Noticias del BBVA: El peso de BBVA en Cataluña se cuela en la oferta de Cerberus por el ladrillo del banco. Noticias de Empresas
Por Catalunya Caixa

El peso de BBVA en Cataluña se cuela en la oferta de Cerberus por el ladrillo del banco

La orden dada por los fondos internacionales de congelar inversiones en Cataluña puede jugar en favor de Cerberus, que lleva semanas negociando con BBVA el precio para comprar su inmobiliaria

Foto: Ciudad BBVA con La Vela al fondo. (Foto: COAM)
Ciudad BBVA con La Vela al fondo. (Foto: COAM)

Las arengas lanzadas por la CUP el pasado jueves contra BBVA han puesto a la entidad vasca en el centro de la diana, junto a Sabadell y CaixaBank, por su importante exposición a Cataluña, donde el banco presidido por Francisco González tiene una cuota de mercado cercana al 25% desde que adquirió CatalunyaBanc y Unnim.

Este ataque llega en un momento crítico para el banco que, como adelantó El Confidencial, lleva desde el verano negociando vender a Cerberus su área inmobiliaria, actividad agrupada bajo el paraguas Non Core Real Estate, dentro de la cual descansa Anida y que suma créditos morosos y activos adjudicados por un importe bruto de 20.190 millones de euros.

La propia entidad reconoció hace dos semanas, ante la CNMV —Comisión Nacional del Mercado de Valores—, estar negociando con el fondo estadounidense el traspaso de esta filial. Según confirman fuentes conocedoras, las conversaciones entre las dos partes estaban ya muy avanzadas, solo pendientes de ponerse de acuerdo en el precio, cuando el referéndum ilegal del pasado 1 de octubre hizo saltar por los aires la tranquilidad de los mercados y desató una inestabilidad que podría determinar el futuro de la operación.

En el sector inmobiliario hay una orden entre los inversores internacionales de no pujar por ninguna cartera con elevada exposición a Cataluña

Actualmente, los fondos internacionales han congelado las inversiones en Cataluña, y, en concreto, en el sector inmobiliario hay una orden prácticamente generaliza entre los inversores internacionales de no pujar por ninguna cartera con elevada exposición a esta comunidad autónoma, como le ocurre a la filial de BBVA.

Un inesperado contexto que está ahora mismo sobre la mesa de las negociaciones. Desde la entidad declinan hacer comentarios sobre cómo puede afectar el cierre de los inversores al mercado catalán en la venta de la filial inmobiliaria de la entidad, pero en el sector se especula con que podría ser detonante de una rebaja en las expectativas de precio de BBVA, aunque tampoco se descarta que el banco opte por esperar a templar las aguas para retomar el proceso.

El presidente del grupo BBVA, Francisco González. (EFE)
El presidente del grupo BBVA, Francisco González. (EFE)

Al contar con una cobertura media del 57%, el banco necesitaría una oferta de, al menos, 8.760 millones para poder traspasar todo el negocio Non Core Real Estate sin pérdida. No obstante, el perímetro definitivo no tendría por qué contemplar la totalidad de estos activos y préstamos, aunque sí la gran mayoría. Esta unidad, además, generó unas pérdidas de 191 millones al banco al cierre del primer semestre, según sus cuentas oficiales.

Cerberus, junto a otros grandes nombres propios de la inversión como Apollo, Lone Star, Castlelake o Blackstone, fue uno de los pocos fondos internacionales que apostaron por invertir en España en los momentos más críticos de la reciente crisis financiera, cuando se hizo, por ejemplo, con el negocio de gestión inmobiliaria de Bankia, además de con diversas carteras que puso a la venta la banca.

Si la venta consigue llegar a buen fin, sería la segunda operación inmobiliaria más importante del año, solo por detrás del traspaso de 30.000 millones de euros en ladrillo de Santander-Popular a Blackstone. No obstante, las dimensiones de esta venta y la incertidumbre que se cierne actualmente sobre Cataluña, en particular, y España, en general, pueden terminar inclinando la decisión del banco en cualquier dirección.

La venta en bloque de su filial inmobiliaria permitiría a BBVA adelantarse al resto del sector, con la única excepción de la entidad presidida por Ana Botín, en la carrera por acelerar el desagüe de su ladrillo, un movimiento que se espera sea generalizado, sobre todo a partir de enero, cuando la nueva normativa contable, que exige más provisiones, y el deseo del Banco Central Europeo de que los bancos españoles protagonicen este tipo de operaciones meterán presión al sector.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios