Autónomos: Cisma en Bimbo: 800 repartidores se rebelan para no convertirse en falsos autónomos. Noticias de Empresas
la empresa amenaza con prescindir de sus servicios

Cisma en Bimbo: 800 repartidores se rebelan para no convertirse en "falsos autónomos"

Los autónomos económicamente dependientes (TRADE) de Bimbo se niegan a firmar un nuevo convenio donde la compañía no especifica la jornada laboral y rebaja las condiciones salariales

Foto: La empresa amenaza con despedirlos si no firman el nuevo acuerdo.
La empresa amenaza con despedirlos si no firman el nuevo acuerdo.

Bimbo echa un pulso con sus repartidores. Al menos 800 se niegan a firmar el nuevo Acuerdo de Interés Profesional (AIP) propuesto por la empresa, una especie de convenio diseñado para los trabajadores autónomos económicamente dependientes (TRADE) que servirá para renovar el anterior, ya a punto de caducar. Este documento no exento de polémica recoge una rebaja de las condiciones salariales y no define la jornada de trabajo, a diferencia de lo establecido hasta ahora.

Esta circunstancia dejaría a los repartidores a un paso de convertirse en falsos autónomos, apuntan algunas fuentes consultadas. "Nuestra situación está sujeta con alfileres. Por eso es tan importante que la empresa especifique las horas de trabajo", argumenta Isidro Rosa, miembro de UGT en Bimbo. Según el R/D 197/2009 por el que se desarrolla el Estatuto del Trabajo Autónomo Económicamente Dependiente, régimen al que se acogen los repartidores de esta multinacional, "la interrupción anual de la actividad, el descanso semanal, los festivos y la duración máxima de la jornada, incluyendo su distribución semanal, se formalizarán siempre por escrito". En caso contrario, el contrato entre ambas partes no será válido.

Precisamente este es uno de los puntos que tampoco se cumplen en el caso de Deliveroo, cuyos 'riders' no tienen jornada laboral definida ni un ingreso mínimo garantizado pese a ser económicamente dependientes. Este concepto significa que más del 75% de sus ingresos proceden de una única empresa, como en el caso de los 1.700 repartidores de Bimbo. De hecho, la Inspección de Trabajo consideró a mediados de diciembre que la plataforma de comida a domicilio se sirve de "falsos autónomos", pues encubre una auténtica relación laboral con los ciclistas.

Y deberá pronunciarse también en el caso de Bimbo, pues CCOO está dispuesto a presentar una demanda por laboralidad encubierta si la compañía de alimentación no cede. "Hoy vamos a empezar con una denuncia por presiones a los trabajadores", explican fuentes sindicales a El Confidencial. "La empresa está amedrentando a todos los que no han querido firmar un acuerdo que empeora sus condiciones; amenaza con despedirlos mañana mismo", añade Eduardo Abad, secretario general de la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA).

Los 'riders' de Deliveroo también son autónomos económicamente dependientes. (Reuters)
Los 'riders' de Deliveroo también son autónomos económicamente dependientes. (Reuters)

No solo es Deliveroo. Los sindicatos amenazan con denunciar a Bimbo por posible relación laboral encubierta

Bimbo no hace comentarios sobre este último aspecto. "Estamos negociando para alcanzar un acuerdo con los interlocutores sociales, como siempre hemos hecho. En cualquier caso, se tomará una decisión consensuada con los sindicatos", indican fuentes de la empresa tras ser consultadas por este periódico.

No obstante, los profesionales que no avalen el nuevo convenio "quedarán excluidos del ámbito personal del mismo y la prestación de servicios quedará sometida a las estipulaciones contenidas en su contrato de transporte (...). Mientras no reúnan los requisitos legales (especialmente vehículo y tarjeta de transporte), quedará en suspenso la relación jurídica mercantil, concediéndose de plazo hasta el 1 de febrero para que regularicen su situación", sostiene un documento interno al que ha tenido acceso este periódico.

A diferencia de Deliveroo (donde los 'riders' utilizan su propia bici), los repartidores de Bimbo usan los camiones que la multinacional de pan pone a su disposición a través de una empresa de 'renting'.

Las cuatro pistas para los inspectores

"Si el empresario pone o facilita los medios de producción, tenemos otra pista que apunta a una posible relación laboral encubierta", interpreta Daniel Pérez del Prado, profesor de Derecho Laboral en la Universidad Carlos III de Madrid. No solo eso. Bimbo además establece las rutas, los precios y la distribución de los pedidos, dejando escaso margen de organización al 'autónomo'. "Si concurre voluntariedad (la persona presta el trabajo voluntariamente), ajenidad (la empresa fija las condiciones de manera unilateral, por ejemplo), remuneración (fija y definida por la compañía) y dependencia (el empleador da órdenes), estamos ante trabajadores por cuenta ajena".

No obstante, el único sindicato que se está planteando llevar a Bimbo a los tribunales por esta cuestión específica es CCOO. Tanto UPTA como UGT cargan duramente contra "la externalización de la externalización", pues el grupo mexicano planea crear una tercera empresa con capital propio para gestionar a sus 'autónomos'. Eso sí, dejando fuera a todos los díscolos.

Un repartidor de Bimbo cobra entre 1.600 y 1.800 euros netos de media al mes y trabaja unas 43 horas semanales, una jornada que dejará de estar definida en el próximo convenio. "No podemos permitir que precaricen el trabajo con jornadas sin límite horario", zanja Abad.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios