con un impacto de tres millones de euros

Meliá avisa de un desplome del 20% en los hoteles de cinco estrellas de Barcelona

La cadena hotelera ratifica el "efecto devastador" en los hoteles de la Ciudad Condal. La situación tampoco es buena en el resto de Cataluña, con un ritmo de crecimiento "muy inferior" al resto de España

Foto: La cadena hotelera Meliá ya nota los efectos de la inestabilidad política.
La cadena hotelera Meliá ya nota los efectos de la inestabilidad política.

Las tensiones independentistas siguen pasando factura a los hoteles en Cataluña. Meliá ha cerrado un año "nefasto" en Barcelona, donde asegura que el sector de los hoteles de cinco estrellas ha registrado una caída anual del 20% en RevPar (ingresos por habitación disponible). "El efecto ha sido devastador para los hoteles de categoría alta", avanza Gabriel Escarrer, vicepresidente ejecutivo y CEO de la cadena, en una entrevista con este periódico.

Y eso que la llegada de turistas a Barcelona ha repuntado un 8% en 2018, matiza Escarrer. El directivo ha ratificado más tarde ese desplome del 20% en un encuentro con periodistas, si bien no ha cuantificado el impacto de Cataluña en su facturación. Dicho impacto asciende a tres millones de euros en total, una cifra cercana a la estimada por Meliá en la pasada edición de Fitur (2018).

La incertidumbre política tiene a los hoteles de cinco estrellas como primera víctima. A eso se suma el "cambio radical" en el perfil de cliente en Barcelona, con "mochileros que están invadiendo las Ramblas" gracias al auge de plataformas tipo Airbnb, añade Escarrer.

No obstante, el estallido del conflicto no se ha notado tanto en la costa, donde Meliá ha crecido en ventas pero a un ritmo muy inferior al resto de España. "Es cierto que ha habido ciertos momentos de tensión con mucha repercusión mediática, como los episodios de las cruces amarillas. Lo último que quieres ver si vas con tus hijos a la playa es una batalla campal entre independentistas y no independentistas", indica el consejero delegado de Meliá.

La buena noticia es que la situación ha empezado a estabilizarse, con mejores perspectivas de cara a este año. No es difícil, puesto que partimos de un 2018 muy malo. "Por mucho que mejore, dudo que recuperemos los niveles de 2017 -hasta octubre, fecha del referéndum ilegal-.

Meliá tiene 384 hoteles en todo el mundo, con 63 aperturas previstas en los próximos tres años. Al menos ocho de esos establecimientos están situados en la costa catalana o en Barcelona. No es la primera vez que Escarrer advierte del impacto de la inestabilidad política en un sector tan importante como el turismo, cuyo peso en el PIB español supera el 12%. De ese porcentaje, casi un cuarto proviene de Cataluña.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios