DESDE EL 0,5% AL 0,2%

ING Direct baja el interés de la cuenta naranja cuando el resto de bancos suben el suyo

Tras la guerra de las comisiones de los cajeros, la entidad holandesa se ve obligada a rebajar el interés de su cuenta estrella justo cuando sus competidores están subiendo el de las suyas

Foto: Fachada de la sede de ING en Fráncfort. (EFE)
Fachada de la sede de ING en Fráncfort. (EFE)

ING Direct justifica la rebaja de la remuneración de la cuenta naranja desde el 0,5% al 0,2% porque "continuamos en un escenario de tipos de interés muy bajos" que le obliga a adaptar sus condiciones, según un correo remitido a sus clientes. El problema es que este empeoramiento de las condiciones llega en muy mal momento, justo cuando las principales entidades españolas se han embarcado en un movimiento de mejora de retribución de sus cuentas en respuesta a la Cuenta 1, 2, 3 del Santander.

Pese a la rebaja, el banco holandés asegura que "cuidar de su dinero sigue siendo una de nuestras prioridades. Por eso, incluso en un escenario como el actual, hemos mantenido la rentabilidad de nuestros productos todo lo posible, y nos esforzamos por seguir haciendo de la Cuenta NARANJA y de la 
Cuenta AHORRO NEGOCIOS una buena opción para sus ahorros". Asimismo, destaca que, si el entorno actual es malo para los ahorradores, en cambio favorece a los que quieran pedir un préstamo, ya que han trasladado estos bajos tipos a los suyos.

Pero lo cierto es que con esta nueva reducción de los intereses de su cuenta, ING Direct pierde definitivamente una de las ventajas históricas que le han llevado a tener más de tres millones de clientes en España: pagar una remuneración por las cuentas corrientes superior a la del mercado y sin cobrar comisiones. La cuenta naranja, creada por César González-Bueno cuando lanzó la entidad en nuestro país, era su producto 'killer' que destrozó a sus competidores españoles y les forzó a remunerar las cuentas a la vista, algo que casi nadie hacía, para evitar una huida en masa de clientes.

Fachada de una oficina de Banco Santander. (EFE)
Fachada de una oficina de Banco Santander. (EFE)

La competencia

Ahora, en cambio, no es que se haya quedado a la altura de las cuentas de sus competidores, sino que ha caído por debajo. Como ya informó El Confidencial, la principal amenaza para la cuenta naranja era la cuenta 1, 2, 3 del Santander, que paga un interés del 3% por los saldos a la vista (aunque con comisiones y ciertos requisitos). Pero es que ya no está sola. Ante el daño que estaba haciendo a sus competidores -y ante la evidencia de que Ana Botín no va a empeorar sus condiciones en España como ha hecho en Reino Unido-, éstos han reaccionado con contraofertas.

Así, BBVA ha lanzado esta semana un producto llamado Plan Conecta que entrega 240 euros netos de impuestos a los nuevos clientes -los antiguos quedan excluidos- que domicilien la nómina o pensión durante un año, sin comisiones y sin saldo mínimo, según informó 'Expansión'.  Bankinter también tiene una cuenta llamada 'Give me 5%' que paga un 5% el primer año y un 2% el segundo, aunque con un tope de 5.000 euros. Finalmente, el Sabadell ha mejorado las condiciones de su cuenta expansión pero en este caso mediante la devolución de un porcentaje del gasto en recibos, algo que también hacen Santander y Popular. Por el contrario, la cuenta nómina de ING no paga ningún interés.

Y sigue sin resolver la cuestión de los cajeros

La pérdida de esta ventaja competitiva se añade a la decisión de los principales bancos españoles de cobrar comisiones a los no clientes al sacar dinero de sus cajeros: Caixabank y Santander han anunciado que mantienen su intención de cobrar dos euros pese a las limitaciones impuestas por el Gobierno, que ha impuesto que la comisión se cobre al banco en vez de al cliente, y que sea la entidad la que decide si la repercute o no. Es de esperar que BBVA haga lo propio y, aunque debe renegociarse, sigue en pie la alianza de las antiguas cajas de la red Euro 6000, Bankia y Sabadell.

De momento, ING sólo ha llegado a un acuerdo con Popular para que sus clientes saquen dinero sin comisión. El cambio que ha introducido el Ejecutivo impedirá la temida desbandada de clientes de la entidad holandesa en cuanto les cobren en el cajero, pero sigue poniendo en un serio aprieto a sus gestores, que deben decidir si asumen la comisión (con un impacto que puede alcanzar 30 millones de euros solo este año) o la repercuten, con el consiguiente riesgo de fuga de clientes.

Según distintas fuentes, una solución es que ING asuma la comisión imponiendo requisitos, como un importe mínimo que se debe retirar o un tope de operaciones al año, que es lo que ya han anunciado EVO o Mediolanum. En todo caso, no tiene más remedio que encontrar una salida para este entuerto porque los intereses de sus cuentas ya no son un reclamo suficiente para fidelizar a sus clientes.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
7 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios