derivadas de las desinversiones del sabadell

El PP endosa al PSOE la limpieza de la CAM con pérdidas adicionales de 3.450 millones

El Fondo de Garantía de Depósitos reconoce que las minusvalías por el traspaso de la caja levantina se han multiplicado por más de cinco desde la venta al banco catalán por un euro

Foto: Una caja fuerte con telarañas en su interior, haciendo referencia a la Caja de Ahorros del Mediterráneo. (EFE)
Una caja fuerte con telarañas en su interior, haciendo referencia a la Caja de Ahorros del Mediterráneo. (EFE)

La venta de la Caja de Ahorros del Mediterráneo (CAM) al Sabadell es cosa del PSOE. Si el equipo de José Luis Rodríguez Zapatero fue el que tuvo que firmar en noviembre de 2011, antes de las primeras elecciones que ganó Mariano Rajoy, el traspaso de la entidad alicantina al banco catalán por un euro, con unas ayudas de 5.200 millones, ahora le va a tocar asumir unas pérdidas totales de 6.693 millones por la decisión del grupo financiero presidido por Josep Oliu de desprenderse de toda la cartera de préstamos fallidos heredada de la CAM.

Urgido por el Banco Central Europeo (BCE), que ha pedido a todos los bancos desaguar los activos tóxicos, Sabadell tiene en el mercado cerca de 12.000 millones de euros considerados improductivos. 4.000 de los cuales son viviendas, locales y suelos, y los restantes 8.000 millones, préstamos morosos. Las minusvalías de los primeros irán contra el balance de la propia institución, pero las de los segundos serán una factura para el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD), que repercutirá en el resto de los bancos y en la reputación del nuevo Gobierno de Pedro Sánchez.

Según han confirmado fuentes financieras, Sabadell está negociando actualmente con Javier Alonso Ruiz-Ojeda, subgobernador del Banco de España, la fórmula para digerir este agujero, del que se hará cargo el FGD, presidido también por Ruiz-Ojeda. Es decir, contra el resto de los bancos competidores del Sabadell, que son los que financian con derramas a la institución encargada de proteger los depósitos de los ahorradores hasta un máximo de 100.000 euros.

Y Ruiz-Ojeda, que anunció que pondría su cargo a disposición del nuevo gobernador, Pablo Hernández de Cos, tras la marcha de Luis María Linde, se ha mostrado reacio a aceptar esta pérdida, que supera con creces la estimada en noviembre de 2011, cuando el socialista Miguel Angel Fernández Ordóñez, responsable del Banco de España en ese momento, y Elena Salgado, ministra de Economía, firmaron la venta al Sabadell por un euro, más unas ayudas de 5.249 millones.

Según la auditoria anual 2017 del FGD, el Esquema de Protección de Activos (EPA) que el Estado le concedió al Sabadell sobre una cartera de 24.644,3 millones tiene una pérdida latente de 12.248,8 millones. Como ya estaban provisionados desde el inicio 3.882 millones y el FGD se hacía cargo del 80%, la minusvalía actual es de 6.693,30 millones. La institución monitorizada por el Banco de España y el Ministerio de Economía ya le ha pagado 3.229 millones al Sabadell (1.422,2 millones el pasado mes de febrero), por lo que los números rojos restantes que le quedan por asumir son de 3.464,3 millones.

La carambola de Vegara

Esta es la pérdida final que el FGD debería anotarse el próximo mes de julio si Sabadell culmina la venta de sus carteras de créditos morosos. Pero esos 3.464,3 millones adicionales llevarían al fondo a entrar en causa de disolución, ya que su patrimonio actual es de 1.900 millones, incluida la última aportación de 1.300 millones realizada por los bancos el pasado mes de abril. Por tanto, obligaría a sus socios a volver a realizar una derrama de difícil digestión política porque la pérdida inicial estimada era de 5.557 millones, cifra que se reducía a 1.340 millones una vez descontada la provisión de partida de 3.882 millones.

Para evitar esta situación, Sabadell está negociando con el Banco de España trocear en tres pagos las minuvalías. Su propuesta es que el FGD se apunte la pérdida en el momento del cobro, no en el del devengo, por lo que la entidad financiera ha pedido a los potenciales compradores repartir el desembolso a plazos.

En cualquier caso, los representantes del anterior equipo del organismo regulador prefieren que la decisión definitiva la adopte ya el nuevo equipo del Ministerio de Economía, que ha ofrecido a David Vegara ocupar el puesto de subgobernador. Se da la casualidad que Vegara, que fue secretario de Estado con Zapatero, es consejero del Sabadell desde 2015, por lo que podría ser la persona que tuviese que asumir la responsabilidad de aceptar las pérdidas de la CAM.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios