El edificio se vende con inquilino

Subasta relámpago de Banco Sabadell para vender la sede de Planeta por 200 millones

Se trata de un edificio moderno y singular de Barcelona. Tiene nueve plantas sobre rasante y 350 plazas de aparcamiento y está situado en lo mejor del eje de negocios de la Diagonal

Foto: Imagen de la sede de la editorial Planeta en Barcelona. (EFE)
Imagen de la sede de la editorial Planeta en Barcelona. (EFE)

El Banco Sabadell va a tener el mínimo de tiempo posible la sede de Planeta en su balance. Para darle salida a este activo, ha encargado a la consultora inmobiliaria CB Richard Ellis la venta de este edificio de oficinas, uno de los más emblemáticos de Barcelona,. El precio de salida para presentar ofertas rondará los 200 millones de euros, según explican fuentes del sector en la capital catalana. La intención del banco es desprenderse del edificio lo antes posible, antes del verano.

La venta, cuando llegue a cerrarse, será la más importante de este año en Barcelona, en un momento en que la inversión patrimonial se ha paralizado en la ciudad. Desde los “hechos de octubre” la inversión en edificios ha caído en picado, en parte porque los inversores han preferido retirarse a la espera de una mayor estabilidad política, pero, sobre todo, por la falta de activos interesantes.

Inversiones Hemisferio, el family office de los Lara, entregó el edificio al banco el pasado mes de mayo para liquidar el préstamo de la entidad que se había utilizado para comprar acciones del banco. Llegó a tener el 5% del Banco Sabadell. Pero lo hizo a crédito y el desplome de la acción convirtió la operación en inviable. La prolonga bajada de los títulos del banco había dejado la situación de Inversiones Hemisferio en una situación muy delicada.

El edificio, situado en la Diagonal, 662-664, fue proyectado en los años 70 por los arquitectos Josep María Fargas y Enric Tous. En Cataluña todavía es popularmente conocido como la sede de Banca Catalana y se identifica con la época en la que esta entidad estaba presidida por Jordi Pujol. La superficie del inmueble suma 26.500m2. Se trata de uno de los edificios modernos más singulares de Barcelona. Tiene nueve plantas sobre rasante y 350 plazas de aparcamiento, repartidas entre tres módulos octogonales unidos formando un triángulo, con un módulo más bajo, también octogonal, que precede la entrada.

El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. (EFE)
El expresidente de la Generalitat Jordi Pujol. (EFE)

Planeta es su principal inquilino pero, a medio plazo, está previsto que el accionista de referencia de Atresmedia vaya reduciendo su presencia ya que el grupo se llevó su sede a Madrid durante los hechos de octubre. Por ahora, Planeta es su inquilino y para la empresa no cambia nada, antes pagaba el alquiler a Inversiones Hemisferio y ahora lo hará al nuevo propietario.

Posibles interesados

Los grandes inversores siguen interesados en Barcelona. De hecho, la crisis política no ha hecho decaer al mercado de oficinas. Todo lo que sale al mercado se alquila y con precios al alza. En los mejores edificios de la zona de negocios, lo que incluiría el de Banca Catalana, se están pagando por encima de los 19 euros por m2 y mes, unos precios superiores en un 13% a los que había en 2017, según el último informe de Savills Aguirre Newman.

Con la falta de producto el plan de Banco Sabadell es aprovechar este buen momento y los tipos bajos todavía sirvan para colocar el inmueble en un tiempo récord.

El mercado de oficinas en Barcelona ha quedado al margen de la crisis política catalana y los precios de las rentas han subido un 13% en el último año

Entre los potenciales interesados estarían grupos aseguradores –Axa ha estado muy activa en compras de activos en Barcelona–. También los fondos alemanes, siempre sobrados de efectivo. Y por último, compañías especializadas en la compra de edificios singulares como es el caso de Merlín Properties. La inmobiliaria que dirige Ismael Clemente ya compró otro icono de Barcelona, la Torre Agbar. Y eso que ese inmueble en ese momento estaba sin inquilinos. La sede de Planeta dará dinero desde el primer momento.

Problemas

El mayor problema de este inmueble radica también en su singularidad. Sus formas octogonales hace que dentro haya muchos espacios vacíos, desaprovechados. También las plantas de su fachada, que lo hacen tan único disparan los costes de mantenimiento y eso reduce la tasa de rentabilidad del activo.

Pese a esto, el activo ha mostrado capacidad de revalorización. Planeta lo compró en 2001 por 96 millones de euros. Ahora Banco Sabadell lo vende por el doble, 200 millones. En 17 años el precio se ha doblado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios