conversaciones avanzadas

Cerberus, a por el ladrillo de BBVA: gana una cartera de 2.000 millones y puja por Anida

El fondo se ha impuesto en el proceso de venta del Proyecto Sena, cartera con un volumen de activos de 2.000 millones, y negocia comprar también la inmobiliaria del banco: Anida

Foto: Francisco González, presidente de BBVA.
Francisco González, presidente de BBVA.

Se llama Proyecto Sena y es la cartera más importante que ha puesto en el mercado BBVA hasta el momento. Con un volumen de 2.000 millones en activos tóxicos inmobiliarios, fundamentalmente activos adjudicados (REOs), la entidad presidida por Francisco González está en conversaciones exclusivas con Cerberus para vendérsela, según ha podido confirmar este medio con varias fuentes conocedoras. Tanto el banco como el fondo han declinado hacer comentarios.

Sin embargo, el apetito del fondo estadounidense va mucho más allá y alcanza también a la inmobiliaria Anida, que podría terminar integrándose en la transacción, construyendo así la segunda desinversión inmobiliaria más importante del año realizada por una entidad española, tras la venta de 30.000 millones de activos tóxicos acordada entre el nuevo Santander-Popular y Blackstone.

Las negociaciones entre Cerberus y BBVA se remontan al pasado verano y, actualmente, se encuentran en un momento crítico para terminar inclinando la balanza en un sentido u otro. Sobre la mesa está la posibilidad de hacerse solo con Sena, sumarle Anida o quedarse con el primero y entrar a competir por el segundo en un proceso concurrido, cartas que podrían llevarse al próximo consejo de administración de la entidad.

Como adelantó El Confidencial, en el cuartel general de La Vela se ha abierto la posibilidad de vender Anida para acelerar el desagüe inmobiliario que el propio Banco de España está animando a todas las entidades a poner en marcha. De hecho, BBVA ha contratado a PwC para que le asesore en la operación, como publicó 'Vozpópuli', y está abierto a recibir diferentes ofertas.

En su favor, Cerberus cuenta con la ventaja de estar en la ‘pole position’ para quedarse Sena, carta que quiere jugar en su favor para pujar también por Anida. Sin embargo, otros gigantes de la inversión, como Lone Star o Apollo, también podrían estar interesados en adquirir la inmobiliaria, un gigante con activos brutos superiores a 5.000 millones y heredera, entre otros, del antiguo fondo BBVA Propiedad, que el banco prácticamente rescató a finales de 2008, en los primeros coletazos de la crisis.

Estrategia: desenladrillar el banco

La exposición inmobiliaria neta en balance de BBVA asciende a 8.750 millones de euros, según las últimas cuentas semestrales del banco, gracias a sus elevadas coberturas, que de media se sitúan en el 57%, una de las cifras más conservadoras de todo el sector.

Con una estrategia claramente dirigida a ir desenladrillando el banco, en el último año, BBVA ha realizado importantes operaciones, como la venta de las carteras Boston y Buffalo, el traspaso de 1.500 viviendas a Testa, cuyo valor bruto asciende a 485 millones, y de 431 millones en suelos a Metrovacesa. Además, junto a Santander, es accionista de Merlin Properties, la mayor socimi de España.

Cerberus se ha impuesto en el Proyecto Sena y negocia unir esta operación a la compra de toda la filial inmobiliaria del banco, el grupo Anida

Tras todos estos movimientos, la pieza de caza mayor que está actualmente sobre la mesa es Anida, en cuyas entrañas también descansa una división promotora, Anida Desarrollos Inmobiliarios, y diversas filiales que ha ido aglutinando el banco bajo este mismo paraguas, como Anida Operaciones Singulares, o filiales en México y Portugal.

Las unidades extranjeras, en principio, quedarían fuera del proceso de venta de la inmobiliaria que está actualmente sobre la mesa, operación cuyo desenlace final es visto en el mercado con tanta expectación como dudas, debido a que en el pasado la entidad ha recibido diversas muestras de interés por Anida que nunca han terminado de cristalizar.

Pero ahora el escenario ha cambiado, ya que la operación de Santander y Blackstone ha metido presión al resto del sector para hacer movimientos similares, y las entidades están cada día más inclinadas por acelerar el desenladrillamiento.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios