santander, bbva y detrás el resto

Todos contra ING: los grandes bancos cobrarán por sacar del cajero a los no clientes

El movimiento iniciado por CaixaBank en febrero tendrá continuidad en breve: todos los grandes bancos cobrarán por sacar en los cajeros a los clientes de la competencia. El enemigo es ING Direct

Foto: Una de las sedes del banco ING. (EFE)
Una de las sedes del banco ING. (EFE)

Aunque oficialmente la medida "está en estudio", distintas fuentes del sector aseguran que los dos grandes bancos -Santander y BBVA- tienen ya todo preparado para seguir a Caixabank y cobrar los dos euros de rigor a los clientes de otras entidades que saquen dinero de sus cajeros. Y si las tres principales entidades del país adoptan esta política, el resto irá detrás, añaden. Se trata de reservar un servicio con un coste de instalación y mantenimiento muy elevado únicamente para sus clientes, mientras que los de otras entidades que quieran usarlo deben pagar por ello. Pero obviamente, los grandes perjudicados son los bancos que no tienen apenas cajeros propios y que los ofrecen gratis a sus clientes: ING Direct (y en menor medida EVO).

Caixabank dio el pistoletazo de salida en febrero después de realizar una inversión de 500 millones para renovar su parque de 8.500 cajeros, que no pretendía "regalar" a los clientes de otros bancos que no se han gastado un euro en poner cajeros sino que utilizan los de los demás gratis. Claro que la entidad que preside Isidre Fainé negó que existiera una relación causa-efecto ni que se trate de una medida contra nadie, sino que sólo pretende reservar "la mejor red de cajeros" para sus clientes como un servicio exclusivo.

Si Santander y BBVA se suman a la estrategia de Caixabank, habrá un efecto dominó en todas las entidades españolas

Ahora los demás van a adoptar la misma medida oficialmente por las mismas razones citadas por Caixabank, pero detrás subyacen dos poderosos argumentos: por un lado, la importancia de exprimir al máximo los costes en un entorno en que el control de los mismos y la eficiencia son absolutamente claves para la rentabilidad dada la enorme presión sobre los márgenes; por otro, la lucha encarnizada por los clientes, que se está traduciendo en una guerra de crédito (sobre todo en hipotecas y pymes) e incluso de pasivo con la Cuenta 1, 2, 3 del Santander. Y ésta es una vía muy jugosa para quitarle a ING parte de sus 3 millones de clientes en España; si no van a poder sacar dinero gratis de ningún cajero, se acabarán yendo a otro banco.

Efecto dominó en el sector

Desde un banco reconocen que "hay entidades que se construyen la reputación de ser las más baratas a costa de la inversión de los demás, sin asumir el coste, y eso se tiene que acabar; si quieren ofrecer servicios gratis a sus clientes, que se los presten ellos con sus medios, no a través de nosotros". La estrategia de ING Direct siempre ha fastidiado a las entidades españolas ya que, al carecer de sus costes de estructura, podía ofrecer una mejor remuneración del pasivo, menores comisiones, etc. Pero en el tema de la gratuidad de los cajeros depende de ellas, y ahí tienen una oportunidad clara de robarle clientes.

La estrategia de ING Direct siempre ha fastidiado a las entidades españolas ya que, al carecer de sus costes de estructura, podía ofrecer atractivas condiciones

En todo caso, si Santander y BBVA se suman a Caixabank, habrá un efecto dominó en todas las entidades españolas: "Si mis clientes tienen que pagar en todos los demás bancos, les tengo que dar mis cajeros gratis sólo a ellos y cobrar a los de los demás. Y así todos", explican en una entidad de tamaño medio. Hasta ahora, se cobraba una comisión por parte del banco emisor de la tarjeta, que a su vez retrocedía una parte de ese cobro al propietario del cajero, que fuentes conocedoras de la situación cifran en 0,65 euros. Con la nueva política de inaugurada por La Caixa, este sistema se invierte y será cada entidad la que efectúe el cargo directamente en la tarjeta introducida en el cajero, como si éste fuera el TPV de un comercio.

ING tiene las de ganar, pese a todo

Ahora bien, esta situación puede acabar con la intervención de las autoridades, según las fuentes consultadas. Lo más probable es que la sucursal española del banco holandés se queje ante el Banco de España o la CNMC al considerar que esta práctica supone una limitación de la competencia. Incluso puede acudir a Bruselas acusando a la banca española de limitar la libre circulación de capitales dentro de la UE.

"Lo más probable es que el Banco de España lo acabe considerando una tasa de intercambio y que volvamos a los 0,65 euros actuales. Entonces tendremos que seguirle haciendo el juego a ING, que se seguirá aprovechando de nosotros sin gastarse un duro", asume de forma pesimista una de las entidades consultadas.

Finanzas personales

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
30 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios