revolución en la cúpula

Santander sitúa a Echenique al frente de Metrovacesa, con Moreno (BBVA) como CEO

El consejo de administración de la inmobiliaria acaba de aprobar la remodelación de su máximo órgano de administración, un movimiento que permite repartir los poderes entre la gran banca

Foto: Rodrigo Echenique, nuevo presidente no ejecutivo de Metrovacesa (EFE)
Rodrigo Echenique, nuevo presidente no ejecutivo de Metrovacesa (EFE)

Golpe de mano en la cúpula de Metrovacesa. El consejo de la inmobiliaria acaba de nombrar a Rodrigo Echenique, un histórico de Banco Santander, nuevo presidente no ejecutivo de la compañía, mientras que Ignacio Moreno Martínez, hasta ahora presidente de la empresa con el respaldo de BBVA, ha sido elegido consejero delegado. Con esta salomónica decisión, el máximo órgano de administración del grupo recoge el nuevo reparto de poderes del accionariado, que sufrió un vuelco el pasado enero, cuando la entidad presidida por Ana Botín adquirió a Bankia su 19% del capital.

Además, el hasta ahora consejero delegado de la inmobiliaria, Carlos García León, ejecutivo que ha capitaneado toda la recapitalización de la compañía y las negociaciones con la banca, será seguirá como director general con auténtico mando en plaza, con el pleno respaldo de Santander dentro del juego de equilibrios con el que se ha llevado a cabo toda esta remodelación de la cúpula de la Metrovacesa.

Con el 58,67% del capital, Banco Santander es el primer accionista de la inmobiliaria, mientras que BBVA controla un 19,42%, Banco Sabadell otro 13,83% y Banco Popular, el 7,99%. Justo después de hacerse con la mayoría del capital, el pasado enero, Botín decidió aplicar una quita del 25% a la deuda corporativa impagable de la inmobiliaria, dentro del proceso de reestructuración del tramo B de la deuda de 700 millones que Metrovacesa debía pagar a varios fondos institucionales, como Oaktree, y bancos extranjeros, como HSBC. Como adelantó El Confidencial, gracias a esta dispensa, cifrada en 175 millones en números redondos, el banco se garantizó la viabilidad de Metrovacesa.

Historia de un gigante

La inmobiliaria, que en su día estuvo controlada por BBVA, fue adquirida en 2004, a través de una oferta pública de adquisición (OPA), por Bami, empresa de Joaquín Rivero. Posteriormente, la inmobiliaria fue objeto de una guerra de opas entre este empresario y la familia Sanahuja para, finalmente, en febrero de 2009, caer en manos de los bancos, que ejecutaron a la saga catalana ante la incapacidad de ésta de hacer frente a sus deudas. Cuatro años después, la empresa fue excluida de bolsa y, desde entonces, las entidades, con García León al frente, han estado trabajando en la recapitalización y relanzamiento de la compañía, con la vista puesta en jugar en la Primera División de la incipiente recuperación del sector inmobiliario.

Metrovacesa centra su actividad en el negocio de alquiler de patrimonio. Su cartera suma más de 1,1 millones de metros cuadrados de superficie, integrado por edificios de oficinas, centros comerciales y hoteles, que se ubican principalmente en Madrid y Barcelona.

Tras la remodelación de hoy, el máximo órgano de administración de Metrovacesa queda está formado, además de por Echenique, Moreno y García León, por los consejeros Abel Matutes, Juan Ignacio Ruíz de Alda, Remigio Iglesias y Francisca Ortega en representación de Santander; Manuel Castro y Agustín Vidal-Aragón de Olivares, en nombre de BBVA; Juan Jiménez Delgado por Sabadell y José María Fernández Conquero por Popular.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios