destina 50 millones de euros

AXA apuesta por ser el primer casero de la Generalitat tras invertir en nuevas oficinas

AXA Real Estate presenta la oferta, cuyo destinatario final como inquilino será la Administración pública catalana. Ya adquirió 13 edificios al Gobierno de Artur Mas hace dos años por 172 millones

Foto: Sede de la Generalitat en Barcelona. (Google Maps)
Sede de la Generalitat en Barcelona. (Google Maps)

El grupo asegurador francés AXA quiere ser el primer casero de la Generalitat. Tras haber comprado un importante paquete de inmuebles, ahora su filial AXA Real Estate ha presentado una oferta para construir nuevas oficinas con una inversión que rondará los 50 millones y cuyo destinatario final como inquilino será la Administración pública catalana, según han adelantado fuentes del sector inmobiliario.

La operación se lleva a cabo a través de AXA Real Estate, que ya adquirió un total de 13 edificios al Gobierno de Artur Mas hace dos años por 172 millones. En total, la sociedad, asesorada por Jones Lang LaSalle, sumó entonces una cartera de activos provenientes de la Generalitat más de 80.000 m2 en la primera gran venta de inmuebles que llevó a cabo el conseller de Economía, Andreu Mas-Colell.

Ahora, AXA Real Estate da un nuevo golpe al presentarse al concurso público de la sociedad Fira 2000 para levantar un inmueble de 40.000 m2 que también se destinará a alojar oficinas de la Administración catalana, presumiblemente los departamentos de Economía, de Empresa y Empleo o de la dirección general de Medio Ambiente, que son los primeros que por los contratos de venta de activos tienen que dejar su actual ubicación.

El president Artur Mas (i) junto al conseller de Economía Andreu Mas-Colell (EFE)
El president Artur Mas (i) junto al conseller de Economía Andreu Mas-Colell (EFE)

Fuentes de AXA Real Estate y de la propia conselleria de Economía han declinado hacer declaraciones. Pero se da la circunstancia de que Fira 2000, una empresa pública controlada por la Generalitat en casi un 50%, ha lanzado un concurso público para levantar este nuevo complejo de oficinas en el Paseo de la Zona Franca de Barcelona. Además, AXA ha presentado la única oferta y el plazo del concurso ya ha finalizado, por lo que se prevé que en los próximos días se haga público el acuerdo.

Triple jugada de la Generalitat

La Generalitat lleva a cabo una triple jugada con esta operación. Por un lado, continúa su proceso de reordenación patrimonial en búsqueda de ahorro de costes en el uso de sus oficinas. Por otro, le mete presión a Iberdrola, que con su torre Porta Firal, con 23.000 m2, había estado intentando atraer a la Administración catalana como inquilino.

Mapa de la localización de los terrenos de Fira (EC)
Mapa de la localización de los terrenos de Fira (EC)

Pese a los largos meses de contacto, el precio de alquiler que exigía Iberdrola, cerca de 17 euros/m2/mes, se mantuvo inamovible, mientras que la Generalitat pretendía que si mudaba a sus funcionarios era para obtener significativos ahorros de costes en partidas como los alquileres que no se podían cerrar con la oferta de la eléctrica.

El tercer factor es dar un espaldarazo a Xavier Trias (CiU) a las puertas de las municipales con lo que ha de ser la puerta de Barcelona a Fira de Barcelona. Hasta ahora, la entrada noble de la Fira se la apropiado la vecina L’Hospitalet de Llobregat con su proyecto de Plaza Europa. Con el nuevo proyecto de oficinas, el Paseo de la Zona Franca recibe un espaldarazo definitivo. El Ayuntamiento también es socio de Fira 2000 pero es que, además, aprobó el pasado 16 de abril la ampliación de usos de las parcelas afectadas, de manera que ahora hay casi 150.000 m2 de techo construible con la calificación de “terciario administrativo” de la que antes carecía. Los 40.000 m2 del edificio de Axa son sólo la primera fase.

Operación con morbo

Para colmo del morbo, todo esto lo lleva a cabo la Generalitat con una sociedad pública que controla y en unos terrenos que están justo detrás de la torre Iberdrola, a menos de 25 metros, con lo que la filial de Ignacio Sánchez Galán se queda sin un jugoso negocio.

Mapa de la zona donde se construirán las oficinas (EC)
Mapa de la zona donde se construirán las oficinas (EC)

AXA Real Estate, por su parte, refuerza su apuesta por el mercado catalán. Actualmente tiene en cartera mas de 80.000 m2, fruto del paquete adquirido hace dos años. Cuando esta operación en la Zona Franca se lleve a cabo, en el 2018, este paquete se habría incrementado un 50%, en caso de que no vendiera ninguna de sus actuales posiciones.

AXA prevé una rentabilidad de la operación de un 7%, en buena parte porque la cimentación del inmueble ya está hecha, ya que en esa zona era en la que Fira de Barcelona iba a construir un auditorio que al final no se edificará, lo que reduce la inversión prevista por el grupo francés.

Reversión del activo

Fira 2000 plantea la transacción como una cesión a 50 años de los terrenos, tras la cual estos, junto con el inmueble acabado, revierten a la Generalitat y al resto de socios minoritarios de esta sociedad pública, según explican fuentes del sector promotor conocedoras del proyecto, que está ejecutando el despacho de arquitectos Battle i Roig.

La Generalitat ha llevado a cabo en los últimos años ventas de inmuebles por valor de más de 650 millones de euros. AXA no sólo ha aprovechado esta oportunidad, sino que ahora va hacer más negocio con la redistribución de personal que estas mismas ventas han provocado. Para ello, eso sí, tendrá que presentar una oferta a la Generalitat sensiblemente más baja que la competencia, algo que la actual conselleria está regulando por concurso público.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios