acomoda 1.800 millones

Metrovacesa pacta la refinanciación de toda su deuda y se prepara para salir a bolsa

La inmobiliaria ha acordado reestructurar sus 1.800 millones de deuda, paso que le permite completar su plan de saneamiento, y pone en marcha la maquinaria para la bolsa

Foto: Edificio de Metrovacesa en Nuevos Ministerios
Edificio de Metrovacesa en Nuevos Ministerios

Todo listo para volver a cotizar. Metrovacesa, inmobiliaria controlada por Santander, BBVA y Banco Popular, ha conseguido salir definitivamente del abismo en el que cayó en 2009, cuando su entonces propietaria, la familia Sanahuja, vio como la banca acreedora le ejecutaba definitivamente por los 4.000 millones que debía
La compañía ahora presidida por Rodrigo Echenique, uno de los hombres fuertes de la entidad de Ana Botín, ha logrado llegar a un acuerdo con sus bancos acreedores para refinanciar todos sus compromisos financieros mediante emisiones de bonos y reestructuración de deuda.

Esta misma semana, como adelantó El Confidencial el viernes, la compañía sacará al mercado 700 millones de euros en bonos a 6 años y con un interés de 240 puntos básicos. Con esta prueba superada, Metrovacesa reestructurá sus otros 1.100 millones de euros de compromisos financieros, operativa que podría incluir alguna otra emisión, tras haber recibido ya el visto bueno de sus bancos acreedores, con un plazo y márgenes similares.

Con todos estos deberes hechos, la inmobiliaria completa un ambicioso plan de sanemiento que le ha llevado a realizar dos ampliaciones de capital en menos de un año, por un montante total de 1.650 millones, la escisión de todo el negocio promotor en la recién creada MVC Suelo, la venta del negocio logístico, y una profunda reorganización accionarial con la compra de sus participaciones a Bankia y Sabadell por parte de Santander, lo que ha permitido a la entidad cántabra hacerse con el 70,27% del grupo.

Rodrigo Echenique. (EFE)
Rodrigo Echenique. (EFE)

Al frente de todos estos pasos ha estado Rodrigo Echenique, mano derecha de Botín, que asumió la presidencia de Metrovacesa en mayo de 2015, con la clara idea de reorganizar la compañía, sanearla, y con todo estos deberes hechos, volver a sacarla a cotizar.

De hecho, según ha podido confirmar El Confidencial con varias fuentes conocedoras, los planes de la empresa, una vez reestructurada toda su deuda, se dirigen ahora a volver al mercado de valores, probablemente bajo el régimen de socimi. Aunque todavía no hay un fecha marcada, se trabaja con un horizonte de dos años y siempre con la vista puesta en aprovechar el mejor momento, tanto desde el punto de vista de los parqués, como del negocio inmobiliario.

Una de las máximas que impuso Echenique cuando asumió las riendas de la compañía fue la de esperar y ver. Convencido de que la recuperación  inmobiliaria ha llegado para quedarse, el banquero frenó varios procesos de venta, recuperó un importante paquete de activos del antiguo Banif Inmobiliario que había traspasado al perímetro de Altamira y apostó por una estrategia similar a la ya ejecutada con gran éxito por Colonial.

Una prueba de este buen hacer ha sido la calificación crediticia que ha obtenido la empresa de la agencia de rating S&P, que le ha otorgado un rating preliminar de BBB- a largo plazo con previsión estable, y Moody's, que le ha asignado una nota de Baa3, también con perspectiva estable. Al éxito conseguido en el mercado de bonos se suma el apetito de los bancos por financiar a este tipo de empresas, hasta el punto de que están concediendo préstamos en una horquilla de entre 150 y 250 puntos, ya que ven a los grupos patrimonialistas como un oasis en el desierto actual en el que se mueve su negocio.

Eso sí, a cambio exigen garantía hipotecaria sobre los activos, lo que está llevando a las empresas del sector, fundamentalmente socimis, a estructurarse financieramente buscando el equilibrio entre los bonos y la deuda bancaria tradicional, como ya ha pactado Metrovacesa.

El resurgir de un gigante

Tras la escisión de su negocio promotor, Metrovacesa cuenta con una cartera de activos valorados en 4.300 millones de euros, formanda fundamentalmente por edificios de oficinas en alquiler, aunque también cuenta con un importante paquete de centros comerciales, una docena de hoteles y más de 3.000 viviendas que suman una superficie bruta alquilable total (SBA) de más de 1,5 millones de metros cuadrados.

Estas cifras la convierten en uno de los gigantes del renacido negocio inmobiliario, junto a la socimi Merlin, que tras la adquisición de Testa protagonizó la vuelta del ladrillo al Ibex 35, y Colonial, espejo en el que se está mirando la compañía presidida por Echenique para recuperar su pasado esplendor y la única de las grandes empresas del sector que no se ha convertido en socimi, debido a que cuenta con créditos fiscales que eclipsan el atractivo fiscal de este nuevo régimen societario.

Metrovacesa fue excluida del parqué en mayo de 2013, después de 72 años como empresa cotizada y tras ver cómo las entidades acreedoras se hacían con su control. Actualmente, Santander controla el 70,27%, BBVA un 20,52%, y Popular, un 9,14%. Pero, como ya se ha comprobado en varias crisis inmobiliarias, los bancos siempre terminan vendiendo estas empresas cuando vuelven las vacas gordas, y estos tres grandes del sector ya están trabajando en ello.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios