por cumplir con las desinversiones

La banca 'regala' 500 millones a Eroski en forma de quita por buen pagador

Los seis grandes acreedores de la compañía vasca le han condonado 250 millones por cumplir su último plan estratégico y le perdonarán otros 250 si ejecuta el nuevo al completo

Foto: Centro Comercial Eroski en Vitoria.
Centro Comercial Eroski en Vitoria.

Pagar suele tener premio, especialmente si lo que se debe es mucho y la banca tiene mucho riesgo en su balance. Es lo que ha pasado con Eroski, que la semana pasada alcanzó un acuerdo con sus acreedores para extender hasta 2024 el pago de sus préstamos, tal y como adelantó El Confidencial el 6 de marzo. Lo que no contó la compañía en su comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) es que dicho pacto incluye una quita total de 500 millones de euros.

Según han confirmado fuentes financieras, los seis mayores bancos prestamistas de Eroski le han dado lo que denominan un 'regalo' de 250 millones por haber cumplido los objetivos de reducción de deuda del plan estratégico 2015-2019, que finaliza el próximo 31 de julio. Un premio en forma de condonación de este importe por haber reducido su pasivo en 731 millones en los últimos cuatro años, gracias a las desinversiones de gran parte de su patrimonio inmobiliario.

Dos tercios de este repago se han producido por los traspasos de 144 tiendas a DIA por 135,3 millones, los 36 hipermercados y 22 gasolineras a Carrefour por 205 millones y su cadena de perfumerías If al grupo alemán Douglas por una cifra no hecha pública y que presuntamente ronda los 100 millones. Tras estas operaciones, la cooperativa mantiene una red comercial de 1.270 supermercados y 54 hipermercados, 19 Cash & Carry y 330 tiendas en negocios de diversificación como gasolineras, perfumerías, ópticas, agencias de viajes y tiendas de material deportivo, además de las ocho tiendas 'online'.

Este fue uno de los esfuerzos que Agustín Markaide, presidente de la corporación vasca, destacó en la nota de prensa que envió al día siguiente para anunciar el pacto con la banca. En este sentido, el ejecutivo de la cooperativa vasca de la distribución agregó que la compañía había incluso rebajado la factura en 1.800 millones desde 2010, momento en el que Eroski empezó a sufrir la crisis del consumo y los problemas de pago por la adquisición de Caprabo por 1.450 millones.

Ahora, el acuerdo con la banca divide la deuda de la cadena en dos tramos dimensionados de conformidad con el plan de negocio con un plazo de cinco años. Un tramo amortizable por importe aproximado de 1.000 millones de euros, con un tipo de interés de euríbor + 2,5%. Y un tramo 'bullet' —pagadero solo a vencimiento— de 540 millones a un tipo de interés máximo de 0,5%.

Pero el pacto incluye además otra quita de 250 millones si la compañía cumple de nuevo con el plan de desinversiones. Aunque la banca no le ha impuesto finalmente qué activos tiene que vender para rebajar de nuevo la deuda en esos 540 millones del tramo 'bullet', Eroski da por bueno poner en el mercado lo que queda de Caprabo, su negocio en Baleares y, probablemente, el de Galicia y su red de tiendas de deporte.

El director financiero de Eroski, José Ramón Anduaga, asegura que la compañía podrá atender los compromisos adquiridos para los próximos años, "tal y como ha hecho hasta ahora, y seguir con su plan estratégico". Para ello, el grupo va a llevar a cabo una reorganización societaria de sus filiales mercantiles por áreas de negocio, a fin de optimizar su resultado y recursos.

Los principales prestamistas de Eroski son Santander, que tiene cerca de 600 millones de riesgo, BBVA, con 430 millones, CaixaBank (370 millones), Sabadell (175 millones) y Bankia (140 millones). Entre todos ellos, le van perdonar 500 millones de euros si la compañía, que llegó a deberles más de 4.000 millones, cumple con sus compromisos.

El fondo de Caprabo

Lo que no ha aclarado todavía Eroski es cómo va a valorar Caprabo para su más que posible venta. Porque, como advirtió KPMG en la auditoría de 2018, este aspecto es un factor vital en las cuentas. Según esta firma, la tasación real de la cadena catalana de supermercados es inferior en al menos 542 millones de euros.al precio que pagó en su momento cuando se impuso en la puja a Permira, Carrefour y El Árbol.

Eroski tiene una plantilla de 32.000 trabajadores, una cuarta parte de los cuales son además cooperativistas. Es decir, son los que tienen que asumir la pérdida de los 542 millones. Ese importe se corresponde con cerca del 20% de la deuda total que tiene Eroski, y que asciende a algo más de 2.300 millones de euros. Ese volumen incluye las emisiones de Aportaciones Financieras Subordinadas Eroski (AFSE), que ascienden a otros 288 millones adicionales.

Esta deuda subordinada —parte de ella es perpetua— preocupa, y mucho, tanto a la banca como a la empresa, porque lleva implícita una pérdida muy considerable para los tenedores de estos valores. La mayoría, clientes de Banco Santander, de Caja Laboral y de CaixaBank, a los que entre 2002 y 2007 se les colocaron estas inversiones. Estas fueron parcialmente canjeadas en 2016 tras los escándalos de las participaciones preferentes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios