EL SECTOR CALCULA SUS PÉRDIDAS EN 10 MILLONES

Veto a ING: Bankia, Sabadell y las cajas no le admiten en su acuerdo anticomisiones

ING Direct intentó sumarse al acuerdo entre Bankia, Sabadell y las cajas de la red Euro 6000 para que no cobren comisiones a sus clientes por retirar dinero de los cajeros, pero no le admitieron

Foto: Fachada de una sucursal de ING Direct.
Fachada de una sucursal de ING Direct.

ING Direct es consciente de lo mucho que se juega con la comisión de dos euros por sacar dinero en los cajeros que introdujo La Caixa en febrero y que después han copiado el resto de bancos importantes, como adelantó El Confidencial. Por eso, intentó sumarse al acuerdo alcanzado entre Bankia, Sabadell y las antiguas cajas miembros de la red Euro 6000 (BMN, Ibercaja, Unicaja, Liberbank, Kutxa y Abanca) para no cobrar comisiones en sus cajeros a los clientes de las entidades firmantes. 

Sin embargo, estas entidades rechazaron la incorporación del banco holandés al pacto, según fuentes conocedoras de la situación. La razón de este veto es que ING no aportaba cajeros a la alianza, y por tanto, su presencia sólo beneficiaría a sus clientes pero no a los de las demás entidades. "Este acuerdo se basa en que cada entidad aporta una red de cajeros que es complementaria geográficamente con la de las demás, de forma que cubrimos todo el territorio, y con un ratio de tarjetas por cajero aceptable. Pero ING no aporta ningún cajero y sí millones de tarjetas, así que su presencia no tiene sentido", explica una de estas fuentes.

Este acuerdo fue alcanzado a finales de agosto como defensa de estas entidades contra la "prepotencia" de los tres grandes (Santander, BBVA y la citada Caixa) que ya cobran estas comisión o van a empezar a cobrarla a sus clientes. Al incorporar tantas entidades de ámbitos geográficos tan distintos, consiguen que los clientes de cualquiera de ellas puedan sacar dinero gratis prácticamente en cualquier lugar de España.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (EFE)
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (EFE)

CaixaBank comenzó a cobrar en marzo, BBVA empezará a hacerlo la próxima semana y Santander está pendiente de la adaptación tecnológica de sus cajeros para imitarles. La justificación oficial de esta comisión es que estas redes de cajeros tan amplias suponen una inversión muy alta que no quieren "regalar" a los clientes de la competencia (especialmente en el caso de La Caixa, que ha realizado este año una inversión de 500 millones para renovar su red).

El modelo de ING, en el aire

Pero en el fondo se trata de una medida contra ING Direct, ya que las entidades españolas se han hartado de que los clientes de la holandesa se aprovechen de sus redes sin que ésta se gaste un euro en instalar cajeros en nuestro país. Y han visto una vía perfecta para combatir la exitosa fórmula de ING, basada en remunerar las cuentas por encima del mercado y en no cobrar comisiones por nada, tampoco por sacar de los cajeros. El Banco de España se pronunció este verano diciendo que no se pueden cobrar dos comisiones en los cajeros; ante lo cual las entidades han optado por cobrar la nueva comisión directamente a los clientes de la competencia en vez de la antigua (los 0,60 euros que se cobraban las entidades entre sí como tasa de intercambio y que repercutían a sus clientes).

Con esta política, los bancos españoles han puesto en una situación desesperada a la entidad que dirige en España Almudena Román, que hace mucho que no es quien mejor remunera las cuentas (y ahora está muy por detrás de la Cuenta 1, 2, 3 del Santander) y que ahora puede verse forzado a obligar a sus clientes a pagar comisiones por extraer efectivo. En esta tesitura, ING direct tiene dos opciones: asumir esa comisión contra su cuenta de resultados o arriesgarse a una fuga masiva de clientes.

El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)
El presidente del Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)

Coste de hasta 10 millones al año

La primera opción es la que han adoptado otros bancos con modelos de negocio parecidos al suyo, como EVO o Mediolanum. Pero ING Direct es mucho más grande, tiene 3,21 millones de clientes, y asumir la comisión puede destrozar sus cuentas. Algunos competidores calculan el impacto de esta política en unos 10 millones de euros anuales, una cantidad muy importante para una entidad que trabaja con márgenes tan estrechos como la holandesa (no es posible saber si esto anularía su beneficio en España puesto que la entidad no hace pública esta cifra).

Pero la otra alternativa puede significar directamente la defunción del modelo de negocio que tanto éxito ha cosechado en nuestro país. Otra de las fuentes consultadas considera que la única salida para ING es asumir la comisión pero con requisitos muy estrictos, como han hecho EVO y Mediolanum. Por ejemplo, debe imponer una cantidad mínima de retirada para ser gratis (EVO la sitúa en 120 euros): al ser una comisión fija de 2 euros independientemente del importe retirado, le interesa que sus clientes vayan menos veces al cajero y que saquen cantidades mayores. O limitar el número de operaciones gratuitas (Mediolanum las restringe a 52 al año). "De lo contrario, no podrá asumir el coste", concluye esta fuente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios