contrata a kpmg para analizar los casos

Cerberus, el casero de Bankia, inspecciona todos los inmuebles por irregularidades

El fondo estadounidense ha contratado los servicios de KPMG para analizar los casos de impagos por parte del propio banco y por parte de los inquilinos.

Foto: El logo de Bankia en una pared en Madrid (Reuters)
El logo de Bankia en una pared en Madrid (Reuters)

Haya Real Estate, la sociedad que gestiona el negocio inmobiliario de Bankia, quiere poner la casa en orden. La firma, propiedad del fondo buitre Cerberus Capital Management, ha contratado los servicios de KPMG para hacer un análisis exhaustivo del estado de las propiedades, desde el pago de tributos con la Administración hasta las cuotas mensuales de los inquilinos.

Según han confirmado fuentes próximas a la entidad financiera, Haya Real Estate sospecha de una gestión ineficiente de los miles de inmuebles que Bankia embargó durante la crisis por el impago de los promotores o particulares. Desde que en septiembre de 2013, Cerberus firmase el contrato para hacerse cargo de la cartera inmobiliaria de la entidad, las primeras aproximaciones han detectado bastantes irregularidades.

Los problemas vienen porque se da la circunstancia de que Bankia se había convertido en moroso del Estado, al no abonar en algunos casos el impuesto de bienes e inmuebles (IBI). El grupo bancario no estaba al día de todas sus obligaciones con Hacienda porque le había resultado imposible digerir la cascada de ejecuciones derivadas de los impagos de sus clientes. La situación era cuando menos curiosa porque la entidad nacionalizada era deudora del propio Estado, máximo accionista del banco.

A su vez, Cerberus advirtió irregularidades en el pago de las cuotas de la comunidad de vecinos, de las que Bankia se debía hacer cargo al quedarse con las viviendas y plazas de garaje una vez escrituradas a su nombre. La tercera anomalía observada es que muchos inquilinos de inmuebles del grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri no estaban al corriente de sus pagos mensuales.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, (EFE)
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, (EFE)

El Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas ha calculado que los bancos deben unos 256 millones de euros a las comunidades de vecinos por el impago de las cuotas de los pisos que se quedan tras procesos de desahucio o por la ejecución de deudas de empresas promotoras e inmobiliarias. La mora de la banca con las comunidades de propietarios representa el 16% de la total de las comunidades de vecinos.

Con el fin de resolver estas singularidades, Haya Real Estate ha encargado a KPMG un informe exhaustivo de la situación. La elección de esta consultora no ha sido al azar, ya que es probablemente la que mejor conoce el diagnóstico de la cartera de inmuebles del banco. De hecho, fue la que asesoró a Bankia en la cesión de su plataforma de impagados y de recobro, por la que se interesaron numerosos fondos oportunistas, como Centerbrige y Texas Pacific Group (TPG). Anteriormente, KPMG estuvo trabajando en varios proyectos internos con la entidad. El más importante fue el arbitraje de las preferentes, en el que la firma analizó los cerca de 200.000 casos de afectados por la comercialización de este producto financiero.

Tras el acuerdo alcanzado en septiembre del pasado año, Cerberus se encarga de gestionar de un volumen superior a los 12.200 millones de euros brutos en activos inmobiliarios y en parte de la deuda derivada de préstamos a promotores que figuran en el balance del Grupo BFA-Bankia. Además, Haya Real Estate administra los activos transferidos a terceros, tanto inmuebles como préstamos relacionados con el ladrillo, que actualmente gestiona Bankia y que suponen más de 36.600 millones de euros brutos.

La alianza, por diez años y con carácter exclusivo, le reportará al fondo un beneficio variable en función del grado de cumplimiento del plan de negocios de la actividad traspasada. Por este motivo, Cerberus, en cuyo consejo de administración se encuentra José María Aznar Botella, el hijo del expresidente del Gobierno, quiere afinar la maquinaria con la ayuda de KPMG. Puestos en contacto con la compañía, Haya Real Estate no ha querido hacer ningún comentario sobre esta información.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios