operación corporativa

BBVA ofrece su inmobiliaria Anida para aprovechar la ola compradora de los fondos

La entidad está trabajando en la que puede ser la siguiente gran operación del candente mercado inmobiliario, la venta de Grupo Anida, un gigante con activos brutos de 5.000 millones

Foto: Foto: EFE.
Foto: EFE.

Nueva gran operación inmobiliaria a la vista. BBVA está analizando la venta de Grupo Anida, un gigante con activos brutos superiores a 5.000 millones de euros, para aprovechar el apetito de los grandes fondos internacionales por hacerse con un palco vip en la recuperación del mercado español.

Según han confirmado cuatro fuentes conocedoras, los planes de la entidad presidida por Francisco González van dirigidos a deshacerse de la totalidad de esta filial, que representa sólo una parte de los 8.750 millones de euros de exposición inmobiliaria neta que tiene en balance. Desde BBVA han declinado hacer comentarios.

No obstante, el propio banco reconoció el pasado jueves, en el informe de resultados del primer semestre, que su objetivo para todo el área bautizada como Non Core Real Estate, dentro de la cual está Anida, es "acelerar las ventas y aminorar el stock, con acciones específicas para el producto que más tiempo lleve en el balance".

Ruth UgaldeRuth Ugalde

Grupo Anida es la heredera del antiguo fondo BBVA Propiedad, que el banco prácticamente rescató a finales de 2008, cuando los primeros coletazos de la crisis se llevaron por delante este tipo de vehículos, una crisis que la entidad cerró invirtiendo 1.600 millones de euros en quedarse como único accionista y dar salida a los partícipes.

En sus entrañas también descansa una división promotora, Anida Desarrollos Inmobiliarios, y diversas filiales que ha ido aglutinando el banco bajo este mismo paraguas, como Anida Operaciones Singulares, o filiales en México y Portugal.

Según su último informe de auditoría, el correspondiente al ejercicio 2015, la inmobiliaria ha conseguido reducir sus pérdidas un 36%, hasta 311,4 millones de euros. Pero, desde la publicación de estas cuentas, BBVA ha realizado importantes operaciones, como la venta de las carteras Boston y Buffalo, además del traspaso de 1.500 viviendas a Testa, cuyo valor bruto asciende a 485 millones; y de 431 millones en suelos a Metrovacesa.

R. UgaldeR. Ugalde

Pero, tras todos estos movimientos, la entidad está dispuesta a servir el plato fuerte con la venta de Anida, entre cuyos potenciales compradores figuran algunos de los fondos que se han interesado por la venta de los activos tóxicos de Popular, como Apollo y Cerberus, sin olvidar a firmas como Bain, que ya se interesó en el pasado por Vía Célere, según señalan las mismas fuentes.

Para BBVA, cerrar una operación de este tipo supondría el broche de oro a casi diez años de trabajo, periodo en el que la entidad ha apostado por seguir su propia línea estratégica, al margen de las tendencias del mercado, al optar por mantener en balance el grueso del ladrillo que ha tenido que ir quedándose durante la crisis antes que malvender.

Ruth UgaldeRuth Ugalde

Una política que ha podido mantener gracias a sus elevados niveles de provisiones, uno de los mayores del sector financiero, ya que la tasa de cobertura media de toda su exposición inmobiliaria, incluyendo crédito promotor vivo y adjudicados, asciende al 57% al cierre del primer semestre de este ejercicio.

La venta de Anida le permitiría, por tanto, liberar de golpe las provisiones ligadas a sus activos, y aprovechar el disparado apetito de los grandes fondos internacionales por contar con una gran plataforma inmobiliaria con la que intentar aprovechar la recuperación del mercado.

No obstante, cualquier final feliz está condicionado al siempre espinoso acuerdo en precio, escollo que ha llevado a la entidad a declinar ya alguna oferta por la totalidad de Anida.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios