, la caída de la lira beneficiará a la industria turística turca porque sus empresas podrán reducir precios en moneda extranjera y así ganar cuota de mercado. También es una oportunidad para los sectores de exportación con costes en divisa local pero beneficios en moneda extranjera, como el textil. Véase Inditex, pues fabrica una parte importante de sus prendas en ese país.

El turismo nacional, la esperanza

El presidente de la Confederación Española de Hoteles y Alojamientos Turísticos (CEHAT), Juan Molas, cree que los operadores turcos podrán incluso permitirse una subida de precios y seguir ofreciendo paquetes más baratos al turista internacional. Eso sí, deja claro que los hoteleros españoles no quieren competir en precio y pone en valor otras ventajas como el sistema sanitario, la calidad de los servicios, las infraestructuras, la seguridad o la gastronomía de nuestro país. “Todo ello hace que nuestra oferta sea más atractiva que la de ellos”, indica a este periódico.

Es preferible que vengan menos turistas a España pero gasten más, apostilla no sin antes admitir que este verano no marcha tan bien como el anterior a tenor de sus estimaciones. La ocupación hotelera rozó el 86% el mes pasado frente al 91% del año anterior, un porcentaje que ha subido al 88% en lo que llevamos de agosto -cuatro puntos menos que en agosto de 2017-. “Venimos de un año excepcional. Ya sabíamos que era complicado alcanzar esas cifras”, matiza. La climatología adversa y el Mundial de fútbol tampoco han ayudado.

El 41% de los españoles prefiere viajar dentro de su país en verano. (EFE)
El 41% de los españoles prefiere viajar dentro de su país en verano. (EFE)

La buena noticia es que el gasto medio por persona aumentó un 4% en julio y las reservas de cara a septiembre están un 8% por encima del año pasado. Además, el turismo nacional está compensando la menor afluencia de viajeros internacionales. “Aunque Turquía pueda crecer como destino alternativo para los extranjeros, sigue siendo poco demandado por los españoles”, sostiene Marcos Franco, portavoz del Observatorio Nacional del Turismo Emisor (ObservaTUR).

El 41% de los españoles prefiere un destino nacional para pasar sus vacaciones de verano, frente a un 21% que se decanta por viajar al extranjero y un 38% que combina ambas opciones. Los porcentajes cambian si hablamos de menores de 34 años o mayores de 65, pues el 60% opta por salir de España. Según las encuestas de ObservaTUR, los cruceros, las capitales europeas -encabezadas por París y Roma- y Estados Unidos son las alternativas más populares.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
19 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios