gesnova gestión inmobiliaria integral

Cerberus, el fondo de Aznar Jr, pincha en hueso con la gestora patrimonial de Bankia

En apenas seis meses, el fondo ha visto esfumarse un 25% del negocio de Gesnova, la gestora de alquileres que compró a Bankia y que ahora ha decidido integrar en Haya tras desmantelar el consejo

Foto: Cerberus adquirió a Bankia sus activos inmobiliarios
Cerberus adquirió a Bankia sus activos inmobiliarios

El alumno aventajado de las compras oportunistas ha pinchado con una de las primeras grandes operaciones que hizo en la España de la reciente crisis económica. Se trata de Cerberus y de Gesnova Gestión Inmobiliaria Integral, una de las tres sociedades que Bankia traspasó al fondo dentro del acuerdo firmado para deshacerse de su negocio inmobiliario.

Esta operación, cerrada en septiembre de 2013 y asesorada por José María Aznar Botella, se cifró entre 40 y 90 millones, en función del logro de objetivos, y conllevó la cesión por diez años de la gestión de 12.200 millones de euros en activos inmobiliarios de Bankia y de otros 36.600 millones en activos, tanto inmuebles como crédito promotor, transferidos a la Sareb, dos montantes que dieron lugar a la actual Haya Real Estate. Además, Cerberus se hizo con Gesnova y con Reser Subastas, con la diferencia de que, en estos dos caso, no se trató de una cesión, sino de una compra accionarial.

Sede de Haya Real Estate. (EFE)
Sede de Haya Real Estate. (EFE)

El problema es que el grueso del negocio de estas dos empresas estaba ligado a contratos con empresas del grupo que, en última instancia, tenía como principales clientes a Bankia y Sareb, una amenaza que el propio auditor de Gesnova, Deloitte, reconoce dentro de un párrafo de énfasis de las cuentas anuales y que el tiempo ha venido a confirmar, hasta el punto de que la gestora patrimonial ha perdido un 25% de sus ingresos en los últimos meses por los cambios de rumbo empresarial aprobados por estas dos entidades.

Por una parte, Bankia vendió en diciembre de 2014 su antiguo fondo inmobiliario a Goldman Sachs por 355 millones de euros. La entidad, dentro de la alianza estratégica que tiene en nuestro país con Azora, cedió a esta gestora el 65% del contrato que tenía con Gesnova, el correspondiente a las viviendas, cambio efectivo desde el pasado junio, pero que se le comunicó a Cerberus varios meses antes, en febrero. 

Ya entonces se le indicó también el deseo de sacar a concurso el resto de servicios, correspondiente a la cartera de terciario, que el antiguo fondo inmobiliario tenía contratado con él, puja a la que Gesnova concurrió, según reconoce en su auditoría de cuentas, pero que finalmente ha terminado adjudicandose CBRE, lo que signfica que Gesnova ha perdido toda la cartera de contratos que tenía con el antiguo fondo inmobiliario de Bankia, sociedad ahora bautizada como Selección de Inmuebles

Gesnova ha visto evaporarse sus contratos con el antiguo fondo inmobiliario de Bankia y la gestión de la cartera de adjudicados de Sareb que tenía Haya

En total, estos dos contratos representaban un 10% de los 3,5 millones de ingresos que tuvo la compañía en 2014 y por cuya pérdida Cerberus ha recibido una indemnización cuyo importe ha declinado desvelar, tal y como tenía pactado con Bankia que pasaría si ésta traspasaba activos con contratos de gestión patrimonial en vigor y, por dicho cambio, Gesnova era relevada por otra firma.

A esta pérdida se ha sumado la derivada del Proyecto Íbero, nombre con el que se conoce al reciente reparto de Sareb de toda su cartera. Dentro de este marco, la entidad presidida por Jaime Echegoyen ha decidido adjudicar a Solvia la gestión de la cartera de activos adjudicados (REOs) que hasta ahora estaban en manos de Gesnova, lo que ha conllevado una "pérdida adicional de hasta 530.000 euros de facturación anual (un 14,8% sobre la facturación total de 2014)", según reconoce la propia compañía en sus cuentas anuales.

Jaime Echegoyen, presidente de Sareb
Jaime Echegoyen, presidente de Sareb

En total, con estos dos cambios, la filial de Cerberus ha perdido una cuarta parte de sus ingresos y ha emprendido una reestructuración que ha supuesto su integración dentro de Haya, firma de la que Gesnova se había mantenido independiente hasta ahora, y el desmantelamiento de su consejo de administración, en el que se sentaba Aznar Botella.

A pesar del revés que supone la evaporación de un 25% de los ingresos, fuentes próximas a Cerberus aseguran que el fondo sigue interesado en ser un jugador de referencia en el negocio de la gestión de alquileres a largo plazo, ya que permite incrementar la oferta de servicios de Haya Real Estate. De hecho, los planes de la compañía pasan por adoptar una estrategia pro-activa e incorporar a las carteras gestionadas otros inmuebles procedentes de terceros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios